Cargando ...
LIAM GALLAGHER Y SU SORPRESIVO REGRESO COMO SOLISTA
DISCOS MÚSICA NUEVOS RUIDOS RESEÑAS

LIAM GALLAGHER Y SU SORPRESIVO REGRESO COMO SOLISTA

As You Were, primer trabajo en solitario de Liam Gallagher después de su paso por Oasis y Beady Eye

Mixar López

Gran Mánchester, Inglaterra. Viento frío proveniente de las islas británicas, murmullos que acompañan al fresco desde esos arrecifes y, que cuando llegan a una cancha se convierten en baladros eufóricos dotados de vida.

En los alrededores del viejo Maine Road un conjunto de hombres caminan en zigzag con el cuello de la chaqueta rozando el mentón. Son los Guvnor’s, uno de los grupos de hooligans sobrevivientes del City. La mayoría usa el pelo a rape, uno que otro trae tatuada una bandera inglesa o un león.  Les gusta echar la cabeza ligeramente hacia atrás, dejando ver su mirada fría, retadora. Como si la vida les hubiera arrebatado algo, como si el único camino que les queda es desafiar al destino. Justo así, justo como ese joven de clase trabajadora que sueña con ser rockstar, pero que cobra un cheque de desempleo, justo como tú fuiste (As You Were) Liam Gallagher.

El espectro de la vanidad de aquellos años que encumbró a Oasis cerró la puerta antes de instalarse en el primer álbum solista de Liam. En As You Were (2017) por increíble que parezca encontramos al presuntuoso cantante mancuniano profundamente centrado, como alguien que compone bajo los registros de su propia bandera, de sus propias reglas, de sus propias limitaciones y cualidades. Lo sabemos por sus letras, porque supo colocar a las piezas del rompecabezas donde cumplen su función. El Liam en los tiempos de Oasis no hubiera entendido eso, su ego y boca eran más grandes que su cerebro.

La producción de Greg Kurstin (Lily Allen, The Shins, Foo Fighters), Andrew Wyatt (Lorde, Bruno Mars, Carl Barat) y Dan Grech-Marguerat (Charlotte Gainsborg, Beck, Radiohead) coloca a Gallagher en una variedad de escenarios musicales, pero siguiendo un hilo conductor basado en la escuela musical británica, la cual Liam en repetidas ocasiones ha manifestado como su influencia inmediata.

As You Were suena antes que a otra cosa por obvias razones a Oasis, pero hay melodías y estructuras claramente posicionadas en el radar de los Rolling Stones, The Jam, Stone Roses, Faces, The Kinks y The Who, eso sí, siempre acompañadas de un color de voz muy a la John Lennon. Liam supo rodear este material de compositores y mezcladores que entendieron a la perfección cómo explotar sus características. Tan es así que cinco de los doce tracks del álbum son co autorías. Todos sabemos que eso de la composición no es el fuerte del pequeño de los Gallagher. Liam supo muy bien que para poder salir bien librado con este debut tenía que rellenar el hueco más notorio de su carrera, la composición. Pero no iba a dejar que lo opacarán como autor de su propia música, por lo que recurrió a Michael Tighe, quien ha trabajado muy de cerca con Jeff Buckley y Mark Ronson en un formato similar. Además de Tighe, Liam compone junto a Iain Archer, Kurstin, Wyatt y el mítico bajista de The Verve, Simon Jones.

As You Were abre con el single del disco ‘Wall of Glass‘, melodía pegajosa con una estructura ya utilizada en la segunda etapa de Oasis. Parece un track publicado en Heathen Chemistry (2002) o en Don’t Believe the Truth (2005), con la particularidad de sobreponer la voz de Liam ante los instrumentos. Con ‘Bold‘ no hay mucho que decir, una canción más que no pasaría nada si no existiera. ‘Greedy Soul‘ compuesta sólo por Liam es la muestra del gran trabajo de mezcla de Grech-Marguerat. Suena a lo mismo de siempre, pero se agradece el nivel de producción y deja claro que es bueno saber con quién juntarse para hacer un disco. Un caso similar pasa con ‘Paper Crown‘ y ‘For What It’s Worth‘, pero aquí hay que hacer una pausa. De ‘For What It’s Worth‘ se ha dicho que es una rola a la altura de ‘Don’t Look Back In Anger’ por su intento de himno personal. Habrá que esperar veinte años para saber si pasa lo mismo con ella, aunque se ve complicado que algún día ‘For What It’s Worth‘ sea tomada como himno generacional y cantada antes de cada partido del amado equipo de los Gallagher, o sea el Manchester City.

Llegamos a la mitad, el ombligo del disco y, es eso, un ombligo, ¿para qué sirve un ombligo? ‘When I’m in Need‘ y ‘You Better Run‘ muy a la Black Rebel Motorcycle Club. Después ‘I Get By’ y ‘Chinatown’, que parecen apoyarse en su más fiel elemento: la melodía dulce sobre la vida cotidiana y los partidos desenfrenados de la Premier League. Aunque Liam Gallagher es sin duda el foco en esta refrescante obra sonora hay un aire de Noel que suena muy natural, está en la genética y no en la música, y frente a ello nada se puede hacer. ‘Come Back to Me’ parece caminar por esas mismas baldosas: “He ido tan lejos, mis manos son largas/ Pero quiero tocarte/ Porque sé que estás solo/ He visto la desesperación, y todavía me importa. / Mi corazón está unido/ Mi cabeza está explotando.”, Gallagher canta sobre una ola de guitarras acústicas y eléctricas que rozan nuestros oídos como cortinas sobre el hombro de la tempestad, en pocas palabras la rola más Lennonista de la placa.

Ya casi al final de As You Were y de sus doce cortes oficiales (quince tracks para la versión japonesa) se asoma ‘Come Back to Me’ que insiste en mostrarnos un sonido Lennonista al dejarnos ver la devoción de Liam por los estribillos donde la voz es la protagonista. Así como se muestra la fuerte influencia del beatle de los lentes redondos, As You Were se desnuda descaradamente en ‘Universal Gleam’ para aumentar el ego de Noel Gallagher. Se podría decir que es una canción escrita por Liam y compuesta por Noel. El final es tenue, melancólico, como si en ‘I’ve All I Need’ el mismo Liam enterrara al viejo hablador que ha sido por tantos años. Parece que 45 años no pasan en vano, el cantante inglés deja una grata impresión con su primer trabajo como solista; bien producido, bien cantado, bien promocionado. Liam es un viejo lobo de mar en esto del negocio de la música del cual se había olvidado un mucho con su poca favorable  Beady Eye, que no era otra cosa que la mala copia de Oasis en sus peores momentos.

Juzgar inmediatamente se ha convertido estos días en un deporte demasiado fácil de practicar. Cuando te dicen el debut solista de Liam Gallagher puede ser que lo inmediato que se venga a la mente es que son patadas de ahogado (musicalmente hablando) de un cantante que fue exitoso en los noventa. No lo es, gratamente As You Were demuestra que si lo tuyo no es innovar, sólo repite las fórmulas exitosas con un contexto actual y te dará un trabajo lo suficientemente sólido para causar comentarios a favor, tal vez un poco de indiferencia, pero no críticas degolladoras. No por nada este material se ha convertido en el vinil más vendido en Reino Unido en los últimos 20 años. 16 mil copias vendidas en su primera semana. Es el álbum más rápido en venderse en lo que va del año, en esa semana se vendieron 103 mil copias, de las que el 91% fueron discos físicos y descargas digitales, mientras que el 9% restante lo hicieron con streaming. Para darse una idea Liam ha logrado colarse en el top ten de los discos más vendidos en una década, ocupando el noveno puesto. Algo que su brother Noel no ha logrado ni en sueños, que sí bien logró el número uno en Irlanda, Escocia e Inglaterra con su disco debut y su segundo álbum Chasing Yesterday (2015) no tuvo el mismo volumen de ventas. Pero aquí no termina el pleito, porque el nuevo material de Noel sale para finales de año y lleva por nombre Who Built the Moon? a manos de David Holmes del que se desprende ‘Holy Mountain’. Así que hay tiro para rato con este par de cejones.

Al contrario del trabajo solista del hermano mayor, el menor es un frontman que disfruta de las miradas, que le encanta ser el foco de atención. No se escondió en el “nombre de una banda” para mostrarse, como Noel Gallagher’s High Flying Birds. Aquí con un close up en la foto de portada y con letras mayúsculas Liam Gallagher le grita a todos que este es su debut como solista y nadie lo puede evitar. Hará lo que le plazca, no estará a la sombra de su carnal el inteligente, el compositor, el que sí es músico, en pocas palabras el que hizo a Oasis lo que fue. En As You Were el buen Liam intenta cortar ese cordón umbilical que a veces se le enredaba, no lo logra y es probable que no lo logre lo que le resta de vida, pero qué más da. Por ahora que festeje que resucitó ese muerto frustrado que se la pasaba ladrando en twitter. Noel muy en el fondo debe estar feliz por su hermano, al final no dejó en ridículo a la familia. Supo sacar el mejor partido, Liam es un buen cantante, con un disco bien trabajado, con composiciones a su medida y una producción que lo hace sentir como lo que siempre ha querido ser y que pese a quien le pese lo es, un rockstar.

Escucha completo As You Were

Adán Ramírez

Adán Ramírez

Sweet and Tender Hooligan!