Cargando ...
LEYENDAS DE MÉXICO PARA CELEBRAR SU CULTURA
CUENTOS LITERATURA

LEYENDAS DE MÉXICO PARA CELEBRAR SU CULTURA

Las leyendas de México son historias que van pasando de generación en generación. Son tan antiguas que nos narran el origen de diversas cosas y elementos en nuestra cultura; como nuestros alimentos, costumbres y hasta el nacimiento de los astros. Por eso no hay nada mejor que conocer tus raíces mexicanas a través de leyendas y cuentos populares. Y no necesariamente van enfocadas a los niños, sino que también el público lector ya adulto puede disfrutar de leerlas.

A continuación te compartimos cuatro leyendas que harán palpitar tu corazón lleno de orgullo por México.

DESCARGA 20 CUENTOS NAHUAS TOTALMENTE GRATIS

La leyenda del maíz

Cuenta la leyenda que Quezalcóatl no quiso emplear la fuerza, sino la inteligencia y la astucia, y se transformó en una hormiga negra. Decidió dirigirse a las montañas acompañado de una hormiga roja, dispuesto a conseguir el maíz para su pueblo.

Tras mucho esfuerzo y sin perder el ánimo, Quezalcóatl subió las montañas y cuando llegó a su destino, cogió entre sus mandíbulas un grano maduro de maíz e inició el duro regreso. Entregó el grano a los aztecas que plantaron la semilla, y desde entonces, tuvieron maíz para alimentarse.

Los indios indígenas se convirtieron en un pueblo próspero y feliz para siempre y desde entonces fueron fieles al dios Quetzalcóatl, al que jamás dejaron de adorar por haberles ayudado cuando más lo necesitaban.

5 CUENTOS PARA HABLAR SOBRE LA MUERTE CON LOS NIÑOS

El hijo del Maguey

La leyenda dice que una doncella llamada Xóchitl le hizo un bonito regalo a Tecpancaltzin: una jícara de miel de maguey. Al recibir este obsequio el monarca se enamoró perdidamente de aquella mujer, tanto así que se quedó con ella en su palacio. Tiempo después la pareja tuvo un hijo llamado Meconetzin, es decir “hijo del maguey”.

Al crecer el niño, se rumoraba por el pueblo sobre su peculiar aspecto, ya que tenía el pelo rizado en forma de tiara. Por ese entonces había una profecía que decía: “El pueblo tolteca tendrá su fin cuando suba al trono un rey de pelo crespo en forma de tiara y cuando la naturaleza engendre conejos con cuernos de venado”. Tras recordar dicha profecía el pueblo se encontraba muy preocupado y ¡con justa razón!

Pasados algunos años, Meconetzin se convirtió en rey y se cambió el nombre a Topiltzin. Al principio fue un rey pacífico, muy querido y admirado por su pueblo, pero repentinamente se volvió un rey malvado y tirano.

Un día los monteros de Topiltzin cazaron un extraño animal: un conejo con cuernos de venado. La noticia se esparció por la ciudad y todos se asustaron al recordar la profecía. Al poco tiempo empezaron a suceder desastres naturales, huracanes, plagas, sequías e inundaciones.

La población moría poco a poco y por desgracia vivían una guerra con los reyes de Xalisco, quienes habían aprovechado la situación e invadían sin piedad el territorio tolteca. En la batalla por defender al pueblo murieron Tecpancaltzin y Xóchitl, quienes combatían en primera fila; Topiltzin, huyó aterrado a esconderse en una cueva de donde no volvió jamás. Así la profecía se cumplió y el imperio tolteca se extinguió.

LA LLORONA: UNA LEYENDA TRADICIONAL LATINOAMERICANA

La leyenda de Quetzalcóatl

cuando se creó el mundo, los dioses y los seres humanos vivían felices y en armonía. Sin embargo, el único que no estaba contento era el dios Quetzalcóatl, quien veía como los dioses se aprovechaban de los seres humanos, se sentían superiores y los hacían menos. 

Molesto con esta situación, Quetzalcóatl decidió transformarse en ser humano para compartirles a las personas toda la sabiduría y conocimientos que los dioses poseían.

Al llegar al mundo de los humanos viajó por muchas tierras hasta llegar a la ciudad de Tollan, donde encontró a sus pobladores haciendo un sacrificio dedicado a su hermano Tezcatlipoca. Al observar este acontecimiento, detuvo el sacrificio y les explicó que él venía a ofrecerles una ciudad eterna, llena de flores y buena vida. 

De pronto el cielo se despejó, las nubes desaparecieron y salió el sol. Quetzalcóatl les compartió sus conocimientos, y les explicó a las personas cómo era la vida con igualdad y humildad. Desde aquel día se convirtió en un ejemplo a seguir y todo un símbolo para los pueblos precolombinos.

CUENTOS CORTOS LATINOAMERICANOS QUE DEBES LEER

El Sol y la Luna

La leyenda dice así: hubo una vez cuando la tierra estaba en la oscuridad, era siempre de noche. Los más poderosos, que vivían en el cielo, se reunieron para crear el Sol y que hubiera luz en la Tierra. Se citaron en Teotihuacán, una ciudad que había en el cielo. Bajo ella, como un reflejo, estaba la ciudad mexicana del mismo nombre.

Se dice que en esa ciudad celeste de Teotihuacán, encendieron una enorme hoguera. Aquel poderoso que quisiera convertirse en el Sol, debía saltar esta hoguera para resurgir como el Sol.

Se presentaron dos candidatos para ser el Sol: el Primero era grande, fuerte, hermoso y rico y además, estaba vestido con ropas de lujo y adornado con piedras preciosas. Este ofrecía a sus compañeros oro y joyas como muestra de su orgullo.

Por otro lado, el Segundo era pequeño, débil, feo y pobre; su piel estaba cubierta de llagas, y estaba vestido con su ropa de trabajo. Como el Segundo era un ser muy pobre, sólo podía ofrecer la sangre de su corazón, sus buenos y humildes sentimientos.

Cuando llegó la hora de saltar la enorme hoguera, el grande y rico no se atrevió, tuvo miedo y salió corriendo, sin embargo, el Segundo, que era muy valiente, dio un salto enorme sobre la hoguera y salió convertido en el Sol.

El Primer candidato al verlo convertido en sol, sintió vergüenza y sin pensarlo mucho tomó carrerilla y saltó la hoguera. Y en el cielo apareció un segundo Sol. Los demás poderosos estuvieron de acuerdo de que no podían existir dos soles en el firmamento, así que decidieron apagar al segundo, para eso, tomaron un conejo por las patas y con mucha fuerza lo lanzaron contra el segundo Sol. El brillo de este disminuyó rápidamente y tras poco tiempo, se convirtió en la Luna.

«68 VOCES – 68 CORAZONES», LA SERIE ANIMADA DE CUENTOS INDÍGENAS MEXICANOS EN SU LENGUA ORIGINARIA

Cinthia Flores

Fotógrafa y reportera.

//