El tema de los muros es muy sensible para nuestro país, en especial desde que el presidente de la nación vecina del norte ha propuesto firmemente construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México. De hecho, ya existe un muro de vallas de acero y concreto en una parte de esta frontera.

A lo largo de la historia se han visto algunas acciones similares a las que propone el presidente Donald Trump, por ejemplo, en china se construyó la gran muralla china que sobrevive hasta nuestros tiempo con la finalidad de proteger su frontera de posibles ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria.

Otro caso de estos muros es el siguiente, para evitar la entrada masiva de inmigrantes africanos España decidió construyó a finales de los 90 dos barreras físicas en Ceuta y Melilla.

La Zona Desmilitarizada de las dos Coreas (ZDC) es una franja de territorio de cuatro kilómetros de ancho por unos 250 kilómetros de largo, que divide a Corea del Norte y Corea del Sur.

Las 99 llamadas “líneas” o muros de paz de la capital Belfast comenzaron a ser levantadas hace 40 años para evitar la violencia entre católicos y protestantes.

Sus dimensiones varían desde unos pocos centenares de metros hasta cinco kilómetros.

El Sahara Occidental es una zona disputada por sus pobladores originales –los saharauis– y Marruecos, que ocupó ese territorio en 1976 luego de que España, con más de 2.700 metros de longitud, es considerado el segundo muro más largo del mundo después de la Muralla China.

Esos son algunos ejemplos, actualmente hay once muros que se han construido para evitar la migración o separar ideales, pensamientos y fronteras. Pero, así como se construyen hay otros que se caen.

El muro de Berlín que empezó su edificación en 1961 que separaba a la Alemania, del lado este estaban los que tenían el sueño socialista y del oeste los que heredaron la tradición capitalista.

Para muchos especialistas este fue el símbolo más oprobioso de la Guerra Fría. Durante casi tres décadas la eterna disputa entre Rusia y Estados Unidos estuvo materializada en una pared blanca que medía de 120 kilómetros y tenía una altura de más de 3.6 metros.

En 1989 un 9 de noviembre fue derribado el famoso muro por desconocidos que cantaban el himno alemán en plena madrugada derribando esa barrera y unificando ambos lados en una sola Alemania.

Han pasado cerca de 29 años, desde entonces los restos del muro que se desplomaron en aquella memorable noche han recorrido el mundo como protagonistas de varias exposiciones, actualmente hay uno en nuestro país en el Museo Memoria y Tolerancia.

Gracias a un coleccionista mexicano que compró un pedazo del muro en una subasta por allá de 1990 y desde ese momento él había sido el único dueño hasta hace algunos meses cuando se volvió parte de la colección permanente del MMT.

Das Archivbild vom 11.11.1989 zeigt einen DDR-Grenzposten, der von Demonstranten eine Kanne Kaffee auf die Mauer vor dem Brandenburger Tor gereicht bekommt. Drei Wochen nach Zerfall des SED-Regimes im November 1989 prophezeit Ex-Kanzler Willi Brandt: “Jetzt wächst zusammen, was zusammengehört. In Deutschland und in Europa”. Schon im Frühjahr 1990 rückt die Einheit näher. Im Juli 1990 erzielt Kohl in Gesprächen mit Gorbatschow dann den endgültigen Durchbruch zur Lösung der deutschen Frage. dpa (zu dpa-Themenpaket: “Der Mauerbau ließ den Kanzler kalt…” vom 09.03.1999)

¿Te imaginas ver una parte del Muro de Berlín en CDMX?

Pues ahora que tienes esta información puedes ir a visitar el Museo y ver la pieza que simbolizo opresión para dos ciudades de un mismo país.

En total existen 360 piezas de este muro y en México se encuentra la numero 266 pesa tres toneladas y mide 360 × 125 × 210.5 cm. Se encuentra en la entrada del museo para que todos puedan verlo sin tener que pagar boleto.

Este muro es un claro ejemplo de lo que una nación unida puede hacer, un pueblo con fines similares destruye barreras y se unifica para hacer una sola nación con los mismos principios.

Este pedazo de piedra llego desde Hamburgo a Veracruz se ocuparán cerca de 3 montacargas y una súper grúa para poder trasladarlo y colocarlo dentro del museo, nuestro divertido representante de nación o sea nuestro presidente Enrique Peña Nieto fue el encargado de inaugurar esta pieza que se considera arte dentro del MMT.

Aseguró que poner en duda la valía de las organizaciones de la sociedad civil es injusto e irresponsable, ya que “un gobierno que no acepta la crítica, el escrutinio público y la libertad de expresión es un gobierno que siembra la intolerancia y la confrontación en la sociedad”.

afirmó que la historia de México es el recorrido de un camino que paso por el respeto de las diferencias y el papel protagónico de la sociedad.Es decir una ruta de memoria y tolerancia”.

TE PODRÍA INTERESAR

DESDE BERLÍN: EL OTRO LADO DE LA ESPERANZA

EL MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA DE LUCIA BERLIN

POKÉMON GO A LA BERLINESA

¡VAMOS TODOS AL CIERRE DEL AÑO DUAL ALEMANIA-MÉXICO!

ST. PAULI: NO SOMOS HINCHAS DE UN CLUB, SOMOS MILITANTES DE IZQUIERDA

Josué Pérez

Josué Pérez

Previous post

FURRY: UNA PEDA DE PELUCHE

Next post

GUILLERMO DEL TORO VUELVE A LAS SERIES DE TERROR CON NETFLIX