He de confesar que mi enorme gusto por Dragon Ball quedó atrás hace muchos años… o al menos eso pensaba; desde que estaba formado previo a la proyección especial para prensa me di cuenta que algo era distinto, la fila era cinco veces más de lo esperado y notaba muchísimas sonrisas creadas por la ansiedad y los años de infancia viendo televisión. Yo aún mantenía la calma, claro que tenía ganas de ver lo más nuevo de Goku y sus amigos, pero nada mas.

Sin embargo comenzó la película, la historia recapitula cosas que todo fanático sabe de memoria: el ejército de Freezer trata como esclavos a todo el planeta Vegeta, existe la leyenda del guerrero súper Saiyajin y siempre el más poderoso reinará sobre el más débil. Confieso que esperaba algún cambio abrupto de argumento para entrar a los nuevos terrenos de la franquicia (porque sí, tiene años que no sigo la historia), por fortuna esto no fue así.

Claro que aparece Bills y su maestro Whis o la hija de Vegeta, Bra; todos ellos pertenecientes a nuevas generaciones, pero esto no me impidió disfrutar de la historia, porque surgen rápidos flashbacks de todos los villanos de Dragon Ball Z y esto sirve para aterrizar perfectamente en la nueva historia.

Los clásicos combates entre Saiyajins revivieron de manera épica

A diferencia de otras películas de la franquicia, esta nueva entrega da prioridad a su principal atracción: combates impactantes dignos de dejar boquiabiertos a quien sea. Si creías que habías visto todo, estás equivocado; Dragon Ball Super: Broly presenta un enfrentamiento que alcanza sin problema una hora completa de duración, tal vez más…

Todos sabemos que Broly es un tipo que podría superar a quien sea, su poder descomunal dejaría en ridículo a cualquier poderoso saiyajin, sin embargo en esta cinta su rabia y energía alcanzan niveles jamás vistos; en muchas ocasiones me hizo creer ya había visto el máximo de Broly, ya que se enfadaba más, y más, y más para vencer cada faceta de Vegeta y Goku; pensaba que el modo Saiyajin Dios (cabello azul) sería suficiente; no, no, pobre de mí, no tenía idea del poder ilimitado de Broly. Esto ya podría ser suficiente para algunos fanáticos, pero apenas estamos empezando.

Técnica de animación directo a la infancia

Cada movimiento de combate es acompañado de una impresionante gama de colores que va y viene, esto es un show por sí solo. La energía irradiada de los protagonistas presume colores brillantes y exóticos, todo al mero estilo de su creador, Akira Toriyama.

Además la animación hace referencia a las viejas temporadas, claro que se apoyan de ciertas mejores digitales, pero nada que arruine la clásica atmósfera por la que nos hicimos fanáticos de Toriyama. Inclusive me percaté que distintas partes de algunos personajes no estaban completamente coloreadas, detalle que me transportó a mi niñez viendo la serie por Canal 5.

Y esto no perjudica en nada a la película ni resta calidad, simplemente mantiene su sello, por ejemplo: en vez de colorear en tono distinto las uñas de Bulma (para diferenciar de los dedos), esto se omite y sólo se distingue un solo trazo negro que divide estas partes del cuerpo.

No podía faltar el trabajo en la edición de sonido, ya que una épica batalla no sería nada sin volver a los clásicos sonidos cada que alguien se transforma o chocan sus puños en el cuerpo de su rival. Esto me hace recordar una entrevista que hice hace años, precisamente fue a Eduardo Garza, conocido actor de doblaje por darle voz al carismático Krilin; él mencionó que las recientes películas de Toriyama eran como ver un clásico capítulo de Dragon Ball Z y extenderlo por más de una hora, es totalmente cierto, con esta nueva entrega vuelve a tomar sentido aquella afirmación.

Dragon Ball, más vivo que nunca

Viendo el panorama completo, Dragon Ball Super: Broly fue creada con todos los elementos que siempre han caracterizado a la franquicia: humor, personajes cálidos, animación colorida y memorables combates. Realmente no ofrece grandes cambios, sin embargo el modo en el que Tatsuya Nagamine (director de esta entrega) y Akira Toriyama unieron visiones para la creación del duelo que sostiene Broly con múltiples personajes, en pocas palabras, fue asombroso y han puesto la vara aún más alta.

Sumado a esto han comenzado ciertos rumores que Dragon Ball prepara una nueva temporada para la televisión, sin embargo todo sigue siendo incierto; mientras tanto tenemos la nueva cinta, la cual me llevó de regreso a mi infancia. Nunca pensé que volvería a ver con los mismos ojos a Goku y Vegeta, pero lo consiguieron. Después de tantos colores, movimientos y situaciones, no dudaría ni un poco -al igual que yo- todo el público saliera agitado de la sala de cine, con ganas de hablar fuerte y discutir cada segundo de la película.

Esto me hace pensar el talento detrás de Dragon Ball, porque ha dejado de ser una simple historia de manga y anime, Dragon Ball Super: Broly llegó a reafirmar que una buena idea puede ser capaz de transportarnos a otra época de nuestra vida, sí, aunque se lea radical es verdad. Al final nunca sabes de qué manera tocará tus recuerdos, porque Goku será para siempre nuestro guerrero favorito.

Título: Dragon Ball Super: Broly
Año: 2019
Director: Tatsuya Nagamine
Guión: Akira Toriyama
País: Japón
Género: Animación, acción, fantasia
Duración 1h 40min
Estreno en México: 11 de enero

TE PUEDE INTERESAR

DE VUELTA A LA INFANCIA YA VIENE SAINT SEIYA A NETFLIX

DRAGON BALL POR ADIDAS

GUSTAVO VISELNER RECREA TUS PELÍCULAS FAVORITAS CON PIXEL ART

CELEBRITY DEATHMATCH REGRESARÁ A LA TELEVISIÓN

ADIDAS ORIGINALS X DRAGONBALL Z

UN VISTAZO A LA ESCENA CHIPTUNE MEXICANA CON EL COLECTIVO CHIPOTLE

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

CINCO CINEMA HE: FILMES DE LITERATURA NOBEL

Next post

RETROVISOR DE AMBULANTE REÚNE NOTICIEROS MEXICANOS DEL SIGLO PASADO