Déjate devorar el cerebro por el rocanrol de Caníbales

Dicen que a los treinta y tres años dejamos de escuchar música nueva. Según un estudio elaborado por Skynet & Ebert con estadísticas de Spotify a través de su compañía de inteligencia musical The Echo Nest, los “chavosrucos” dejamos estar en onda a la edad de Cristo. Cuando leí esto corrí a mi mueble donde guardo mis CD’s y pelis y, efectivamente uno de los discos “más nuevos” que tengo quién sabe porqué es Remixes 2: 81-2011 (2011) de Depeche Mode. Entonces entré a mi Spotify y comencé a ver mis listas; Flaming Lips, Smashing Pumpkins, Spacehog, The Charlatans, R.E.M., Supergrass, Siempre 80, Fiesta 90tera, así hasta llegar a una lista con el nombre ingenioso de 1, una playlist con bandas modernas (según yo) como SBTRKT, Chairlift, Yeasayer, Grizzly Bear, Bastille, The Naked and Famous y Alt-J.

Ahí no terminó el tema. Busqué en mis playlists música nueva en español, lo más que logré fue una lista que armé hace unos meses con Los Pellejos, Los Espíritus, Los Rusos Hijos de Puta, Barco, Mi Amigo Invisible, Banda de Turistas, Él mató a un policía motorizado (vaya nombrecito mamalón) y Pedropiedra. Mexicanos nadie, me quedé en Fobia, eso ya dice mucho. Dejé mi Spotify y me lancé a Bandcamp, el myspace moderno donde sale una que otra reliquia como Caníbales, banda tapatía que desde el primer momento me hizo mover mis manitas como si estuviera tocando la bataca. Si no me crees pícale aquí mientras sigues leyendo.

Caníbales es un trío formado por allá del 2005. Sus integrantes son Jesús Caníbal (Guitarra y Voz), Hernán “Serpiente” Descortéz (Bajo) y Daniel Sahagun (Batería). Su música suena a todo lo que ya ha sonado antes, Rock ‘n’ Roll y ya, algunos dirán que es Stoner, Blues o Rock Sicodélico, pero qué más da. Lo único que debes saber es que hablan de mujeres, drogas, fiestas y amigos. No hay nada más, por lo menos para unos riffs sucios y desaliñados que son como la poesía de Lord Byron acompañada todo el tiempo de un bajo con su batería bien amarrados.

Esta banda de Guadalajara tiene ya varios materiales editados; Caníbales (2009), Mercenario (2010), Doom Blues (2012) que sabe a gritos desgarradores, liras, tamborazos y cuerhule. “Lobo Estepario”, “Hereje” y “El Deseo” son de alto octanaje.  Bajo La Influencia (2015) es el trabajo más sólido. Ocho puñetazos directos a la cabeza que te harán subirle a las bocinas para prender un cigarro legal o ilegal. “Lo que quieras” cuenta con vídeo que vale la pena mirar y escuchar (por eso lo insertamos arriba). “Bajo la influencia”,  “No practicas lo que predicas”, “Sígueme” son las rolas que no puedes dejar de darte. Su reciente EP Hasta El Final (2017) a cargo de la disquera canadiense The Grizzlar deja dos bombas de energía. ¿A qué suena? Las comparaciones son odiosas, pero imagínate a BRMC, The Atomic Bitchwax, Monster Magnet, Quiet Riot, The Von Bondies y Heavy Nopal. Pero como ya lo dijo por ahí el buen Jesús Caníbal, “No le gustan las etiquetas. Hacen rolas sencillas que la gente pueda recordar y cantar, por eso escriben en español”, en otras palabras, como dice en la info de su facebook: sin tendencias ni etiquetas, puro rocanrol.

 

Adán Ramírez

Adán Ramírez

Sweet and Tender Hooligan!

franza kafka escritor
Previous post

LOS TRAZOS EXPRESIONISTAS DE FRANZ KAFKA

Next post

ViERNES DE PERREO: UNA DE NOCHE SUDOR COMO EN EL GUETO