Tras años de trabajo, la Universidad de Waterloo, en Canadá, ha desarrollado un prometedor implante vaginal que podría inmunizar a las mujeres del virus del SIDA (VIH). El estudio fue publicado el 13 de marzo del año pasado en el Journal of Controlled Release.

Lo que sucede…

Cuando el VIH ingresa a un nuevo organismo, se dirige principalmente a las células del sistema inmune, en particular a las células T, las encargadas de luchar contra virus invasores.

Los linfocitos, mecanismos de defensa inmunitarios en la sangre, se movilizan para enfrentar la batalla pero el VIH los contamina, lo que le permite reproducirse. Este es el comienzo del proceso de infección. 

La hipótesis:

Si las células T no reaccionan a la llegada del virus de la inmunodeficiencia humana, es decir, si permanecen en silencio y no se enfrentan, se reduce la cantidad de células que el virus VIH puede contaminar. En este caso, la infección no se transmite.

Los antecedentes

Encontraron estas situaciones de respuesta inmune débil en las trabajadoras sexuales de Kenia, quienes tuvieron relaciones sexuales con clientes VIH-positivos. Sin embargo, no contrajeron el virus debido a la falta de reacción de sus linfocitos. ¿Cómo? Sí, inmunes por naturaleza. 

De ahí que la idea es inducir directamente tal ausencia de reacción, de manera artificial y medicinal, en el lugar de la infección.

Un método creativo, los detalles.

El modelo de implante planteado por el equipo, es vaginal y presenta aproximadamente la forma de una T transparente. Con dos brazos flexibles que permiten el establecimiento y un tubo hueco que contiene hidroxicloroquina. 

¿Para qué? Esto se disemina lentamente a través del material poroso que forma el cuerpo del implante. Entonces la hidroxicloroquina, inicialmente un medicamento contra la malaria, es luego absorbida por las paredes de los genitales. 

Al esparcirse dicha esta molécula, atenuará significativamente la activación e inflamación de los linfocitos T vaginales. Aunque los linfocitos son inmunes, ya que no reaccionan al VIH, no lo combaten y, por lo tanto, no están contaminados por él. 

Los avances

Hasta ahora se han realizado pruebas solo en conejos, los resultados han demostrado ser prometedores. El implante se considera como una nueva estrategia de prevención para reducir la infección por el VIH. 

Probablemente faltan muchos años más en descubrir la cura contra esta enfermedad, pero este método innovador apunta por lo menos a su prevención.

TE PUEDE INTERESAR

CONOCE EL NUEVO ANTICONCEPTIVO MASCULINO DE LA UNAM

EXISTE UN JUGUETE SEXUAL QUE SE SIENTE COMO DEDOS, BOCA Y LENGUA REALES

CONOCE LAS LEYENDAS CONTENIDAS EN EL LIBRO ERÓTICA NÁHUATL

LOS TÍTULOS PORNO COMO MANUAL DEL PERFECTO MACHO

“LA TECNOLOGÍA NOS SALVARÁ, DECÍAN”: ¿Y TÚ QUÉ TANTO SABES?

Yoko Blackstone

Yoko Blackstone

Previous post

SI HAY OPCIONES PARA SUSTITUIR EL PLÁSTICO: LAS FIBRAS VEGETALES

Next post

“LA POESÍA NO ES PARA TODOS”, LA CIENCIA COMPRUEBA LO CONTRARIO