El punk es un asco y lo es todo a la vez’: Los Maricas.

Los Maricas es una de las bandas más representativas del Underground de Bogotá, esparciendo el germen del Punk por toda Latinoamérica y el mundo; poniendo muy en alto la bandera colombiana y los estándares del Rock.

Los Maricas una de las pocas bandas que ha logrado crear un género nuevo como lo es el “Cracrecore”, una mezcla de ritmos “tocado a lo mal hecho, pero con todo el corazón” y con el que intentan satisfacer la necesidad de componer música distinta. Una propuesta diferente. Una manera de mejorarse y mejorar la música, “todo pensado en cómo hacer Punk de mil maneras”, como se expresó Brauni (Brownie) fundador de la banda en esta reveladora entrevista.

Los Maricas lanzaron el 14 de junio de este año 4 de las canciones de su nuevo EP en todas las plataformas digitales de música. Un material llamado IV que los posiciona como una de las alineaciones con más aguante dentro del Punk contemporáneo.

Foto por Jonny Casilimas

 

Hoy por hoy, la palabra marica ya no se utiliza como sinónimo de homosexual. En la actualidad, los menores de 40 años le dan a este término múltiples significados. Puede ser sujeto o adjetivo, puede reemplazar el nombre de la persona o, de acuerdo con la frase, puede utilizarse como expresión de cariño o, también, dependiendo del tono de voz y de cómo se acentué la palabra, puede tener un significado peyorativo, como tonto, estúpido, pelotudo, carente de sentido común”, escribió el marica (en peyorativo) de Gonzalo García Valdivieso en el diario El Tiempo. ¿Por qué elegir esta palabra para nombrar a la banda?

Es precisamente toda la ambigüedad que tiene la palabra, lo transgresora que puede llegar a ser o lo común que puede llegar a ser en nuestro país y en nuestro lenguaje, en Bogotá es muy común entre parceros y entre todo el mundo. Yo creo que le he dicho marica hasta mi mamá.

Al igual por muchas razones, cuando nosotros hicimos la banda, en el punk había muchas cosas distintas a ahorita, porque ahorita todo es más abierto políticamente y también ha llegado mucha información, entonces la gente es mucho más tesa (hábil). En esa época el punk bueno era el punk fuerte y violento, así que la maricada no era como lo chévere, pues porque nosotros nunca hemos sido este grupo de manes violentos.

¿Qué diablos es el “Cacrecore”?

El Cacrecore es como terminamos denominando a nuestro género, porque muchas veces nos preguntaban —así como— qué genero tocan, cuáles son sus influencias. A la final no es un punk convencional, creo, porque nunca habíamos visto algo parecido a Los Maricas, pero sí hay muchos elementos de muchas cosas que nos gustan que hace parte de esa creación musical. Es una mezcla de géneros.

Es un género que tiene muchas mezclas de géneros. Es un género que está tocado a lo mal hecho, pero con todo el corazón. La apropiación de muchas cosas que nos gustan, expresadas a nuestra manera. En el Cacrecore intentamos satisfacer la necesidad de componer música distinta o al menos creer que uno está proponiendo algo nuevo, mejorar y hacer cosas distintas. Todo pensado en cómo hacer el punk de mil maneras.

¿Cómo se forma la banda en el año 2012?

Yo tenía un taller de arte donde se armaban varias exposiciones con parceros que pintaban, en una de esas exposiciones conocí a Álvaro, el baterista, un chico paisa que le encantaba el punk; yo también estaba con un amigo que ahora es el bajista de Chulo, una banda de powerviolence y de grindcore de trayectoria.

Cuando estábamos hablando ahí en la exposición, por ahí también estaba Jeffry y pues yo estaba borracho y acababa de romper con la banda de chicas con la que estaba, que se llamaba Meta el dedo, yo tenía un toque con ellas a los ocho días de que rompimos.

De momento mientras estábamos parchando y hablando de Punk nos dio por hacer una banda, todos estábamos bien animados, incluso Jeffry que no sé bien lo que dijo que fue como “yo toco guitarra y canto” o algo así, pero ese sí se metió de puro sapo, porque no sabía nada.

Entonces los cuatro, con el bajista de Chulo nos decidimos y llamamos al man con el que estaba organizando el toque y le dije que íbamos a tocar de una. Entonces preguntó ¿cómo nos llamamos? Y yo cómo, no, que Los Maricas, todo entonces fue de momento. Se nos ocurrió de una, no fue tan planeado. 

¿Dónde quedó Melisa?

Melisa está tocando en una banda que se llama Abuso. Ahora en Los Maricas estamos tocando con un amigo que se llama Fabio hace un buen tiempo, la última grabación la hicimos con él. Ahora ya estamos en proceso de pasar a grabar nuestro segundo LP por partes. Lo chévere es que cada quien encuentra su camino y comienza a hacer sus cosas.

¿Cuál es el parte médico del Underground en Bogotá?

Bueno, nos encanta escuchar y ver lo malo y lo bueno de tantas cosas que salen aquí, me parece que es brutal porque hay muchas bandas. Me parece muy mal que a pesar de que la escena sea tan grande, no hay muchos espacios donde la gente pueda tocar. Musicalmente las bandas que surgen son muy buenas, sobretodo, estudiantes de la Universidad Javeriana, gente súper joven que está produciendo con bastante calidad.

Recomendamos muchísimo una banda que se llama Los dinosaurios murieron ayer, por ejemplo, un chico que hace trap que se llama Ángel Dumile, que es una cosa estalla-cabezas, hay vainas que realmente me fascinan. Por ejemplo, aquí en la «Cacrehouse», donde ensayamos Los Maricas, abrimos espacios los jueves para que se pueda mostrar lo que va surgiendo en el Under.

Incluso es curioso que hace unos años se movía muchísimo el punk, sin embargo, ahora no sólo es este, sino que también se abren otros géneros demostrando que no se necesitan proyectos así muy grandes, sino que son chinos que hacen sus cosas de manera muy sincera. La escena local nos permite vainas muy interesantes para escoger.

Foto por Jonny Casilimas

 

Dios es un yonki sin dientes que colabora en un programa de debate político en la televisión y el Punk se cuela en la Iglesia”, escribe Ana Valenciano en Porno y Literatura: construcciones estéticas y otros roles sociales. ¿Para Los Maricas, que queda del cadáver del Punk?

¡Uy! El punk es un asco y lo es todo a la vez. En realidad, el punk no está muerto. El punk es contextual y se da por naturaleza en todos los espacios. Porque el punk es inconformidad y en todos lados habrá inconformidad, además siempre habrá gente que estará creando a partir de la inconformidad.

Ahora se entiende el punk como una repetición de discursos “tal vez” vacíos, como si fuera una especie de museo de ideas. En realidad, ahora gracias a tantas posturas se le puede dar vida al punk, si la gente sigue planteando lo mismo de los años 80 es muy posible que el punk muera, pero por ahora cada vez estamos pensando otras cosas y esto se nota en lo que se produce musicalmente. 

¿Es el Punk el inicio o el final de todo?

Es el inicio, el punk es algo muy bonito, porque es poder expresar libremente sin ir más allá de lo que uno tiene. Puede ser el inicio de muchas cosas.

¿Cuál es la narrativa detrás de “La deprimente historia del hombre sin cabello” (‘Muerte’, 2013)?

La alopecia de los integrantes del grupo, además tenemos amigos cercanos que tienen ese problema. Es una canción que va hacia nuestro circulo calvo y gruñón.

 

Háblenme del Split con Secta Suicida, ¿cómo surgió esta colaboración?

Bueno, ellos eran un grupo muy interesante entre el punk español ochentero, nos llamaba mucho la atención. Estábamos siempre en los mismos conciertos y pues se les propuso la idea de la colaboración porque en ese momento compartíamos bastantes espacios.

¿Cómo fue el proceso de composición (o descomposición) de “Ramen en Japón” (Escupiendo tulipanes, 2017)?

Lo primero que hicimos fue la música, primero la guitarra. Lo hice pensando en el rock de los años 50, pensando en la etapa romántica, balada, pop-rock de los Beatles. Así salió Ramen, entre Jeffrey y yo explicándole cómo podríamos hacer una melodía que sonara bonito. Entonces mientras ensayábamos los coros y mariqueabamos surgió la letra.

¿Qué opinan de su casa Discos Muertos?

Amamos Discos Muertos, Discos Muertos es la verga. Sacamos proyectos propios, proyectos de amigos y varias colaboraciones de locales. La última coproducción fue con una banda de la ciudad de Ibagué que se llama Valium que es de metal punk con sonidos bien chéveres. Nos gusta mucho Discos Muertos porque así apoyamos todo lo que nos gusta y lo que amamos. Con Los Maricas hacemos todo por nosotros mismos con la producción de todo lo estético, entre otros. En la buena siempre con Discos Muertos.

¿Qué recuerdan de su show en San Luis Potosí, México, en el Loud Open Stage?

Recuerdo que ese día me emborraché un resto. San Luis era la ciudad más especial de todas, porque la primera gira que armamos a México se armó a partir de que una banda mexicana vino, que era Alfonso Sayaz, nosotros nos hicimos muy amigos y a partir de ahí se creó la idea de poder ir a México y tocar. Munra, nos organizó el concierto en San Luis y gracias a él construimos la gira.

Por eso fue una grandísima felicidad ir allí, comer enchiladas potosinas extra-deliciosas en el restaurante de la mamá del organizador, mejor dicho. Además, el día antes de tocar nosotros, tocó una banda que se llama Mob 47 una banda europea de punk que me encanta y que recordaré por siempre verlos en vivo.

Fue muy curioso, nosotros somos Los Maricas y tocamos canciones súper indies y pop y súper gays, entre todo ese parche metalero y oscuro, stoner, metalero, punk, cross, la gente bailaba nuestras canciones y también llegaba gente que no tenía nada que ver con el parche rockero y que sólo llegaban a ver a Los Maricas, eso es algo muy especial, muy bello, lleno de público. México fue increíble, ojalá volvamos pronto.

¿Qué integrante de Los Maricas vomitó más en tierras aztecas?

Yo, siempre soy el que más vuelto mierda quedo.

TE PUEDE INTERESAR

GAMBEAT: ¿POR QUÉ DARNOS FRONTERAS? LA MÚSICA ES LIBRE

POP TOSTADO: ENTREVISTA A MAURA ROSA

ENTREVISTA A LÁZARO CRISTOBAL COMALA

ENTREVISTA A EL ILUSTRADOR CORREOPPOLA

ENTREVISTA: LA ILUSTRACIÓN CURSIANARQUISTA DE CABEZA DE PLÁTANO

Mixar López

Mixar López

Narrador, cronista y periodista musical. Es colaborador de varias revistas y periódicos de México, Estados Unidos y América Latina. Vive en Des Moines, Iowa. Su primer libro de crónicas, Prosopopeya: La voz del encierro, está próximo a ser publicado.

The Rain
Previous post

THE RAIN 3: LO QUE SABEMOS DE LA ÚLTIMA TEMPORADA

The Jesus and Mary Chain
Next post

BRIGADA SHOEGAZE EN LA OSCURIDAD: THE JESUS AND MARY CHAIN EN EL PLAZA