El profundo dolor e inimaginable terror que vive dentro de la piel de seres humanos dañados por manos hermanas libera pesadillas imposibles de narrar sin una corriente de lágrimas cruzando el árido rostro deshumanizado de cualquier víctima. Esta atrocidad humana se ha vuelto recurrente en nuestro presente, basta encender la televisión o conectarse a internet para despertar con almas desaparecidas y caras desconectadas de cualquier sentimiento, es nuestra realidad.

El cineasta mexicano Everardo González presenta un cruel reflejo de México a través del documental La Libertad del Diablo, armado por una serie de vivos relatos relacionados a la violencia desmedida de cárteles mexicanos a la misma sociedad. Una de sus principales tareas es desmentir las antiguas creencias relacionadas a estos duros casos, tristemente, cualquiera puede ser víctima sin importar la profesión, la estabilidad económica, el listado de conocidos, basta con tener mala suerte.

Un aspecto necesario dentro de esta producción fue presentar un intrigante balance narrativo, los testimonios no se limitan a personas dañadas de manera directa, ofrece un duro camino al escuchar la otra versión desde la viva voz de antiguos miembros del narcotráfico, quienes buscan redimirse abriendo su garganta para narrar lo duro de recibir órdenes y llevarlas a cabo: hacer lo que le fue pedido o simplemente formar parte de la infinita lista de nombres olvidados.

Esta película contiene un alto grado de historias inhumanas capaces de quebrantar a un espectador débil, y no a través de un criterio intelectual o cinematográfico, sino uno emocional. Es necesario tener estómago para sobrellevar la historia. En repetidas ocasiones me fue imposible no sentir una grave presión en mi pecho al escuchar estos obscuros relatos.

Sin duda el trabajo de su director, Everardo González, es la pieza clave para el armado conceptual, su ojo valiente le llevó a ofrecer una destacada propuesta la cual brilla por sus conceptos visual y sonoro. El primero destaca al colocar una máscara color carne sobre el rostro de cada individuo, volviendo esta acción como uno de los actos técnicos más importantes para conectar con el espectador. A pesar de todos mantener la misma imagen, al paso de las historias los ojos y labios comienzan a comportarse de manera distinta, es allí cuando entiendes el cometido del director, crear un vinculo natural, finalmente el público y los entrevistados siguen siendo iguales, es posible sentir sensaciones que no esperabas antes de entrar a la sala.

Por otro lado la atmósfera sonora es brillante, y sigo hablando de un documental, desde su inicio arrojan una pesada y oscura musicalización, esta es el hilo conductor para caer inmediatamente en las manos de Everardo González y fluir como un fiel oyente, no quieres seguir escuchando las terribles vivencias, de manera lógica nadie lo haría, sin embargo la minuciosa elaboración y planificación de la cinta lleva al público a aferrarse de su asiento y esperar un luz al final del camino.

Una mala reputación creada alrededor del género documental va en relación a su narrativa histórica y a su duración. Con esta producción podremos estar seguros que sus realizadores fueron conscientes de ello, no para despegarse del gusto general de la sociedad respecto a dicha reputación, por el contrario, fue evidente su responsabilidad al contar el lado B del narcotráfico en las vidas de ciudadanos comunes y corrientes sin llegar a excesos innecesarios, su duración llega a una 1h 14min, lo suficiente para no soltar el ritmo y abrumar al espectador.

La Libertad del Diablo es un fuerte documental por su estructura y planeación, la principal herramienta empleada es abrir las ventanas emocionales y sensoriales, difícil de lograr tras un tema tan difícil para México en especial, el narcotráfico. Esta es una producción que no da oportunidad para ser imparcial, sin duda llegará a polarizar al público; sólo hay algo completamente seguro: nadie tendrá la misma percepción del tema una vez haya salido de la sala de cine, cometido principal de todo documental.

Título: La Libertad del Diablo
Director: Everardo González
País: México
Género: Documental
Investigación: Daniela Rea y Everardo González
Duración: 1h 14min
Fecha de estreno en México: 16 de marzo

TE PUEDE INTERESAR:

A MORIR A LOS DESIERTOS

OMAR Y GLORIA: GRABAR PARA QUE QUEDE EL RECUERDO

CALL ME BY YOUR NAME: SOFISTICADA Y ERUDITA SEXUALIDAD

LA HABITACIÓN: CINE DE CALIDAD HECHO EN MÉXICO

CARNE Y ARENA: ASÍ SE SIENTE SER EMIGRANTE

DOCUMENTALES NOMINADOS AL OSCAR QUE PUEDES VER EN NETFLIX

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

CONOCE LA EXPERIENCIA PLUS EN CEREMONIA

Next post

EQT ADV LA VIEJA ESCUELA MODERNIZADA POR ADIDAS