Y según cuenta la leyenda: La Llorona ahogó a sus hijos en un río para después quitarse la vida, desde aquel momento su alma en pena permanece atada a este mundo, por ello recorre México con su horrible lamento: “¡Ay, mis hijos…!”; ¿recuerdas esto? Apuesto que sí, La Llorona es tan famosa que inclusive existen versiones por toda Latinoamérica y se ha creado todo un folklore a su alrededor, razón suficiente para que Hollywood volviera a poner sus doradas manos sobre este antiguo relato y regresarla a la pantalla grande.

Ha llegado a salas nacionales La maldición de La Llorona, cinta producida por James Wan, cineasta malasio que devolvió la gloria al género de horror con películas como La noche del demonio (2010) o el exitoso universo cinematográfico de El Conjuro (2013 – presente), ¿pero qué tanto hay de Wan en esta nueva película dirigida por el debutante Michael Chaves?

Por desgracia no existe siquiera la mínima pizca del sello Wan en esta producción, misma que se ha encargado de crear potentes escenas de suspenso con atmósferas tétricas gracias a los movimientos de cámara y composiciones musicales. Por otro lado, el debut de Michael Chaves como director de una película no fue el esperado, este cineasta estadounidense es conocido principalmente por su exitoso cortometraje de horror, The Maiden (2016), en el cual da refinadas muestras de lenguaje audiovisual, sin duda sabe adueñarse de las sensaciones más oscuras del espectador, pero esta vez algo no funcionó.

A lo largo de la película el temible personaje de La Llorona va perdiendo fuerza de impacto ya que sus inexperimentados guionistas, Mikki DaughtryTobias Iaconis, conocidos únicamente por el libreto de la cinta romántica A dos metros de ti (2019), perdieron el camino por completo, tomaron al espíritu nacido en el México antiguo para convertirlo en una entidad monstruosa al mero estilo de Estados Unidos, de aquellos que los protagonistas pueden matar tan sólo con tener el arma adecuada.

Y una vez que terminaron por destruir la esencia mística de la leyenda, optaron por momentos ansiosos de horror y suspenso, pero que sólo encontraron acciones rebuscadas, incoherentes y ridículas, despertando en el espectador sensaciones contradictorias con el género. Y esto no se trata de nacionalismo, pudo ser cualquier leyenda originada en China, Congo o Alemania, no importa; el trabajo profundo detrás de un libreto puede notarse de inmediato y aquí no existió.

Prueba de ello son las inconsistencias narrativas dentro de la película, cualquier persona (sin importar su continente) podría cuestionar lo siguiente y se quedaría sin respuesta: ¿Cómo fue que llegó La Llorona a Estados Unidos? ¿Por qué no ataca a personas anglosajonas (aprovechando su visita)? ¿En serio existen rituales que pueden acabar con La Llorona? Y este listado de preguntas podría seguir y seguir.

A pesar de esto La maldición de La Llorona mantiene un curso que ha dado frutos en las salas de EE.UU.: poner a indefensos niños como víctimas de un terrorífico ser, ejemplos de esto hay muchos: The Witch (Robert Eggers, 2015), The Monster (Bryan Bertino, 2016), Hereditary (Ari Aster, 2018), A Quiet Place (John Krasinksi, 2018) y próximamente US (Jordan Peele, 2019); sin embargo la fórmula no va ligada a la carencia, todas las producciones antes nombradas mantienen un curso claro y definido, personajes (algunos más complejos que otros) sólidos que cumplen con su fin: atrapar al espectador en su oscura atmósfera.

La maldición de La Llorona es una película que buscó rescatar en la pantalla grande esta leyenda mexicana con impacto en toda Latinoamérica, sin embargo sólo quedó en un débil y simple intento. Sin embargo su director, Michael Chaves hizo lo que pudo con el libreto que le dio Warner, pero esto no le resta visión en el género, él mismo se encargará de El Conjuro 3 (2020), esa sí será su prueba de fuego; mientras tanto nos queda sostener una pesada mueca en el rostro por la decepcionante versión de La Llorona.


Título: La maldición de La Llorona

Año: 2019


TE PUEDE INTERESAR

IMÁGENES: ARCHIDIRECTORES, EL ESTILO DE LOS MÁS GRANDES CINEASTAS EN LA ARQUITECTURA

SOLO CONTRA TODOS: EL CINE DE GASPAR NOÉ

LA GIRA DE DOCUMENTALES AMBULANTE LLEGA A LA CDMX

NO MANCHES FRIDA 2, LA CULPA NO ES DE MARTHA HIGAREDA

INSCRÍBETE A EL CURSO DE CINE EN LÍNEA DE DAVID LYNCH

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

LA GIRA DE DOCUMENTALES AMBULANTE LLEGA A LA CDMX

Next post

LAS PINTURAS NUNCA VISTAS DE KURT COBAIN