Cuba, días de revolución, máximo símbolo de lucha de los pueblos latinoamericanos contra el imperialismo yanqui. Ernest Hemingway se encontraba en esa época y en ese lugar, que curiosamente lo volvería su refugio siendo él estadounidense.

Incluso Fidel Castro señaló que Hemingway era uno de sus escritores favoritos, fuera de toda cortesía por parte de un revolucionario así, las letras del escritor fueron ideas que se convirtieron en estrategias durante la revolución. El mismo líder revolucionario reveló:

…“conocía sus obras desde antes de la revolución. Leí Por quién doblan las campanas, cuando era estudiante. Hemingway hablaba de la retaguardia de un grupo guerrillero que luchaba contra un ejército convencional. Esa novela fue una de las obras que me ayudó a elaborar tácticas para luchar contra el ejército de Batista”.

Aunque no fue hasta 1960, en las redes del “Torneo Internacional de la Pesca de la Aguja de La Habana”, que Hemingway y Fidel se encontraron. En sus primeros escritos sobre Cuba, el escritor cuenta que se podía hacer la mejor y más abundante pesca que había visto en su vida. 

Específicamente la casa de Hemingway fue Finca Vigía, en La Habana. Ahí escribió sus obras mayores como una parte de Por quién doblan las campanas, A través del río y entre los árboles, El viejo y el mar, París era una fiesta e Islas en el Golfo.

Por qué un lugar así sería el hogar ideal para que fluyeran los pensamientos de este hombre. Sin más, fue el lugar donde tenía sus libros, sus animales, los recuerdos de cacería y ahí recibía a sus amigos, bajo la consigna lacónica de que «en Finca Vigía no entra nadie sin ser llamado». 

Era su propio paraíso, su sala con botellas de tequila, whisky o campari; el aljibe de los tiempos españoles donde vivió por mucho tiempo. No sin aquella boa de dos metros llevada por sus hijos. En la cocina el televisor que en noviembre de 1959 colocó para que sus empleados vieran lo que sucedía en Cuba. Además una torre de tres pisos donde sus principales habitantes eran sus cincuenta y siete gatos. Y por si fuera poco también Finca Vigía, es un observatorio al mar desde el que Hemingway nunca se acostumbró a escribir. 

Todo eso solo habla de la huella del tiempo que dejó el escritor por más de 20 años. Por eso se dice que nada hay mejor para conocer a Hemingway que ver su «casa», como le decía, porque allí guardaba más de 9 mil libros, revistas y folletos. Inmensas cabezas disecadas de animales cazados por él, la raíz de mangle para la suerte en la puerta del despacho o la de ceiba, que hizo cortar su mujer, y cuya raíz disecó como perdón a los dioses africanos por privarles de su árbol sagrado. 

Lo interesante es que es posible visitar este hogar, pues el mismo escritor quería que fuera donada a Cuba para que fuera un museo. A partir de julio de 1962 comienza a fungir como museo. La propiedad fue adquirida por Hemingway el 28 de diciembre de 1940, aunque desde 1939 la había alquilado al francés Roger-Joseph D´Ornes Duchamp de Castanieux. Se mudó gracias su esposa Marta Gellhorn, quien descubrió la propiedad, erigida sobre los restos de un fortín español del siglo XIX, al que debe su nombre. 

Gabriel García Márquez en el prólogo de Hemingway en Cuba (1984, Editorial Letras Cubanas), original del periodista Norberto Fuentes. Describe que este escritor tenía dos parte “la estrella de cine” y “el aventurero”. El primero es el que se deja ver con personas famosas y reconocidas, y de las cuales quedan muchas fotografías, y por el otro lado, el Hemingway metido en sí mismo, el hombre sensible y observador que andaba en la Habana.

TE PUEDE INTERESAR

LEE 100 DE LOS MEJORES CUENTOS CORTOS DE LA LITERATURA UNIVERSAL

CINCO CINEMA HE: FILMES DE LITERATURA NOBEL

DESCUBRE A LAS MUJERES QUE FUERON BORRADAS DE LA HISTORIA DEL ARTE

DESCARGA GRATIS 17 CUENTOS DE JUAN RULFO

DESCARGA GRATIS LAS OBRAS COMPLETAS DE LOS LEGENDARIOS RUSOS: TOLSTÓI, CHÉJOV Y DOSTOIEVSKI

Yoko Blackstone

Yoko Blackstone

Previous post

SI TE INTERESAN LAS ILUSIONES ÓPTICAS, DATE UNA VUELTA POR LA EXPOSICIÓN MENTE EN MOVIMIENTO

Next post

VISITA LA EXPO DE PLAYMOBIL GRATIS EN EL CENART