Cargando ...
LA SEPULTURA DEL LOBO, UN CUENTO PARA NIÑOS
CUENTOS LITERATURA

LA SEPULTURA DEL LOBO, UN CUENTO PARA NIÑOS

Hubo una vez un lobo muy rico pero muy avaro. Nunca dio ni un poco de lo mucho que le sobraba. Sin embargo, cuando se hizo viejo, empezó a pensar en su propia vida, sentado en la puerta de su casa. Un burrito que pasaba por allí le preguntó:

AUDIOCUENTOS GRATIS PARA NIÑOS

–  “¿Podrías prestarme cuatro medidas de trigo, vecino?”. “Te daré ocho, si prometes velar por mi sepulcro en las tres noches siguientes a mi entierro”.

– “Está bien”, dijo el burrito.

A los pocos días el lobo murió y el burrito fue a velar su sepultura. Durante la tercera noche se le unió el pato que no tenía casa. Y juntos estaban cuando, en medio de una espantosa ráfaga de viento, llego el aguilucho y les dijo:

«EXTRAORDINARY TALES»: LOS CUENTOS DE EDGAR ALLAN POE NARRADOS POR BELA LUGOSI, DEL TORO Y MÁS

El aguilucho se marchó para regresar enseguida con un gran saco de oro, que empezó a volcar sobre la bota que el sagaz pato había colocado sobre una fosa. Como no tenía suela y la fosa estaba vacía no acababa de llenarse. El aguilucho decidió ir entonces en busca de todo el oro del mundo. Y cuando intentaba cruzar un precipicio con cien bolsas colgando de su pico, cayó sin remedio.

FOTOGRAFÍAS DE DAVID BOWIE, BJÖRK, KURT COBAIN Y MÁS CUANDO ERAN NIÑOS

– “Amigo burrito, ya somos ricos”, dijo el pato.

– “La maldad del aguilucho nos ha beneficiado. Y ahora nosotros y todos los pobres de la ciudad con los que compartiremos el oro nunca más pasaremos necesidades”, dijo el borrico.

Así hicieron y las personas del pueblo se convirtieron en las más ricas del mundo.

Lilián Villanueva

Lilián Villanueva