Un viaje alucinante guiado por Björk germinaría en marcar de forma imprevista la vida de una chica, nombrada de nacimiento Cielo Pordomingo. En el clímax de una potente hipnosis, concluyó que sería espectacular yuxtaponer electrónica y notas orquestales en sus composiciones, las cuales se convertirían en elementos que aportan un sonido distintivo a su música.

Gradualmente se iría construyendo una carrera que atravesaría por diversas etapas, desde ser arreglista, hasta colaborar en un programa para niños, un camino que la llevaría a ganar bastantes reconocimientos, incluso un Emmy. Sin importar en qué lugar del mundo se encontrara, o que oportunidad tuviera en frente, la respuesta de Cielo siempre fue crear música pulcra y acertada.

“Hice muchas cosas, y todas giraban siempre en torno a la música. Antes de dedicarme a mi proyecto solista, trabajé en varios proyectos de teatro musical y siempre desde el lado de la música. Lo del Emmy fue muy loco, porque cuando me avisó el director del proyecto Atención Atención de la premiación, no caí en cuenta, hasta meses después cuando me llegó el reconocimiento a  casa.”

Mexicanidad adoptada, una nube maleable, y El Mito de las “Moiras”

Posteriormente, una serie de viajes a Querétaro seducirían a la argentina, decidiendo convertir de este estado en su segundo hogar. Colaborando y experimentando con los proyectos locales de la región, Cielo encontraría en México otro elemento decisivo para su sonido, entre los contrastes suaves y a veces salvajes que emana el ambiente.

“Creo que el vivir en México me ha inclinado hacia la búsqueda de los contrastes, es algo que me encanta de la cultura mexicana, el contraste de los colores, de los ambientes, de los sabores, de los paisajes. Sí me ha marcado que en México siempre está lo moderno y lo antiguo conviviendo en la misma foto. Siento que eso es la base de la fusión de los ritmos electrónicos con la textura orquestal.”

MOIRAI es el título que lleva su más reciente álbum. Ella misma describe que “comenzó como una explosión cardioide y se convirtió en una nube suave, maleable y elástica, con vida propia. La tocás y podés cambiar su forma, la soltás y vuelve a su lugar, a su esencia.” En este material, entendemos que cada vivencia, prueba y ensayo por la que Cielo atravesó fueron necesarias, para crear líricas que vienen desde el núcleo de su ser, inspiradas en vivencias propias y otras, en historias de personas que lograron tocar su alma.

“Creo que cada canción termina siendo una sesión de terapia a la distancia. En el momento de escribir uno suelta las emociones como vienen y tiempo después me doy cuenta que gracias a esa canción tomé determinadas decisiones.”

“Destino”, es la palabra clave para entender el sentido del álbum. MOIRAI obtiene su inspiración de “El Mito de las Moiras”, una fascinante leyenda en la que los griegos creían fervientemente. La función de las tres Moiras era regular la vida de cada mortal; Cloto, tiraba del hilo de su rueca para crear la vida, Láquesis lo iba midiendo e incorporando en él las experiencias buenas y malas; por último, Atropos se encargaba de cortar el hilo, para dar fin a la existencia de la persona.

Cielo quedó cautivada con este relato, sintiéndose fuertemente identificada: “Cuando descubrí la palabra me gustó mucho y sentí que tenía mucho que ver con cómo se venía desarrollando mi proceso compositivo.” Y tras conocer un poco más de su trayectoria, efectivamente no es difícil percatarse de que era el destino de Cielo Pordomingo fusionar todos estos elementos, vivencias y relatos para dar a luz a estas melodías.

Sigue a Cielo Pordomingo en Facebooke Instagram para conocer más.

TE PUEDE INTERESAR

GAMBEAT: ¿POR QUÉ DARNOS FRONTERAS? LA MÚSICA ES LIBRE

MARISOL GALDÓN: LA HISTORIA DE LA TELEVISIÓN MUSICAL ESPAÑOLA

CONOCE LA NUEVA FACETA MUSICAL DE HENRY D ARTHENAY

LA COMPOSICIÓN DE MÚSICA CLÁSICA DE THOM YORKE

PRONTO PODRÁS BLOQUEAR LA MÚSICA QUE ODIAS EN SPOTIFY

Staff Yaconic

Staff Yaconic

Previous post

CONOCE "TIERRA INCÓGNITA" EL TRABAJO DE 11 ARTISTAS DE SOMA

Next post

EL OLVIDO COMO SONIDO: UNA CHARLA CON DESMEMORIADOS