El artista mexicano Emilio Chapela Pérez presentó en el Laboratorio Arte Alameda con el apoyo del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

Vídeo, escultura, arte-objeto e instalaciones son la suma multidisciplinaria y artística con las que Chapela elabora una reflexión sobre las “densidades” y las “intensidades” del tiempo. Para este artista elementos como el movimiento, la fuerza, la velocidad, la turbulencia, la presión atmosférica, la masa, la inercia, el calor, la difracción, la humedad, la luz, la pulsión y la vida misma:

“Lo que define estas potencias de existir es el tiempo como un relativo absoluto que atraviesa todo lo que hay”.

Su profunda percepción se dirige a abrir las posibilidades afectivas y estéticas para quienes somos interlocutores, “el tiempo no es otra cosa más que la relación íntima que existe entre el cosmos, la tierra, la vida y nuestro cuerpo”.

Una construcción así, es el resultado de un trabajo realizado en los últimos cuatro años por el artista, requiere de investigación y “exploración artística”. Relacionada a la idea de que existen “muchos tiempos” que conviven tanto en el cosmos como en nuestras vidas diarias.

“Existe el tiempo astronómico, el tiempo humano, el vegetal y de las bacterias, y todos esos tiempos tienen diferentes escalas. Lo que trato de mostrar en la exposición es cómo es que esos tiempos y escalas se comunican entre sí, es decir, hay esculturas y vídeos que han surgido de exploraciones realizadas en el volcán Iztaccíhuatl o en el río Usumacinta, además de unas estructuras que son como constelaciones y objetos que nos recuerdan la fuerza de la gravedad, los fenómenos de la astronomía”.

¿Qué vas a encontrar?

Te preguntarás cómo aborda este artista “la intensidad de las cosas”, bueno entre sus obras principales se encuentran dos vídeos, uno realizado con cinco cámaras sumergidas en las aguas del Usumacinta que captan la manera como se mueven las corrientes hidrológicas, y otro que capta imágenes de la subida de Chapela al Iztaccíhuatl y cuya velocidad está determinada por el ritmo cardíaco registrado por el artista en el proceso.

Además en otro vídeo de Emilio Chapela presenta imágenes de cómo se mueve el telescopio para captar información y ayudar a obtener dicha imagen. Y esto ocurría justo en los días en que el gran telescopio milimétrico del Observatorio de Puebla participaba en el proyecto que llevó a procesar información para obtener la imagen de un hoyo negro que se encuentra en el centro de la galaxia M87. 

Debemos apostar por nuestros artistas mexicanos, Chapela destaca en cuanto a vincular arte y ciencia con el público. Para él lo importante, es que la gente vaya a la exposición y se formule sus propias preguntas sobre el tiempo y el espacio, y que reflexione en comunidad que en nuestro país los tiempos son diversos y hay que atraparlos para bien.

“Siempre el objetivo de un artista al presentar una exposición es entablar una relación emotiva y estética con los visitantes al museo, de modo que se tenga un efecto en el comportamiento afectivo de las personas. Aquí lo que busco es que el público recuerde y reflexione en que existen estos tiempos múltiples, que no solamente existe el tiempo dictado por el reloj y se pueda dar tiempo para vivir la vida”.


FUENTE: INBAL


TE PUEDE INTERESAR

CONOCE LAS ACTIVIDADES GRATUITAS DE RODADA 2.0 POR SU SEXTO ANIVERSARIO

DESCUBRE A LAS MUJERES QUE FUERON BORRADAS DE LA HISTORIA DEL ARTE

CHECA LA CONVOCATORIA PORTAFOLIO DE DOMESTIKA

TODO SOBRE LA SALA DE CINE GRATUITA DENTRO DEL METRO DE LA CDMX

IMAGEN Y TEXTO: FRANCISCO TOLEDO EN LA GALERÍA DE ARTE MEXICANO

Yoko Blackstone

Yoko Blackstone

Previous post

PINTORAS MEXICANAS FUNDAMENTALES PARA EL ARTE

Next post

LOS SIMPSON TENDRÁN "LA CASITA DEL HORROR" AL ESTILO STRANGER THINGS