De la columna Discos Revancha

Por Manuel “Lagraneme” Carrasco / @graneme_OG

Uno de los prejuicios más arraigados acerca del hip hop es que fue creado por afroamericanos para afroamericanos. Pero está claro que, siendo la cultura musical más importante de los recientes veinte años, el hip hop no fue hecho para que solo algunos cuantos pudieran disfrutar de él.

La confusión que sí ha permanecido (cada vez en menor grado) es que, en su génesis, el hip hop fue definido por afroamericanos. Se trata de un truco que se ha utilizado para asociar un movimiento juvenil poderoso con prejuicios raciales. Huelga explicar que para la América Blanca cualquier fenómeno que reúna jóvenes representa un peligro para el status quo.

hip hop origenes discos revancha

Foto: Martha Cooper.

Así, se insistió en asociar al hip hop con los afroamericanos para, al mismo tiempo, ligarlo a la violencia, drogas y otras costumbres negativas que la sociedad americana ha enlazado con la comunidad de Martin Luther King, Marvin GayeMichael Jordan y Mohamed Ali.

El fenómeno no es nuevo. Es una vieja estrategia que han utilizado los llamados “poderes fácticos” para descalificar, separar y desprestigiar grupos, asociaciones o movimientos que representen una amenaza para sus intereses mezquinos. Generalmente se valen de un catálogo de acusaciones genéricas: “Los afroamericanos son violentos”, “Los latinos son flojos”, hasta la más sofisticada pero igualmente eficaz “Tal o cual representa un peligro para tal o cual país”. Ya saben a lo que me refiero.

Bien, pues uno de los mayores mitos acerca del hip hop es que los blancos no pueden hacerlo. Actualmente la cultura hip hop ha permeado muchos géneros alrededor del mundo y existe Macklemore y Mac Miller, que son un claro ejemplo que no importa el color de piel se puede rapear bien. Bueno, en el caso de Macklemore no estoy tan seguro de que pueda rapear bien pero ahí está, haciendo su luchita.

Hace un par de décadas el prejuicio era mayor. Solo familiarizándome con los orígenes de la cultura pude confirmar que los latinos (puertoriqueños, colombianos, panameños, mexicanos…) habían formado parte en su construcción. Muchos de los mejores B-Boys son de origen latino. DJ Disco Wiz y Charlie Chase, ambos de origen puertorriqueño, son considerados piedras angulares en el desarrollo del DJing.

Antes de Eminem, antes de Vanilla Ice, estuvo MC Serch del trío 3rd Bass de Nueva York. Serch es uno de los MC´s más respetados de la llamada Era Dorada, y gozó de éxito relativo con su banda y en solitario. Serch es una referencia de los ochenta: estuvo ahí en los años de gestación que dieron como resultado una de las etapas más exitosas de la cultura (Era Dorada), quizá solo comparada con la que vivimos hoy día. Serch fue el productor ejecutivo del legendario Illmatic de Nas. Serch conocía muy bien la cultura; y siempre respetó a sus arquitectos creadores, sus dinámicas y vericuetos. Serch es un iniciado, no un arribista.

Por el contrario, quien batalló para ganarse el respeto y credibilidad de la comunidad fue Rob Van Winkle, mejor conocido como Vanilla Ice. En buena medida se debió a que en el video de la rola “Pop goes the weasel“, Serch y 3rd Bass presentan a un personaje que presumiblemente es Vanilla vestido de Elvis: una clara referencia a la apropiación cultural/musical que había hecho Elvis y que en ese momento estaba haciendo, de acuerdo con 3rd Bass, el mismo Vanilla. Fue el inicio del fin para la credibilidad de Rob. Pero si algo le podemos reconocer es que fue de los primeros raperos de poner al sur de Florida en el mapa.

Ahora bien, por supuesto que los raperos blancos más conocidos del mundo son los Beastie Boys. Las dos “B” de su nombre provienen de la intención expresa del grupo para homenajear a su banda favorita, los Bad Brains. Los Beasties, al igual que Serch, mantuvieron una estrecha y respetuosa relación con los orígenes del hip hop. Digo, ayudó que sean de Nueva York y hayan estado presentes en la gestación y desarrollo de la cultura. Los Beasties no solo han respetado los fundamentos: ayudaron a la proliferación de sonidos funk, soul y jazz con los beats que samplearon en sus canciones. Digamos que hicieron su tarea muy bien.

Podemos concluir contundentemente que el hip hop es una cultura en cuyos orígenes intervinieron muchas nacionalidades. Solo así podría ser: el hip hop se gestó en un caldo de cultivo multicultural y de ahí su estética. También confirmamos que en nuestros días la cultura no tiene una sola casa y vive donde haya alguien que pueda hacer rimas, bailar o simplemente tener una actitud hopper frente la vida.


En Revancha (Colima 110, colonia Roma) contámos con un catálogo de hip hop que incluye títulos de los Beastie, Nas y muchos otros. Checa los detalles en nuestro Facebook e Instagram.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

LOS MÚSCULOS DE VALENTINA

Next post

LA MÁQUINA DE SER FELIZ DE CHARLY GARCÍA