Reseña del álbum “Caldero” de ‘Los Espíritus’

“Soy optimista con respecto al futuro del rock. Los jóvenes músicos emergerán de nuevo, pero con un nivel de buena composición, con profundidad e intelecto. La composición regresará al nivel de la música clásica o el jazz”, fueron las predicciones del médico del ruido y profeta de la guitarra Jimmy Page (1944), y no estaba equivocado, porque en el año de 2010, en Bs.As. surgía algo grande, el hálito del rock volvía a emerger con la misma mística de aquella “Maybelline” de Chuck Berry, la primera tonada de rock en la tierra. ‘Los Espíritus’ estaban listos para enchufar el amplificador.

¿Qué sentiste la primera vez que escuchaste a ‘Los Espíritus’? Voy a contarte una anécdota: es navidad en alguna escala del calendario gregoriano en la década de los 80. Hay sólo dos personas a cuadro en el proyector de tus recuerdos, son padre e hijo, comparten la cena y un impulso mucho más grande que el de las fechas decembrinas; se descubren alejados de todos y de todo, ponen discos en una sinfonola; todo está bien hasta que llega el vinyl correcto, la tonada que te rompe la espalda y te libera de ese aletargamiento de niño, el riff que te lanza al ruedo con los puños cerrados y los ojos bien abiertos, la canción que te reconstruye, una tonada que nunca habías escuchado pero que te resulta intensamente familiar, hasta la espinilla, y es que escuchar a ‘Los Espíritus’ por primera vez es como tener ocho años y verte profundamente electrizado como cuando tu padre te puso a los Beatles en casa.

‘Maxi Prietto’, procedente de la Divina Trinidad del rock argentino, al lado de Shaman Herrera (‘Shaman y los Pilares de la Creación’, ‘Shaman y los Hombres en Llamas’) y Santiago Motorizado (‘Él Mató  un Policía Motorizado’) lidera esta banda de rock psicodélico formada en 2010. “Es la combinación perfecta entre Santana y Jhon Lydon”, me dijo un amigo cuando se los puse en el auto… y la verdad es que la comparación no está nada mal; ‘Los Espíritus’ tienen la cadencia del “Got a Black Magic Woman”  y la lírica de “Anger is an Energy” de ‘Public Image Ltd’.

Maxi Prietto había forjado con anterioridad ‘Prietto Viaja al Cosmos con Mariano’, banda con la que entonó algunos de los himnos callejeros más anhelados por la juventud líquida en la época de la soledad. Posteriormente, con un sonido más orgánico y encausado a las raíces más primitivas de la música, graba con ‘Los Espíritus’ (Martín Fernández Batmalle, Pipe Correa, Miguel Mactas; aunque más bien, como me dijo Shaman Herrera en entrevista: “Los Espíritus son Maxi Prietto”), el homónimo ‘Los Espíritus’ en 2013, ‘Gratitud’ (2015), ‘Agua Ardiente’ (2017) y ‘Caldero’ en este año, álbum que representa el eslabón perdido del rock psicodélico en todo el mundo.

Hay discos que lo rompen a uno, ‘Caldero’ de ‘Los Espíritus’ (2019) es uno de ellos. El tema “El Servidor” es dolor crudo sin anestesia para los enemigos, animales que están aprendiendo a sangrar. Una música estertórea, cadenciosa, retadora, sanadora, electrizante, que arrasa con todo lo que hay detrás, que te impulsa a seguir remando a contracorriente, a resistir, porque parece que te habla sólo a ti, que se compuso sólo para ti, con una cadencia psicotrópica que hace que muevas los pies, que sostiene todo lo que necesita moverse.

‘Los Espíritus’ es un caso atípico en el cual el genio de su música no está determinado por la conducta de su barrio (Escuchar a ‘Bestia Bebé’). El nombre de la banda no refiere a un enfado por los títulos pomposos de los grupos de rock, simplemente son ‘Los Espíritus’, el producto de la necesidad de resarcirse, ese estado privilegiado de pureza y creatividad. La poesía también obra en el ánimo de la música psicodélica de ‘Los Espíritus’, como un don revelador que les sirve para sumergirse, en una participación simbólica de la naturaleza en simbiosis con el rock.

Así, con Caldero –utensilio de cocina para mezclar brebajes– descubre las relaciones y las correspondencias de las formulas secretas. Maxi Prietto aspira con este álbum a la integración de todo en ese caldero, por vías de la psicodélia, que no es como se escucha, un estar afuera, un escaparse por medio de las drogas del ámbito de lo real, sino un estar dentro, entre las cosas y el mundo, en el asfalto, entre cigarros y tragos; que a final de cuentas, la psicodélia también es eso, es el mundo mismo, el gran todo, el postulado de identidad de ‘Los Espíritus’ y el universo musical, y no hay ninguna necesidad teórica ni musical de aislar el mismo de lo mismo.

TE PUEDE INTERESAR

LIAM GALLAGHER LANZA VIDEO MUSICAL Y REFLEXIONA SOBRE LA SEPARACIÓN DE OASIS

MÚSICA Y VINO EN EL MUWI LA RIOJA MUSIC FEST

PERIODISMO MUSICAL: TAN LEJOS DE LA REFLEXIÓN Y TAN CERCA DEL NEPOTISMO

TALLER DE PERIODISMO MUSICAL EN DIGITAL

THE STROKES ESTRENARÁ NUEVA MÚSICA MUY PRONTO

Mixar López

Mixar López

Narrador, cronista y periodista musical. Es colaborador de varias revistas y periódicos de México, Estados Unidos y América Latina. Vive en Des Moines, Iowa. Su primer libro de crónicas, Prosopopeya: La voz del encierro, está próximo a ser publicado.

Previous post

"QUE LA GENTE SE INTERESE POR EL ARTE, ESO TE ACERCA A TU PROCESO CREATIVO"

Next post

FRENCH VIBES: LA FIESTA COSMOPOLITA QUE ESTABAS ESPERANDO