La pasión tatuada detrás de cada balón, el coraje que hace hervir la sangre y los sentidos atentos a cualquier momento heroico. Desde pequeño he sido gran seguidor de los deportes, tanto que he logrado practicar muchos de ellos, sin duda una parte crucial para sentirse vivo en un mundo complejo y lleno de represiones morales y culturales; es por ello que al ver Somos campeones, la famosa cinta española de comedia me di cuenta que de un momento a otro -mediante el básquetbol- su historia tomó una ruta directa a mi corazón deportivo y emocional.

Dirigida por el cineasta español nominado al Oscar, Javier Fesser, nos presentan una historia con efecto inmediato a nuestras acciones y modos de ver la vida misma, ya que Marco (Javier Gutiérrez) es un reconocido entrenador de primer equipo de básquetbol profesional, sin embargo su terrible personalidad le llevó a ser despedido y a brincarse algunas leyes, por tal motivo es sentenciado a brindar servicio comunitario, el cual le obliga a entrenar a un grupo de jugadores con discapacidades intelectuales; sin embargo el destino es quien le hace descubrir al verdadero ser humano que se encuentra detrás de cada persona.

Es verdad, en esencia es una cinta que alude a una necesaria, pero ya conocida historia dentro y fuera del séptimo arte, sin dejar de mencionar que todas las producciones con temática deportiva como Carros de fuego (1981), Un domingo cualquiera (1999), Me llaman radio (2003) o Somos Marshall (2006) terminan dando una importante lección de vida a su espectador mientras vemos intensos encuentros competitivos. Sin embargo aquí sucede algo distinto. A pesar de contar con un marcado eje en el básquetbol, el argumento logró introducirme rápidamente en el aspecto humano, ya que la naturalidad acompañada de una enorme dosis de espontaneidad en cada personaje es único y conmovedor.

Las múltiples personalidades de cada miembro de este equipo deportivo me arrancaron un sinfín de risas, ya que sus comentarios involuntarios sobre cualquier tema mantienen un nivel humorístico lleno de mensajes blancos y sin prejuicios; característica que pareciera estar olvidada dentro de la comedia en la pantalla grande, porque sí, se puede hacer reír con diálogos pensados, con ritmo y chispa.

Por otro lado el trabajo del gran protagonista, Javier Gutiérrez, es digno de resaltarse; en todo momento se mostró humano, cambiante y pasional, de la misma forma en la que podemos reaccionar cada uno de nosotros en distintas situaciones. Su personaje se equivoca, se vuelve a equivocar, pero no deja de ser vulnerable a una cálida reflexión, una que le lleve a aprender de sus errores y hacer algo al respecto.

Sé que mencioné muy temprano en este texto que la cinta se centra en el carácter y comportamiento humano, sin embargo me es importante mencionar que los momentos (que son muchos) en los que es necesario del lenguaje deportivo llega de una forma tan apegada a la realidad, sin exagerados momentos dramáticos ni hechos ilógicos. El deporte es dolor y sufrimiento, pero al mismo tiempo entrega, pasión y felicidad; todo esto puede apreciarse en cada entrenamiento y partido oficial, sin duda pudo conseguir la recreación de una importante y necesaria atmósfera competitiva.

Somos campeones es una historia que por supuesto toca temas como la inclusión, respeto y estereotipos mal colocados por las sociedades respecto a personas con cualquier tipo de discapacidad. Discurso necesario en nuestros días, las cosas deben cambiar. Sin embargo el aspecto humano retratado al mismo tiempo que el deportivo es lo que da al metraje entero su propia valía e identidad, par de características importantes para que una película pueda quedarse dentro de nuestra mente y de nuestro corazón.

Título: Somos campeones
Año: 2018
Duración: 2h 4min
Director: Javier Fesser
Guión: David Marqués y Javier Fesser
País: España
Género: Comedia, drama, deporte
Estreno en México: 1 de enero

TE PUEDE INTERESAR

COMMON: HOUSE, BASQUETBOL Y CHICAGO ANTES QUE KANYE WEST

BIRD BOX DE NETFLIX, HORRORES Y SUICIDIOS DETRÁS DE UNA VENDA

EL VIDEO QUE MUESTRA COLORIMETRÍA EN LAS PELÍCULAS DE WES ANDERSON

A MOMENT IN MÉXICO: SERIE DE DOCUMENTALES DEL NEW YORK TIMES QUE RETRATA EL MÉXICO DE HOY

4 RAZONES INUSUALES PARA VER “MUSEO”, DE ALONSO RUIZPALACIOS

¿QUÉ TAL COBRA KAI PARA ESTRENAR YOUTUBE PREMIUM?

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

PARTY POSES LANZÓ SU SENCILLO STOP LYING!

Next post

STRANGER THINGS 3: UN VERANO PUEDE CAMBIAR TODO