Lo que nunca vi ya lo pude ver, a un elefante volar, a un elefante volar…

Cada vez que se habla de un remake la fibras cinéfilas más sensibles se ponen alerta, finalmente una película se vuelve un clásico cuando arriesga y propone una historia nunca antes vista, pero desde el momento en el que un alto directivo decide revivir la historia, involucrar un sinfín de CGI y ajustar la historia, las cosas se pueden complicar por muchas razones. Este fue el caso de Dumbo, el remake live action de aquella animada de 1941 que no debió hacerse de esta manera.

Es necesario comenzar por Tim Burton, director de esta cinta y de otras tantas en las que su marcado estilo obscuro, reflexivo y excéntrico terminó por contrastar notoriamente el resultado final de la película, se nota que Disney buscaba una historia rosa con un pequeño elefante cute con el misterio de Burton de fondo, sin embargo esto no funcionó, en todo momento se contraponen los estilos y la película carece de identidad propia.

Y como era de esperarse, la constante lucha de estilos termina por meter en problemas al resto de la película; uno de los departamentos que más sufrieron fue el actoral, en donde podemos ver a intérpretes -además de famosos- talentosos que nos han dejado un gran sabor de boca en producciones de todo género, es el caso de Michael Keaton y Colin Farrell, en esta cinta se perciben alejados de la atmósfera creada por la historia, inclusive su desenvolvimiento en la pantalla grande puede notarse frío, sin brillo real acompañado de diálogos sin fuerza y situaciones incapaces de generar impacto.

No todo en la cinta fue terrible ni caótico

En estas películas accidentadas debemos mantener cierta tranquilidad y una vez que tenemos claro el mal desarrollo de la historia y todo lo que esto trae consigo, es posible relajarse y dejar que los momentos más livianos de la cinta hagan lo suyo, no, no se trata de ser permisible ni buscar el lado bonito inexistente; el cine también es entretenimiento y aún más al tratarse de Disney, esto no debemos olvidarlo.

Desde los primeros momentos el personaje interpretado por Danny DeVito hace acto de presencia con situaciones graciosas y líneas sencillas, pero que son bien acompañadas con el carisma innegable de este importante actor, sin duda da un gran recibimiento al público expectante. Y él no fue el único capaz de generar una buena sensación, la actriz parisina, Eva Green, presenta a una bella y talentosa acróbata circense capaz de evolucionar y transformarse emocionalmente al paso de la película, detalle que ayuda al -casi nulo- drama.

Y por supuesto, los momentos emotivos relacionados al maltrato animal y el sufrimiento que el ser humano le ha ocasionado tenían que aparecer en esta cinta moralmente correcta, finalmente este discurso siempre será importante, el horror ocasionado por el hombre es innegable y destructivo, por ello Dumbo vuelve a tomar este frágil tema para ponerlo nuevamente sobre la mesa y darle un final digno y natural a estos paquidermos.

No, no es la misma historia de 1941

Otro tema ríspido que sale a flote con cada remake…, muchas personas esperan ver una calca exacta de la historia original para sentirse a gusto con lo que esperaban ver, otras tantas buscan un cambio, algo diferencial para que tenga un verdadero sentido hacer la película; sea cual sea tu percepción, es importante que sepas algo: esta película presenta como homenajes una serie de escenas clásicas que vimos en la versión animada, evidentemente no haré spoilers, pero si tienes una gran ilusión por ver algunos momentos muy particulares, es mejor controlar las expectativas, el nuevo Disney apuesta por una versión linda, sin problemas trascendentales, algo funcional y correcto.

Y esto logra unirse con el primer tema: Tim Burton/Disney, al apostar por una nueva propuesta a través del guión, la esencia que a muchas generaciones cautivo no está, justamente el dilema que conlleva quitarle la magia a una cinta animada, en ésta se puede creer -de cierto modo- en cosas inimaginables y maravillosas, ver a un ratón hablar, cuervos cantar o terroríficos elefantes de todos colores creados por una espantosa dosis de alcohol; todo esto es descartado ya que Disney quiso presentar de manera real a todos los animales en su nueva versión, ¿buscabas a un carismático roedor? La vida real lo impide, es un ratón, se comporta como tal y no hay nada que puedas hacer.

Dumbo es una película que sin duda tiene muchos problemas relacionados al rumbo que quería tomar, sin duda alguna esta cinta no tuvo que haber llegado a las manos de Tim Burton, los estilos contradictorios entre el director y Disney arruinan por completo la identidad de la cinta, nunca se pusieron de acuerdo. Además la historia carece de impacto, es incapaz de generar emociones y cautivar al público, esta producción pasará a la historia como la versión incorrecta de Dumbo, el pequeño elefante que podía volar.


Título: Dumbo

Año: 2019

Duración: 1h 52min

Dirección: Tim Burton

Guión: Helen Aberson, Ehren Kruger y Harold Pearl

Género: Familiar, fantasía

Estreno en México: 29 de marzo


TE PUEDE INTERESAR

MIRA EL TRAILER DE LA PELÍCULA DE ZOMBIES DE JIM JARMUSCH CON IGGY POP Y BILL MURRAY

TODOS LOS DETALLES SOBRE LA PELÍCULA DE BILL MURRAY Y SOFIA COPPOLA

LOS MEJORES ESTRENOS EN PELÍCULAS DE TERROR 2019

MÁS DE CIEN PELÍCULAS INTEGRAN LA GIRA AMBULANTE 2019

EL VIDEO QUE MUESTRA COLORIMETRÍA EN LAS PELÍCULAS DE WES ANDERSON

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

LAS DOS REINAS, EL SANGRIENTO CAMINO HACIA LA CORONA

Next post

EL FESTIVAL TIERRA BEAT QUIERE CREAR CONCIENCIA SOBRE EL CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE