Nunca llegas a morir cuando tu grabas”, dice Gloria con toda seguridad”, “por eso hay que tomar precauciones y grabar a las personas”. En Omar y Gloria el director Jimmy Cohen nos presenta a Gloria, una mujer octogenaria obsesionada con retratarse a sí misma, y a su hijo Omar, quien es su acompañante y cómplice. No es a pesar de su avanzada edad, sino por lo mismo, que Gloria goza la vida al máximo; baila danzón, viaja, explora el mundo, conoce a nuevas personas y siempre graba todo para que ningún momento pase desapercibido. Ella tiene una vitalidad desbordante, pero no es difícil detectar el elemento subyacente en sus grabaciones: el miedo a la muerte.

Omar y Gloria gozan de la vida al máximo.

Por Ma. Cristina Alemán

André Bazin escribió que el encanto de la fotografía, en particular de las fotos familiares, es que –en sus palabras– “embalsaman el tiempo” y “lo sustraen de su propia corrupción”. Es decir, nuestros abuelos pueden ya no estar entre nosotros, pero permanecen siempre jóvenes en ese álbum polvoso en el último estante del librero. Para Bazin, hacer una película (como momificar un cuerpo o pintar un retrato), responde a una necesidad humana primordial de “escapar la inexorabilidad del tiempo”. Este impulso es patente en las grabaciones de Gloria, tanto de manera explícita –cuando dice abiertamente que el fin está cerca y que sus videos serán una manera de recordarla cuando muera–, como de manera implícita –cuando graba su propia sombra o sus huellas en la arena de la playa–.

Gloria no se limita a capturar los eventos importantes, ella quiere dejar testimonio de todo: su reflejo en el espejo mientras se arregla, Omar probándose sombreros, la preparación del café matutino, un paseo por la calle e incluso ellos viéndose a sí mismos en la pantalla. El documental añade un nivel más de metatextualidad: grabando a Omar y a Gloria mientras se graban viendo una de sus grabaciones, por ejemplo. Pero quizá la labor más impresionante del documentalista en este caso es el de curador; el archivo audiovisual de esta familia se presenta como interminable y el sólo hecho de seleccionar material, y de hacer una construcción coherente con el mismo, es una gran hazaña.

«El resultado del trabajo de Jimmy Cohen es un homenaje al poder y a la complejidad del cine amateur».

Por un lado está el aspecto de la preservación de la memoria y la evasión de la muerte; grabar como dice Gloria, “para que quede el recuerdo”. Por otro lado, está la libertad para la experimentación que caracteriza a los cineastas aficionados. Sin ataduras a pretensiones comerciales ni artísticas, Gloria puede realizar sus videos exactamente a su gusto y, en muchos momentos, ella experimenta con el medio: haciendo pruebas con el reconocimiento facial automático, con el zoomy con los movimientos de cámara. En Omar y Gloria, el director reconoce el valor estético de las imágenes creadas por esta cineasta amateur. En las últimas escenas, el juego de miradas, espejos y cámaras que prevalece a lo largo del documental se convierte en un juego de proyecciones que celebra a la imagen en movimiento, como documento histórico pero, sobre todo, por su belleza intrínseca.

TE PUEDE INTERESAR:

AKI KAURISMÄKI Y EL OTRO LADO DEL NORTE EUROPEO

LOS DOCUS EN LA CARPA AMBULANTE DEL VIVE LATINO 2018

A MORIR A LOS DESIERTOS

DOCUMENTALES NOMINADOS AL OSCAR QUE PUEDES VER EN NETFLIX

MEMORIAS DEL ÚLTIMO VALIENTE

Ambulante

Ambulante

Fundada en México en 2005 por Gael García Bernal, Diego Luna y Pablo Cruz, Ambulante viaja a lugares que cuentan con poca oferta de exhibición y formación en cine documental, con el fin de crear una audiencia participativa, crítica e informada, y abrir nuevos canales de expresión y reflexión en México y en el extranjero.

Previous post

EQT ADV LA VIEJA ESCUELA MODERNIZADA POR ADIDAS

Next post

DARREN PEARSON CREA DINOSAURIOS CON LUZ EXPUESTA