El paraíso perdido destruído… esta es la frase que acompaña el título de No Manches Frida 2 y es un honesto adelanto de la película; la cual trae de regreso a Lucy (Martha Higareda) y Zequi (Omar Chaparro), quienes tienen que lidiar con el lado más oscuro del amor: la decepción. Cada vez que llega una secuela mexicana volvemos a pisar terrenos peligrosos, por un lado el público se muestra cansado de producciones en las que la irreverencia con personajes e historias simples son la gran premisa, por el otro hay quienes únicamente buscan pasar un momento ameno en la sala de cine: reírse y olvidar el estrés de la vida cotidiana, ¿de qué lado estás?

En este caso el problema no está en la segunda parte ni en sus protagonistas, a través de los años Martha Higareda ha sido capaz de abrirse puertas en Hollywood, recientemente la vimos dentro de la serie original de Netflix, Altered Carbon (2018). El mismo Omar Chaparro forma parte del reparto de Pokémon Detective Pikachu (2019) y junto al gigante del streaming prepara la cinta del ídolo de México: Pedro Infante; sea como sea, este par tiene el carisma y talento necesario para trabajar en las grandes ligas del cine y la televisión, y esto es un hecho.

Sin embargo es imposible tapar el sol con un dedo; No Manches Frida 2 carece de un libreto inteligente y entretenido, la necesidad por abarcar muchas situaciones y problemáticas de un sinfín de personajes le hacen incapaz de desarrollar adecuadamente una sola idea, por esta razón la cinta entera carece de identidad a diferencia de su primera entrega.

Esto termina por perjudicar drásticamente al par de personajes principales interpretados por Martha Higareda y Omar Chaparro. Este par se encuentra muy lejos del resultado gracioso obtenido en la primera cinta, la construcción de sus personajes se aligera a tal grado de perder su naturalidad: Higareda deja de ser tierna y adorable y Chaparro pierde el toque humorístico; no, esto no se trata de malas interpretaciones ni de una supuesta evolución de roles, es falta de tratamiento en la historia.

Una de las grandes promesas de la película dirigida por el español Nacho G. Velilla es la presentación de nuevos personajes tomados por Itatí Cantoral y Aaron Díaz, aquí toma más sentido la frase antes mencionada: El paraíso perdido destruído… si tanto se ha hablado sobre las historias simples y personajes planos, este es otro gran ejemplo de ello.

Por un lado el rol de Cantoral se preocupa por mantener el mismo chiste sexual durante toda la película, no se trata exactamente de una línea en particular, pero sí del cliché de una mujer madura que únicamente busca saciar sus instintos carnales sin importarle el lugar o el momento, inspirado en la famosa Samantha Jones (Kim Cattrall) de la icónica serie Sex and the City, sólo que la clase y elegancia fueron hechos a un lado.

En el caso de Aaron Díaz las cosas son más sencillas: no fue el estereotipo de su personaje galán y seductor con tonos narcisistas, simplemente Díaz es incapaz de adueñarse del papel, su falta de carisma y actitud lo mantienen rezagado del resto de sus compañeros.

No Manches Frida 2 es una desafortunada muestra de cierto sector en el quehacer cinematográfico en México, mismo que busca guiones en extremo sencillos, sin tratamientos y pocos personajes sin desarrollo, en este caso la misma dirección de Nacho G. Velilla muestra una comedia fuera de ritmo con diálogos absurdos y una gran dosis de sobreactuaciones que terminan por volver pesada la experiencia como espectador. Porque la culpa no es de la secuela, tampoco de Martha Higareda ni Omar Chaparro.

Título: No Manches Frida 2

Año: 2019

Duración: 1h 42min

Dirección: Nacho G. Velilla

Guión: Claudio Herrera, David S. Olivas, Sergio ‘Venado’ Sanchez

Género: Comedia

Estreno en México: 11 de abril

TE PUEDE INTERESAR

IMÁGENES: ARCHIDIRECTORES EL ESTILO DE LOS MÁS GRANDES CINEASTAS EN LA ARQUITECTURA

TODO SOBRE LA SALA DE CINE GRATUITA DENTRO DEL METRO DE LA CDMX

SOLO CONTRA TODOS: EL CINE DE GASPAR NOÉ

INSCRÍBETE A EL CURSO DE CINE EN LÍNEA DE DAVID LYNCH

LOS DEMONIOS DEL EDÉN DE LYDIA CACHO EN EL CINE POR DEL TORO Y CUARON

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

EL BITCOIN, LA CRIPTOMONEDA QUE REPRESENTA EL FUTURO

Next post

ESCUCHA 'NO GEOGRAPHY' LO NUEVO DE THE CHEMICAL BROTHERS