Cargando ...
CÓMO LA CULTURA POP HACE DEL MACHISMO UN ENTRETENIMIENTO
CULTURA GÉNERO

CÓMO LA CULTURA POP HACE DEL MACHISMO UN ENTRETENIMIENTO

«La cultura pop es donde está la pedagogía, donde está sucediendo el aprendizaje».

Bell Hooks

Hace unos días se dio la noticia del asesinato de Ingrid Escamilla, una chica que fue brutalmente asesinada por su esposo, dentro de su apartamento. El tipo desolló a su pareja después de acuchillarla.

Tiempo después, peritos y agentes llegaron al lugar de los hechos, donde al recaudar pruebas, alguno de estos tomó fotos del cuerpo de la víctima, mismas que fueron filtradas a medios de comunicación.

Al día siguiente, las portadas de la mitad de los diarios, figuraba la foto de la víctima, sin ningún tipo de pudo, respeto o empatía. Esto no es nuevo en nuestro país, los diarios de nota roja han retratado por décadas las muertes violentas de nuestra ciudad.

Choques de auto, asesinatos con armas blancas y de fuego, accidentes y demás situaciones desafortunadas. Es un nicho al que satisface, un público que goza del morbo y lo macabro.

En internet, específicamente en redes como Facebook y Twitter, la foto fue exhibida sin pudor alguno, teniendo miles de reacciones y compartiendo la foto de manera que se hizo viral. Incluso, no faltó quien hiciera memes respecto a la situación.

Todo esto suena enfermizo por parte de un sector de la sociedad que ha naturalizado la violencia y en términos más concretos, la violencia contra las mujeres.

La muerte de Ingrid no sólo queda en su esposo, sino en un sistema que protege y privilegia a los hombres o, dicho de otro modo, un sistema estructural que desecha la vida de las mujeres sin mayor relevancia, pues diez feminicidios al día y el 90% de impunidad en los casos, así lo dice.

¿A qué me refiero con estructural? Que no pasa por una sola persona o acto, sino instituciones: Estado, familia, escuelas, lugares de trabajo y medios de comunicación, mismo que son encargados de producir contenidos para la industria del entretenimiento.

Desde hace años, el entretenimiento y sobre todo la comedia en nuestro país es a grandes rasgos y poco velada, misógina, violenta y machista, aunque no quiero cargarle la mano sólo a nuestra industria, sino a una industria global que se ha dedicado a cimentar el entretenimiento de manera violenta.

Hace un tiempo, la plataforma de series y películas Netflix lanzó su serie You. La serie nos cuenta la historia de un chico obsesionado con proteger a las mujeres con las que se relaciona, llevando tal obsesión a cometer una serie de crímenes, donde se ven involucradas las mujeres que ama.

En un término completamente irresponsable, podríamos decir que comete “crímenes pasionales”, sin embargo, siguen siendo feminicidos.

El personaje es atractivo físicamente, es encantador en su trato y pasa por ser un chico de lo más normal, sin embargo, sigue siendo un hombre promedio, lleno de masculinidad tóxica, esa que nos lleva a repetir los patrones de la masculinidad hegemónica, la misma que nos dicta cómo debe ser un hombre de verdad.

Las series están llenas de estos personajes tóxicos, como los protagonistas de The big bang theory, Ross de Friends, el personaje principal de How I Met Your Mother, 30 Rock, por dar algunos ejemplos. Todos estos personajes tienen un factor en común: hacen de la violencia, la misoginia y el machismo un espectáculo.

Además, cabe señalar, que estos personajes, a pesar de ser violentos con las mujeres abiertamente, nunca se ven afectadas sus relaciones con sus parejas o mujeres que los rodean. Se retratan como un dulce misógino al cual se le persona todo. Esto conlleva a varias consecuencias, la principal, pensar que dicha violencia no es para tanto y que incluso, puede ser motivo de risa.

Quede claro que no estoy diciendo que el asesinato de Ingrid y de otras diez mujeres al día se deba a las series o el entretenimiento, porque sería caer en un argumento tan prosaico como el de que los videojuegos hacen que los niños asesinen compañeros en sus escuelas. Lo que quiero decir es que la violencia, el sexismo, la misoginia y el machismo, es parte de un espectáculo que generalmente termina siendo rentable.

Muchos de nuestros personajes masculinos son construidos con estas características: James Bond, Indiana Jones, Capitán América, Joe Goldberg y demás personajes que si mantenemos un poco el ojo crítico nos daremos cuenta de su complicidad con estas acciones tóxicas.

En México, las fotos de una mujer desollada, no fue impedimento para exhibirlas en portadas de periódicos, porque naturalizamos la violencia de género, porque nos reímos con series que tratan de eso, porque consumimos dichos contenidos, y que aunque sepamos que lo que vemos es abiertamente violento, nos alzamos de hombros y pensamos que es mero entretenimiento.

TE PUEDE INTERESAR

ACOSO, FEMINISMO Y CHAIROS: MIRA LA PLÁTICA CON PLAQUETA

FEMINISMO Y BRUJAS ADOLESCENTES EN LA IMAGINERÍA DE STELLAR LEUNA

20 CANCIONES DE PUNK QUE PODRÍAN DEFINIR AL FEMINISMO

PONI PALAFOX Y SU ILUSTRACIÓN Y FEMINISMO NO CONVENCIONAL

JULIE DOUCET: CÓMICS, SEXO, MENSTRUACIÓN Y FEMINISMO BRUTAL

Angel Armenta