Bristol, en Inglaterra, fue la ciudad que vio nacer el trip-hop. Un género que vio sus orígenes a mediados de los ochenta en donde músicos, de manera clandestina se unieron explorando el reggae, el hip hop  y el downtempo creando un sound system que terminara floreciendo con el Blue Lines de Massive Attack en 1991. De ahí, nombres como Portishead, Dj Shadow y hasta la misma Björk han destacado en este género.

A 21 años de que este movimiento surgiera, el trip hop ha logrado mantenerse vigente y permea en nuevas generaciones de músicos de todas partes del mundo, incluyendo obviamente a México. Hace un mes, de manera sorpresiva llegó a nuestros oídos  “MMD” y “Trampa”, dos sencillos que marcan el debut de Dolores, un nuevo proyecto musical oriundo de la Ciudad de México que decide explorar estos sonidos.

A través de musicalizaciones densas y nebulosas, llenas de distorsión, Dolores nos lleva a un viaje en que se complementa con las letras de su música. Además de un concepto visual de la mano del proyecto Neurocolor que nos llega a las neuronas y el alma. Platicamos con este nuevo proyecto de la CDMX para conocer más sobre ellos.

¿Cómo fue el acercamiento con todos los miembros de la banda? ¿Cómo y en qué momento fue que decidieron formar este proyecto?  

Dos integrantes de la banda asistíamos juntos a clases de música clásica. Al conocernos, encontramos afinidades en nuestras ideas acerca de los parámetros de la creación de música pop, por lo que decidimos reunirnos para hacer pruebas de composición. Trabajamos un par de ideas en un estudio, donde conocimos a dos ingenieros de audio y programadores que pronto se sumaron al proyecto para hacer síntesis electrónicas y diseño sonoro. Por último, se incorporó un ex-músico que se dedica a las humanidades y que contribuye con el proyecto principalmente en el tema de las letras.

Me llama la atención su nombre… ¿Tiene algún significado?  

Fue la mejor opción después de decidir que queríamos que fuera una sola palabra en español.

Tienen una clara influencia del trip hop… ¿Quiénes los inspiraron y cómo se acercaron a este estilo? 

Entre toda la música que escuchamos los cinco, el trip hop es un punto de partida donde todos nos sentimos cómodos para trabajar una idea.

A veces nos parece extraño escuchar que un proyecto latinoamericano experimente con este estilo musical porque lo asociamos a algo muy inglés… ¿Ustedes tuvieron ese conflicto? ¿Cómo logran hacerlo muy proprio?  

Claro. Al principio es complicado escuchar el español dentro de esa sonoridad, sin embargo, no es algo que no se haya hecho con éxito antes. No lo vemos como un conflicto sino una propuesta que nos hicimos conscientemente; hacerlo en español es algo importante para nosotros.

También son una mezcla de diferentes sonidos y estilos… ¿Es un reflejo de que son un proyecto con 5 personas?

Sí, definitivamente es un reflejo de los cinco. Todos tenemos referencias distintas para llegar a un resultado, lo cual nutre el proceso y hace que el resultado sea a veces muy distinto entre una canción y otra.

¿Cómo es el proceso de creación para Dolores?  

El proceso es siempre en estudio, nunca ensayamos un track para después grabarlo. Nosotros hacemos la composición y la producción en el estudio, después recurrimos a un tercero para el proceso de mezcla y masterización. El resto de los temas fueron creados en ese mismo proceso.

Platiquenme sobre su próximo lanzamiento.  

El próximo lanzamiento es de nuevo un sencillo doble que continúa sobre la misma línea que MMD, en total son seis tracks los que saldrán este año. Grabamos todo en Estudio Piayet, al sur de la ciudad. Nos reunimos todas las veces que pudimos en alrededor de tres años para grabar este EP. Hicimos mezclas con tres ingenieros distintos (Guy Fixsen UK, Eduardo Bergallo ARG y Antonio Escobar ES) y el mastering de todos los tracks se hizo en Argentina.

Su propuesta no solo se enfoca en lo musical, también en lo visual… ¿Cómo lo concretaron y cómo fue ese acercamiento con  Neurocolor?

Desde el inicio se contempló la posibilidad de darle una fuerte carga visual al proyecto, fue cuestión de tiempo encontrar a alguien que se sumara para este lanzamiento como lo hizo Neurocolor. El trabajo que hace es algo complicado de implementar en vivo dado que se trata de un proceso hasta cierto punto impredecible y, por lo tanto, difícil de recrear más allá de lo básico, que sería proyectar el material que tenemos.

Ante esto ¿Qué podemos esperar de sus actuaciones en vivo?

Estamos planeando un show en vivo que logre representar con fidelidad el tipo de sonido que nosotros disfrutamos de una banda. Parece obvio pero en la práctica es complicado tener un show que suene bien; es difícil encontrar un venue que se preste para eso en el circuito de la música independiente.


Texto por Oscar Morales


TE PUEDE INTERESAR

CONOCE LA NUEVA FACETA MUSICAL DE HENRY D’ ARTHENAY

LA COMPOSICIÓN DE MÚSICA CLÁSICA DE THOM YORKE

MÚSICA Y GENTE RARITA EN EL FOREVER ALONE FEST 2019

AFIRMAN QUE DESPUÉS DE LOS 30 AÑOS SE ESCUCHA MENOS MÚSICA NUEVA

¡DIEZ LIBROS SOBRE MÚSICA QUE TIENES QUE LEER YA! VOL.2

Staff Yaconic

Staff Yaconic

Previous post

CUANDO ROSALÍA AÚN NO ERÁ ROSALÍA

Next post

DENLOC: AMOR, RELACIONES FALLIDAS Y POP DEL MÁS FINO