Primus es todo sobre Les Claypool, normalmente diría que no hay un momento en donde el bajo no se escuche como punto de partida en las canciones de este súper trío, pero seguro a mi edad y que me encontraba en la parte de atrás del Blackberry me dio la impresión que la guitarra prevalecía en varios momentos.

Larry Lalonde fue el que más me viajo, Herb es un maestro pero las palmas fueron par Les y Larry en esta ocasión. Solo fumé un poco de hierba y una turbo caguama antes de lanzarme al concierto porque el Uber llegó casi en el momento en que lo pedimos que ni chance de saborear esa Obama Kush que nos consiguieron para la ocasión.

Analizándolo tenía 5 años y estos vatos ya le pegaban a la música, yo todo pendejo, jugando con un frutsi lleno de basura en los recreos. Ya en el Blackberry, nos tocó bienvenida de lujo con esas amables jóvenes regalando condones a la entrada del recinto, no fue mi primer concierto del año pero uno excelente.

“Frizzle Fry” fue un álbum que llegó en una época que definiría mi gusto musical y “To Defy the Laws of Tradition” es una de esas rolas, evidentemente no lo escuche en 1990 sino 11 años después surtió el efecto que seguramente Les esperaba.

“The Seven” de su albúm del 2017 “The Desaturating Seven” es una mamada con letras como: “The Seven came a creepin, The Seven came to play”, ya andaba súper prendido.

No podemos dejar de mencionar los visuales como en el caso de “Wynona´s Big Brown Beaver” es video de cowboys que me recuerdan a la jeta de George Bush siempre que alguien hacia alguna parodia de él y la bizarrez de ver a los jinetes en esos caballitos de centro comercial para niños.

“American Life” de “Sailing The Seas of Cheese” del 1991 donde Les se pregunta qué fue lo que salió mal cuando “I tried to be a boy, I tried to be a girl, I tried to be a mess, I tried to be the best “, sí Les no se considera un dios no sé que soy yo entonces.

El video de Popeye fue una maravilla y con canciones como “Eleven” y “Harold of The Rocks” fueron la razón por la que pude aguantar en ir a echar la firma hasta el intermedio.

“Too many puppies”, “Pudding Time”, “Golden Boy” y la magnánima “The Storm” hicieron de este concierto algo para recordar.

A ratos veía a lo lejos entre tanto adulto contemporáneo conatos de moshpit o será que para mí un poco de saltos y gritos ya entran en esa actividad. La segunda canción del “Pork Soda” era lo que esperaba…

“My name is Mud” la cual salía en la película Deliverance que seguro no mucha banda topa pero me sorprendió verla y para que los que se dicen fans y no saben esto, hay una versión completamente en español grabada por ellos que se llama: “Mi nombre es Mud”.

Hasta donde la ebriedad me deja recordar “Jerry Was a Race Car Driver” fue el término de este trip. Chingón Primus!

Staff Yaconic

Staff Yaconic

Previous post

MÉXICO ES EL SEGUNDO PAÍS CON MÁS PLANTAS MEDICINALES EN EL MUNDO

Next post

MARIE KONDO: ¿CONTRA LA LECTURA O CONTRA EL LOOK INTELECTUAL?