Cargando ...
JESUCRISTO SUPERESTRELLA, LA OTRA HISTORIA
RESEÑAS TEATRO

JESUCRISTO SUPERESTRELLA, LA OTRA HISTORIA

La primera vez que el musical Jesucristo Superestrella, compuesto por Andrew Lloyd Webber y escrito por Tim Rice surgió, fue en forma de un álbum conceptual en el que se rescataban algunas de las partes más importantes del trayecto de Jesucristo (específicamente sus últimos días).

Un año después de este estreno, el álbum dio un salto a los escenarios en Broadway y el mundo pudo ser testigo de esta creación artística que se convertiría en un fenómeno e incluso que crearía polémica.

En la actualidad tendríamos que hacer un estudio exhaustivo para determinar con precisión cuántas veces se ha montado y adaptado alrededor del mundo, no solo para teatro, sino también en versiones para cine y televisión.

El viernes 12 de julio, la obra Jesucristo Superestrella se estrenó por quinta ocasión en México, está vez de la mano del productor Alejandro Gou y dirigida por Nick Evans. El argumento está centrado en los últimos siete días de la vida de Jesús y toma fuerza por los distintos elementos de los que la obra se sirve.

Sin embargo, en una época en la que la religión cristiana parece perder fuerza, aquel acalorado debate que por su temática se abrió en los años setenta a raíz del estreno de Jesucristo, en la actualidad podría tener nuevos caminos que recorrer.

Al momento del estreno, la obra generó demasiada indignación entre los sectores más conservadores, pues Jesucristo era retratado como un rockstar, un famoso que esparcía su ideología y que era seguido por multitudes que lo aclamaban.

Lo que en su momento los creadores intentaron hacer fue desmitificar una figura que poco a poco iba perdiendo su fuerza entre las juventudes más rebeldes, dando la opinión acerca de los sucesos que desencadenaron la fundación del cristianismo.

En los años setenta, el rock and roll, la drogadicción y los hippies eran temas recurrentes entre la juventud de la época, no fue algo exclusivo de Estados Unidos, sino que permearía con mayor o menos fuerza a la sociedad y cultura de distintos países que encontraron en ello su voz y un lugar dentro de la sociedad.

Se encontró pues otra manera de contar la historia, quizá sería una manera para llegar a más público, entre ellos los jóvenes. La tarea sería humanizar la figura de Jesús, hacerlo más humilde y más cercano, por ello los creadores decidieron eliminar la resurrección de la obra y dejar la historia hasta la crucifixión.

Dejarlo hasta ahí le quitaría el aire de divino, y lo acercaría a la gente, compartiendo las mismas debilidades y los mismos problemas que todos.

Puede que sea una buena manera de acercar la narrativa de la vida de Jesús a diferentes personas, la obra fue muy aclamada en su  momento y actualmente sigue siendo representada y adaptada, sin embargo, depende de cada persona abrazar esta historia y hacerla parte de la suya.

Es probable que haya personas a las que ninguna de los dos historias (tanto la original como esta ópera-rock) les parezcan relevantes. Hablar de religión puede llegar a aturdir y convertirse en algo complicado, pero siempre podemos ver este tipo de historias como una ficción más; al final la historia oficial se ha visto mezclada con películas o novelas (u otro tipo de elementos)  con el paso de los años y es probable que ni siquiera las personas más fervientes la conozcan.

¿Recuperar esta historia será necesario? ¿Será pertinente acercar con distintas narrativas esos grandes mitos que envuelven a Cristo? Necesario o no, la religión cristiana actualmente atraviesa un debilitamiento en ciertos lugares, pero sigue siendo una de las religiones más practicadas en el mundo.

Tal vez lo importante no es si la obra es pertinente o no, sino el impulso de creatividad que llevó a la creación de esta obra, y cómo con el paso de los años se ha adaptado, ha sobrevivido y por encima de todo, ha triunfado.  

Si deciden verla, ya sea en su versión cinematográfica, o actualmente en su versión teatral, siempre será bueno que se adentren con la mente abierta, y que se rescaten los elementos que hacen que sea una experiencia grata. 

REVIVIÉNDOLO EN MÉXICO

Queda claro que existe mucho trabajo y preparación alrededor del montaje en México, coordinar a más de 30 artistas en escena siempre es una tarea difícil y exhaustiva, además de ser una versión donde combina la parte musical con el concierto.

La orquesta en vivo estuvo a cargo de 20 músicos, quienes ayudaron a generar un ambiente que envolvía lo que sucedía en el escenario, no hubo distorsiones o saturaciones.

Uno de los elementos que más resaltaron y se aplaudieron fueron los efectos visuales, esta propuesta fue inspirada en la producida en el 2012 en Londres, en donde también se destacan los efectos especiales. No fue necesario utilizar demasiados cambios escenográficos, debido a que gracias al videomapping que se realizó, los ambientes y las texturas cambiaban constantemente; la tecnología jugó un papel muy importante en esta puesta en escena.

Resaltar la calidad de baile y las coreografías es necesario, porque es también gracias a ellos que la energía que se desprende ayude a ir siguiendo el hilo de la historia.

Sin embargo, para los espectadores que no estén tan acostumbrados a los musicales y a que vaya una canción detrás de otra, puede llegar a ser cansado, y hay algunos detalles al principio (sobre todo si desconoces la historia) a los que les tienes que poner demasiada atención, porque de otra manera es muy fácil perderse entre las coreografías o los efectos visuales.

Siempre se agradece un espacio para respirar y procesar todo lo que la obra va tratando, por eso puede llegar a ser difícil seguir el hilo a una historia en la que están cantando todo el tiempo, más siendo una historia tan compleja como lo es la de Jesucristo.

Finalmente uno puede quedar sorprendido con las voces de los personajes principales, y también hay que reconocer su trabajo actoral, aunque cada persona tendrá su criterio para cada uno. Por su parte Beto Cuevas tiene que empujar un poco más su personaje, para mostrar a través de su voz y sus movimientos el sufrimiento que según dicta la historia vivió Jesús.    

La obra se presenta jueves, viernes, sábado y domingo en el Centro Cultural Teatro 1, y estará en cartelera hasta el 1º de septiembre. Puedes comprar tus boletos en este enlace.

TE PUEDE INTERESAR

JESÚS VA AL CINE: 5 PELÍCULAS QUE INCOMODARON A LOS RELIGIOSOS

EL BATERISTA ANTONIO SÁNCHEZ MUSICALIZARÁ BIRDMAN EN VIVO

MUCHA MIERDA EN LA MUESTRA NACIONAL DE TEATRO

TEATRO TRAS LAS REJAS: CRUDO, EMOTIVO Y CATÁRTICO

ALEX GREY: EL ARTE COMO RELIGIÓN

Magui González Trejo

Magui González Trejo