Para entender el lenguaje de Rubén Ortiz Torres, cuando nos habla, necesitamos procesar sesenta bits de información por segundo. Y si entras en el juego de hablar con él, mantienes viva la historia del arte. Toda información en Ortiz Torres es oxígeno. Sin ese oxígeno, se apagan los medios.

El artista no siempre desvela algún detalle sobre su persona en las entrevistas, pero con Rubén Ortiz ocurre lo contrario. Hace sonar las alarmas, nos ofrece información fragmentaria sobre su trabajo y su pasado, y sobre cómo se ha convertido en el artista que es. Es así, que estamos frente a un documento histórico como pocos, una entrevista dotada de un aspecto de verosimilitud estética y una cierta documentalidad a un género que, por su naturaleza subjetiva, no puede ser innegable ni fehaciente.

El artista Rubén Ortiz Torres nos adentra con esta entrevista a los terrenos alrededor del documento á-la-Peter-Weiss, en concreto, con lo que la crítica denomina el “post-documental”, aplicado a un formato tradicional como informe periodístico.

Rubén Ortiz Torres es un artista nacido en México que vive y trabaja en Los Ángeles desde 1990. Comenzó su carrera como fotógrafo, grabador y pintor en la década de 1980, mucho antes de que recibiera su MFA en el ‘California Institute of Arts’ en 1992. Ortiz Torres es considerado uno de los artistas contemporáneos mexicanos más relevantes hoy, creador de una forma específicamente mexicana del posmodernismo durante la década delos ochenta.

La cultura de la modernidad líquida ya no tiene un “populacho” que ilustrar y ennoblecer, sino clientes que seducir, dijo Zygmunt Bauman. Rubén Ortíz Torres es considerado uno de los artistas contemporáneos más relevantes hoy, creador de una forma específicamente mexicana del posmodernismo durante la década de los ochenta. ¿A quién seduce Rubén Ortíz Torres?

A quien se deje. 

Mi obra dialoga con la  cultura popular y la “alta cultura”, con lo global y lo local, lo general y lo particular, etc. Por lo tanto tiene varios niveles de significación y puede interactuar con diversos públicos de diferentes maneras mas allá de la seducción de una “clientela”.  

Además de la imagen, para Rubén Ortiz Torres ¿Qué es lo que relaciona a la pintura, el grabado y la fotografía?

Que son lenguajes.

¿Por qué estas técnicas?

Porque junto con el dibujo eran las técnicas básicas que enseñaban en la que fue la académica y tradicional Escuela Nacional de Artes Plásticas en donde estudié. Desde luego no son estas las únicas técnicas o medios que uso o las que mas me interesen. He filmado cine y video incluso en 3D, he publicado muchos textos, alterado máquinas y automóviles, arreglado gorras de béisbol, escrito el libreto de una ópera, trabajado en un submarino, utilizado robots, hecho intervenciones en línea de arte público virtual, etc. 

¿Qué hay sobre tu intención de filmar una película western urbana sobre los vaqueros que caminan por Los Ángeles: “inmigrantes mexicanos que parecen estar fuera de contexto en el tiempo y espacios, y a menudo, se tienen que enfrentar con bandas locales y con la policía?

¿Cómo te enteraste de esto? En la primera escena de la película me imagino la silueta del vaquero a contraluz del atardecer en el desierto cuando de repente este tiene que correr perseguido por la patrulla fronteriza que es lo que probablemente sucedería actualmente en el sur de California donde los vaqueros suelen ser mexicanos.

También hay otro proyecto que empecé a desarrollar con el doctor Bolavsky que consiste en una película de terror donde retorna el brazo de Alvaro Obregón que estaba alojado en un frasco con formol en su monumento en San Ángel en la ciudad de México.  Su familia lo sacó de ahí para enterrarlo en un panteón y de ahí su malestar, resentimiento y soledad. 

¿Qué es lo que extrañas de vivir en México?

Los Ángeles y el sur de California son México. De hecho es aquí donde he podido tener una versión mas plural y completa del país que en el sur de la ciudad de México donde crecí. 

Del sur de la ciudad de México extraño a mi padre,  a mis amigos y a una época. 

¿Qué es el “Desmothernismo”?

“La deconstrucción distópica del modernismo es lo que llamamos desmothernismo en nuestra lengua materna.”

Háblame de ‘Frontierland’ (1995), video que co-dirigiste y co-editaste con Jesse Lerner?

“Fronterilandia” es un documental experimental que filmé con Jesse Lerner en los noventas. Hicimos un largometraje en 16 mm. y una versión en video para televisión. Jesse Lerner es mi amigo y hasta la fecha colega y colaborador. Es un antropólogo visual, cineasta que sabe mucho de fotografía y arqueología mesoamericana. Tuvimos apoyo de ITVS y la televisión pública en Estados Unidos y del Fideicomiso para la cultura entre México y los E.E.U.U. 

Cuando empezamos a desarrollar el proyecto había mucho apoyo e interés por hacer proyectos binacionales tanto en México como en Estados Unidos. Sin embargo durante el transcurso de la producción se cayó el peso, se levantaron los zapatistas y empezaron a haber todo tipo de problemas. Eso hizo que todo se nos dificultara y de repente nadie quería ayudar o participar. 

La película acabó siendo mas sobre diferentes grupos de personas a través de la frontera que personifican diferentes momentos históricos como raperos chicanos indigenistas, gringos que hacen fiestas españolas para las que se visten de misioneros, conquistadores o californios, roqueros chilangos que se visten de los Beatles, rockabillies  o heavy metaleros neoaztequistas mas satánicos, performanceros tijuanenses postrevolucionarios, etc.

Podríamos hacer toda la entrevista, un ensayo o un libro de esta aventura en la que acabamos en la cárcel federal de Tijuana acusados de ofender la bandera y eventualmente el artista tijuanense que estábamos filmando deportado a San Diego. Esta película todavía puede ser adquirida a través del departamento de estudios chicanos de UCLA. 

¿Qué es lo que te llevó a realizar tu ensayo fotográfico ‘Naturaleza Life Still Muerta’?

En los años noventas hice un cuerpo de trabajo que llamé “The House of Mirrors” (La Casa de los Espejos) en el que documentaba las delirantes representaciones en Estados Unidos de México y Latinoamérica junto con las no menos desquiciadas versiones de lo estadounidense en México y Latinoamérica. 

Al hacer esto me di cuenta que tenía dentro de estas imágenes unas que podían consistir en otros portafolios como “Raza Cósmica” donde tenía imágenes relacionadas con la ciencia ficción o “American Monarchy” con fantasías de reyes y caballeros.  Así pues he tomado imágenes de naturalezas muertas consistentemente a lo largo de mi carrera fotográfica. Me interesa lo que colecciona la gente y como esta se representa en sus objetos. De estas imágenes resultó el portafolio “Naturaleza Life Still Muerta”. 

¿Qué recuerdas de los instantes congelados en ‘Retrato Salvaje’ (CA / 1985)?

Esta foto es un retrato de Carlos García. No lo veo desde hace mucho tiempo pero en aquél entonces hacía música electrónica en el grupo Das Happy con el que era Juan Carlos Lafontaine que es ahora Mateo Lafontaine de Decada II.  Eran parte de la escena underground y de vanguardia del rock de los ochentas. Los murales los hizo su primo que era un artista interesante. Jugando con la luz y lo que había ahí resultó esta imagen.  A pesar de lo expresionista y violenta de esta la verdad es que recuerdo a Carlos como muy tranquilo y buena gente. 

‘Doña Pancha Fest’ es un festival de música que: “da entrada a proyectos de una exuberante ambigüedad entre performances catárticos, visuales multimedia y por supuesto, propuestas musicales que están dando gran vitalidad a la escena fronteriza de las dos californias”, ¿qué representa para Rubén Ortíz Torres formar parte de este festival, con la exposición de ‘MexiPunx’, que contará con 36 fotografías, ocho dibujos y tres videos sobre los orígenes del Punk en México?

Es una gran oportunidad haber encontrado y poder participar con “Doña Pancha Fest”. Me identifico mucho con los artistas organizadores de este festival que buscan y gustan de una música mas como concepto y arte multidisciplinario. A través de ellos he descubierto, conocido y oído diversos proyectos fascinantes que se están produciendo en Latinoamérica y la frontera. 

Quiero pensar que las fotografías, los dibujos y las películas en super 8 de “MexiPunx” son de alguna forma parte de esa historia de colaboraciones entre artistas y músicos (y otros personajes mas difíciles de calificar) ya que en ellas de alguna forma participaron gentes como el Profesor Ángel Sound, Mateo Lafontaine, el Chivo Lubezki, Magdalena Jitrik, Mariana Botey, Saúl Hernandez, Lula Latapí, Danny Yerna, etc. 

Admiro mucho el esfuerzo y francamente envidio lo que están haciendo Rancho Shampoo, Cristian Franco, Daniel Guzmán, el Muertho de Tijuana, Dick el Demasiado, Los Cardencheros de Sapioris, el Doktor Lakra y demás músicos, artistas y organizadores que han sido parte de este esfuerzo independiente francamente no lucrativo.  En los ochentas realmente no estaban dadas las condiciones, ni la tecnología, y sobre todo la disposición del estado para tolerar nada de esto. 

¿Convérsame acerca de la curaduría de Laureana Toledo en esta obra?

Laureana ha estado investigando exhaustivamente y haciendo un documental del punk en México. También esta trabajando en un proyecto con Mick Taylor de “The Clash” en Londres. Nos pudimos ver en California donde vio el material incluyendo fotografías, dibujos, pinturas y películas en super 8 y me propuso la exposición para el Centro Fotográfico Alvarez Bravo en Oaxaca.

Tenía ya una serie de imágenes impresas que presenté en el San Diego Museum of Art como parte de la exposición “Portrait of an Artist as a Young Man” e incluimos otras que ella seleccionó.

¿Es ‘MexiPunx’ el efecto resultado de un auténtico exhibicionismo?

No se que tan preciso es definir esto como el resultado de un “auténtico exhibicionismo” pero las fotografías no son “objetivo” fotoperiodismo o intentaron ser fotografía étnica o documental. Eran mas construcciones de cómo nos queríamos ver o una especie de autorepresentación.

¿Te consideras un pionero del Punk en la capital del país?

No. El título de “primer” punk en esos circuitos se lo disputan el Tin Larin e Illy Bleeding que eran mayores que yo. Además yo fui a dar ahí mas por accidente y confusión buscando anarquistas. Desde luego tampoco me puedo considerar un pionero del anarquismo en la capital pues esos serían los hermanos Flores Magón.

Si acaso, sería un pionero en la representación mitológica de esos momentos y generaciones ya que lo que si tengo claro es que mis fotos preceden a la novela de “Los Detectives Salvajes” de Bolaño y la película “Y tu Mamá También” de los hermanos Cuarón. De hecho a diferencia de estas obras mis fotos provienen directamente y son índices de ese momento por mas que las editemos y presentemos ahora. 

¿Cómo se logra producir una autorepresentación sin dejar de crear un documento histórico?

Si éstas auto representaciones son destruidas, no se dan a conocer o si no son valoradas. 

¿Qué es lo que le aportan los automóviles y las máquinas personalizadas a la obra de Rubén Ortiz Torres?

Los artistas contemporáneos siguen descubriendo el “ready made” (objeto encontrado) y recontextualizando con ambiguos significados. El modelo de los carros arreglados, la alteración y la intervención es diferente. Aquí se establece un diálogo mas democrático y participativo que en la apropiación. Uno consume y utiliza pero no pasivamente. Responde y toma o deja lo que le gusta y arregla o corrige lo que no. La cultura no es un proceso individual es colectivo. 

Alguna vez escribí en una especie de manifiesto en relación a esas máquinas: 

“Agobiados de las insulsas cursilerías y del gesto ambiguo y banal que suele pasar por arte contemporáneo post conceptual hemos optado por la liberación lúdica y hedonista de los medios de producción. Buscamos nuevas estrategias y formas de producción cultural y de diseño que celebren de manera espectacular el trabajo y sus herramientas evidenciando las contradicciones inherentes en la producción de bienes y servicios en la era de la globalización”.

¿En dónde está ahora ‘Aura’?

La modelo de la foto “Aura” es Natasha Fuentes Lemus. Le tomé esa foto en Londres deambulando por la noche. Tuve que invitarle pescado frito con papas porque era lo mas barato y no teníamos dinero. Como era vegetariana solo comió las papas fritas. 

No se donde está ahora después de su trágica muerte. No se si logró llegar al cielo. Menos lo se de su padre.  

Háblame de ‘Skinhead’ (Canadá / 1984).

Es otra historia triste. Ella se llamaba Mireya. Se fue a vivir a Toronto donde estaba mi amigo el Vox (Profesor Angel Sound) que tocaba en aquél entonces con “Jesus and the Mutants”. Le sugerí que lo conociera y que a pesar de su mohawk y apariencia estrafalaria que era muy buena gente, creativo y amigo. Lo conoció y empezó a salir con el y sus hermanos a clubs. Se volvió skinhead, se empezó a meter en problemas y dejó de verlos. Lo último que supe de ella es que se había vuelto cristiana.

¿Qué hay del cartel del ‘Doña Pancha Fest 2018’?

El cartel de “Doña Pancha Fest” es un fotomontaje sobre la fotografía “Retrato Salvaje” de la que hablamos. Digitalmente incorporé la cara de Doña Pancha que fue la señora quién prestó el espacio donde se hizo el festival por primera vez y por lo tanto es también un homenaje a ella.

Hice varias propuestas pero esta fue la que mas le gustó a los organizadores. Me divierte porque en ella veo a aquellos personajes de los ochentas alguna vez jóvenes, bonitos y rebeldes ahora con canas, viejos y decrépitos pero todavía ahí rehusándose a morir. 

¿Qué es lo que esperas del festival?

Que continúe, que siga siendo independiente, que siga siendo una visión artística, que siga propiciando colaboraciones interdisciplinarias, que siga siendo propositivo e inclusivo y finalmente que ojalá se reconozca y se valore el trabajo de sus organizadores como Rancho Shampoo y Cristian Franco.

TE PUEDE INTERESAR

HAYAO MIYAZAKI NO QUIERE SER PARTE DE LA ACADEMIA DE HOLLYWOOD

GIRL POWER BALLADS: PRIMERA PARTE

5 GALERÍAS DE ARTE, UN PRETEXTO PARA RECORRER LA SAN RAFAEL

ANA MENDIETA, LA HISPANA QUE DEDICÓ SU OBRA AL ARTE Y AL CUERPO

EXHUMAR LOS HUESOS DEL SURREALISMO: SEGUNDA PARTE

Mixar López

Mixar López

Narrador, cronista y periodista musical. Es colaborador de varias revistas y periódicos de México, Estados Unidos y América Latina. Vive en Des Moines, Iowa. Su primer libro de crónicas, Prosopopeya: La voz del encierro, está próximo a ser publicado.

Previous post

XV AÑOS RECORRIENDO CDMX AL RITMO DE MUTEK.MX

Next post

TODO SOBRE "DECADES" EL NUEVO DOCUMENTAL NEW ORDER