Cargando ...
CHERRY GLAZERR: LA ESPERANZA DEL GRUNGE
Agenda CONCIERTOS MÚSICA

CHERRY GLAZERR: LA ESPERANZA DEL GRUNGE

Desperté de una siesta y por alguna razón sentí la necesidad de priorizar mi correo sobre los pendientes que tenía en WhatsApp incluso antes de acostarme.

Y efectivamente, había un nuevo correo en la bandeja de entrada.

«Asunto: Cortesías Cherry Glazerr

Desde antes de abrirlo sabía de que se trataba. Había tomado un Taller de Periodismo Musical con Diego Urdaneta y Laryssa Carpinteyro por parte de la revista Yaconic recientemente. En la primera sesión fuimos informados de una dinámica que sin dudas despertó el interés de muchos de nosotros: elaboraríamos varios trabajos escritos durante el taller, y a partir de eso el equipo de Yaconic escogería a alguien para cubrir un concierto para la revista.

La idea me entusiasmó y  llegué a la conclusión de que me encontraba en el lugar indicado, de que no había otro remedio para calmar mi ansiedad que no fuera el  involucrarme en talleres y eventos desde primer semestre que complementaran (y tal vez contrastaran) con las bases del periodismo tradicional que actualmente aprendo en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

Eran dos cortesías; y no había mejor acompañante que mi mejor amigo para tal hazaña.

Foto: Alexa Olán

“Déjame sacar a los perros y paso por ti” fue lo último que escuché de Iván antes de colgar. Así acordamos reunirnos a las 18:00 horas frente a mi fraccionamiento para emprender la aventura.

Armada con mi iPhone, de una libreta (¿Para qué?) y de la mejor compañía, me dispuse a emprender el viaje hacia Galera, lugar donde el concierto  acontecería. Después de un corto trayecto en taxi cambiamos al Metrobús, gracias al cual (sin fijarnos y sin quererlo) llegamos a la estación Buenavista. Lugar en donde nos vimos obligados a regresar un par de estaciones para reivindicar nuestro camino.

Después de bajarnos en Jardín Pushkin, caminamos unos metros en la semi-obscuridad y al doblar en el Oxxo, encontramos el recinto. El lugar se distinguía por la presencia de posters, seguridad, luces y fumadores que ambientaban la entrada del lugar. Entramos y al mostrar las cortesías, nos dieron una pulsera de papel rosa y un botón de la banda; retrataba a un ser rosado situado debajo de una vulva peluda, recibiendo cara primero lo que bien podría ser flujo menstrual.

Cuando por fin entramos, nos dimos cuenta de que era quizás demasiado temprano; la primera (y única) fila frente al escenario contaba apenas con un muy reducido número de fans expectantes. Pero las cerezas y los instrumentos ya estaban ahí, haciendo de recordatorio del por qué todos nos habíamos dado cita ese día a esa hora aquel lugar. Nos instalamos a un costado del escenario, en donde permaneceríamos alrededor de hora y media.

Foto: Alexa Olán

“Es Zurda” apuntó mi compañero, observando el bajo que llevaba postrado en el escenario más tiempo que él y yo en el recinto.

A las 9:46 las luces por fin de apagaron y de detrás del escenario aparecieron Clementine Creevy (vocal y guitarra), Sami (bajo) y Tabor Allen (baterista), los tres integrantes del Cherry Glazerr de 2019.

“Ohio” empieza a sonar y el juego de luces nos transporta casi de inmediato a otra época y escena musical, evocando a los grandes pioneros del movimiento grunge. En la intimidad de Galera, los descansos de la iluminación se sienten casi ofensivos, dando lugar a la exaltación del contraste que la experiencia del concierto ofrece contra la realidad.

El setlist pegado a los pies de Sami leía:

Cherry Glazerr

Centro Galera, CDMX, 10/18/19

OHIO

HAD 10 DOLLA$!

THATS NOT MY REAL LIFE

TUNE THAT BATTLE AXE!

SELF EXPLAINED

NURSE RATCHED

WHITE’S NOT MY COLOR

TRASH PEOPLE

TUNING IS CARING

JUICY SOCKS

GRILLED CHEESE

WASTED NUN

INTERLUDE/COUNT TUNE-ULA

DISTRESSOR

DADDI

STUPID FISH

APOCALIPSTICK

SIP O´POISON

TOLD YOU I´D BE WITH DE GUYS

Le siguió “Had Ten Dollarz”, canción en la que el bajo se vuelve el centro de atención; el producto de la banda resulta armónico, pero no en demasía como para tacharlo de aburrido. Cherry Glazerr parece tener justamente lo necesario para revivir de entre los escombros de los 90´s a los movimientos como el grunge, el garage rock e incluso las exitosas convivencias del pop melódico con el soft rock.

Foto: Alexa Olán

Después de “That´s not my real life”, tocan “Self Explained”, dos de los sencillos incluidos en su más reciente disco, Stuffed & Ready; que se lanzó el primero de febrero y que deja entrever una creciente madurez en la banda de ser comparada con la filosofía de la que fue producto Apocalypstick; para Apocalipstick era una adolescente con exceso de confianza que trataba de resolver los problemas mundiales.

Con Stuffed & Ready, soy ahora una mujer exhausta e incluso tal vez cínica que considera que debes conocerte a ti mismo en primera instancia” comentó la vocal de la banda a Secretly Canadian, disquera productora de su último disco.

El coro del público fue especialmente estridente cuando empezaron a sonar los acordes iniciales de “Territorial Pissings”, sencillo del icónico álbum Nevermind de Nirvana, “Never Met a Wise Men, If So It´s A Woman” gritaron nuestras voces al unísono acompañando a Clementine, quien en el escenario brillaba más que nunca, se movía graciosa y confiada, otorgando una nueva dimensión al concierto; se trataba de un grupo de desconocidos que se prestaban al intercambio de energía, de voces y de sudor con la música como único pretexto. En ese momento solo importaba bailar y celebrar que el grunge seguía vivo y que estaba en buenas manos.

Cherry Glazerr es un proyecto que ha experimentado cambios (de miembros y también meramente evolutivos); pero las personalidades de los integrantes activos resultan severamente congruentes con la naturaleza del proyecto; basta con hacer una rápida revisión de sus cuentas de Instagram para darnos cuenta de que esta banda se diferencia de otras ofertas musicales además por su estilo de vida; empacan ligero, son turistas, aman lo que hacen, celebran la diversidad y también la sensualidad.

Foto: Alexa Olán

El bajista alto, la vocal guitarrista más baja en estatura (en comparación con los otros miembros) y el baterista energético han probado en muchas ocasiones ser una combinación ganadora y divertida.

Después de la última canción del setlist, “Told You I’d be With the Guys”, (sencillo de Apocalipstick, álbum producido en 2016), se prendieron las luces. Pero eso falló en ahuyentar a los fans, quienes se encontraban esperanzados por que la banda volviera a salir a escena y les dedicara una última pieza.

Su paciencia sería recompensada de una manera un tanto más elevada; algo que acentuaría aún más la experiencia. Salieron los tres después de un rápido cambio de ropa y entre cámaras, celulares, posters y plumones, Cherry Glazerr se dejó envolver por el calor chilango una vez más antes de partir para Guadalajara.

Entonces tuve la oportunidad de hablar con el baterista Tabor, de quien pude ver muy poco durante el concierto, pero fue quien realmente cerró con broche de oro mi experiencia. Nos comentó que aunque es difícil definir a sus bateristas favoritos, tiene especial afinidad por personajes como Dave Grohl (Nirvana/Foo Fighters) , Questlove (The Roots) y John Bonham (Led Zeppelin/Band of Joy), y que “Daddi” es la canción que más disfruta tocar, porque “it´s just a fun song!”. Con una sonrisa, mandó un mensaje a los fans que asistieron a la presentación:

“The crowd was amazing, and you guys are beautiful and we couldn’t have asked for a better first show down here”.

«La multitud fue increíble, y ustedes son hermosos y no podríamos haber pedido un mejor espectáculo aquí».

El elemento esencial de los conciertos es la emanación de energías; ese 18 de octubre Galera fue testigo del intercambio que Cherry Glazerr sostuvo por alrededor de 2 horas (sin pausas) con un pequeño cúmulo de fans mexicanos.

Me sentí enorme al haber culminado mi primera misión de cubrir un concierto.

Para ser sincera, el slam siempre se sintió para mí como una clase de entrenamiento, y aunque no sabía para qué o cuándo me sería útil, desde los once años me dediqué a hacerme de mañas para salir ilesa, con celular, y con zapatos del ruedo.

El entrenamiento espartano por fin tuvo frutos tangibles; mis «pininos» en la fotografía de conciertos, algunos colegas y mis tacones son testigo de ello. Mi corazón queda pleno después de la experiencia, incluso ahora redactando esto concluyo: Sí, podría hacer esto todos los días de mi vida.

TE PUEDE INTERESAR

CHERRY GLAZZER SE PRESENTARÁ EN GALERA

TALLER DE PERIODISMO MUSICAL EN DIGITAL

YACONIC PRESENTA: TALLER DE PERIODISMO MUSICAL CON ROGELIO GARZA

PERIODISMO MUSICAL: TAN LEJOS DE LA REFLEXIÓN Y TAN CERCA DEL NEPOTISMO

DEL PERIODISMO A LA LITERATURA Y DE REGRESO

Mayumi Perea

Mayumi Perea