Cargando ...
PORQUÉ CONSTRUIRLE UN ALTAR A DAMAGED DE BLACK FLAG
Agenda MÚSICA

PORQUÉ CONSTRUIRLE UN ALTAR A DAMAGED DE BLACK FLAG

Intentemos visualizar California en la segunda mitad de los años 70. Las inmensas playas, las olas amenazantes que los surfistas intentan dominar, Silicon Valley que comienza a ver enjambres de programadores y entusiastas de la informática, también, el punk californiano vive su explosión definitiva.

En Hermosa Beach, el guitarrista Greg Ginn, decide comenzar una banda, reclutando a Chuck Dukowski (bajo), Keith Morris (voz) y Brian Migdol (batería). A la par, Ginn y Dukowski también deciden fundar un sello discográfico: así es como nace SST (Solid State Transformers), destinado a convertirse en el sello independiente más importante de la historia del rock. La filosofía de «hágalo usted mismo» pronto experimentará su fase culminante (solo para mencionar otro caso sorprendente, a principios de la década de 1980, Ian MacKaye, establecerá Dischord Records).

Black Flag, fue el nombre elegido por Ginn para su criatura y después de un corto pero intenso período, el Ep Nervous Breakdown, número 001 del catálogo SST, llega a las tiendas.

Poco después, Morris deja la banda para fundar los enormes Circle Jerks. Para reemplazarlo llega el puertorriqueño Chavo Pederast, que participa en las grabaciones del segundo EP, Jealous Again (1980). Estos son los días en que la película documental de Penélope Spheeris, «The Decline of Western Civilization​, se hará inmortal.

Pero los cambios aún no han terminado: Pederast es reemplazado por Dez Cadena, quien, sin embargo, decide tomar la guitarra, como nuevo cantante se eligió a un hombre que, durante un concierto en Nueva York, subió al escenario para cantar junto con la banda: Henry Rollins, ex vocalista de S.O.A Con Roberto «Robo» Valverde en la batería (sustituyendo a Migdol después de la publicación de Nervous Breakdown), Black Flag se convertiría  en una máquina de hardcore perfecta, lista para dejar una huella indeleble en la historia del rock y vaya que lo lograron con Damaged (1981).

Además de ser uno de los mejores discos «punk» de todos los tiempos, Damaged es uno de esos paisajes imaginarios donde te das cuenta de que, a pesar de ser un abominable repugnancia, la vida sigue siendo algo maravillosa. Y esto se debe a que en la voz de Rollins, encuentras algo más que angustia o dolor: encuentras el silencio de tu habitación, la puesta de sol que codifica escenarios imperceptibles y todo lo que viene y viene de los recuerdos que se encuentran en el fondo del alma, como una congregación de marginados que no han perdido la esperanza de recuperarse algún día. Damaged es todo esto y también es un putazo en el cara para aquellos que creen que el «punk» es solo un desastre y incompetencia técnica.

Para 1986, Henry Rollins, decide continuar con una carrera en solitario llena de satisfacciones y excelentes resultados no solo en la música, sino también como una figura con una opinión de bastante peso. Pero esto, es otra historia.

¿Necesitas más razones para ver en el Chilango a Black Flag? Qué si viene con tal o cuál, no importa, es imprescindible ver por lo menos una vez en la vida ver en directo a las bandas que lo empezaron todo eso que tanto nos gusta.

Si aún no tienes tus boletos puedes conseguirlos dando click aquí.

TE PUEDE INTERESAR

LA IMPORTANCIA DE LOS DEAD KENNEDYS

INSTRUCCIONES PARA DIBUJAR UNA ESCENA: EL ARTE DE RAYMOND PETTIBON

ENTREVISTA CON MARIO RUBALCABA DE EARTHLESS

A PERFECT CIRCLE: THE DOOMED

10 AÑOS SIN UN DISCO DE TOOL Y UN VIAJE ÁCIDO POR ‘LATERALUS’

Staff Yaconic

Staff Yaconic