Cargando ...
MUÑECAS VIVIENTES: UN ESTILO DE VIDA DIFERENTE
LIFE STYLE MODA

MUÑECAS VIVIENTES: UN ESTILO DE VIDA DIFERENTE

Las muñecas, esos juguetes o artículos de colección con los que todo niño, mayormente niña porque “estereotipo social”, ha jugado alguna vez. Las empresas manufactureras nos han vendido la idea que ese juguete es el ideal de cómo debería ser una persona. Al principio recatada, con vestiditos de olanes y siempre en un rincón, después se nos dijo que podríamos ser lo que quisiéramos ser.

Tal vez ese slogan es lo que ha hecho que de unos años para acá, existan personas que quieren parecerse a la muñeca estrella de Mattel, algunas otras a una muñeca de porcelana o una digna de animación japonesa. Sea cual sea su elección o motivo, adoptaron un nuevo estilo de vida al buscar parecerse a una imagen que al principio escandalizó a la sociedad por ser tan estilizada y luego por no parecerse a la realidad, provocando estragos en conductas alimenticias. Ellas son las muñecas vivientes.

SÉ LO QUE QUIERAS SER: UNA REFLEXIÓN SOBRE BARBIE

Pero no estamos aquí para juzgar, no somos quienes ni tenemos la autoridad, así que mejor te vamos a presentar a las muñecas vivientes más famosas que ha tenido el mundo.

Anastasiya Shpagina

A los 19 años comenzó a romper el internet con sus maquillajes y especialmente por el uso de los llamados circle lens, unos lentes de contacto de fantasía que son más grandes de lo normal, haciendo que el iris se vea como si se tratara de un anime. Al principio se decía que era la Barbie humana, originaria de Rusia, pero al pasar del tiempo se mostró más como un personaje de anime japonés, como si se tratara de una Sailor Moon. Actualmente continúa este estilo de vida, y dice que nunca ha pasado por alguna cirugía, todo es a base de dietas. Puedes seguirla en su cuenta de Instagram donde está muy activa. Además, es una cosmetóloga profesional.

Anastasiya Shpagina, muñecas vivientes

Lolita Richi

Originaria de Kiev, Ucrania, Lolita Richi es una viva imagen de la primera versión de Barbie, aquella que tenía medidas estilo 90-60-90. Todo el outfit, maquillaje y estilo que maneja es totalmente idéntico a la muñeca de 1959. La mayoría de las personas piensan que Lolita se ha sometido a una cirugía en el rostro, sin embargo, esto es negado por ella mencionando que todo se trata de un buen trabajo de Photoshop. Eso sí, ella es ferviente animadora de realizarse arreglos estéticos, pues en alguna ocasión dijo que “Si las niñas no tienen los ojos bonitos, deben usar lentes de contacto para resolver el problema. Si tienen una nariz aguileña, entonces deben hacer algo, ya sea a través de la cirugía estética o no”.

Lolita Richi. Muñecas vivientes Ucrania
EL LADO OSCURO Y PSICÓPATA DE BARBIE POR MARIEL CLAYTON

Valeria Lukyanova

Modelo ucraniana (Sí, otra joven originaria de Europa del este). Valeria huyó de Moldavia y se refugió en México, donde comenzó su carrera en el modelaje. A los 16 años comenzó su cambio radical de imagen, aunque ella siempre ha negado y reniega del título de Barbie humana, pues dice que es denigrante, especialmente porque sólo es una forma de juzgar sin conocerla. “Creo que este tipo de personas debería entender que es necesario evaluar a una persona no en las cualidades externas sino por su alma… mi aspecto es solo un efecto secundario de mi mundo interior”. Se dice que su única operación fue un aumento de talla en los senos, su cuerpo perfecto para los estándares que la sociedad ha impuesto está logrado con base en dietas y ejercicio. Hace poco fue atacada en su casa para robarle, pero esta iniciadora de las muñecas vivientes se encuentra bien.

Valeria Lukyanova

Venus Angelic (Palermo)

Aquí la historia parecería un cuento de hadas. Esta chica nacida en Suiza, comenzó a vestir y actuar como una muñeca de porcelana. Triunfó en YouTube con su video Cómo lucir como una muñeca, ganó muchos seguidores y dinero. En un principio Venus comentaba que el ser una Real Life Doll (muñeca viviente) era una forma de rebelarse ante la industria musical de los 2000 donde las mujeres perdían su niñez muy rápido, haciéndolas madurar por el simple hecho de ser un objeto sexual y, obviamente, no tener una infancia bien vivida. Sin embargo, hace unos meses salió a decir que todo esto fue una manipulación por parte de su madre, pues ella le obligaba a vestirse y actuar como una muñeca, además que las ganancias que obtenía por publicidad y los videos se los quedaba argumentando que Venus aún no tenía edad para manejar tales cantidades de dinero.

El abuso de su propia madre le hizo padecer trastornos alimenticios y mentales, incluso llegó a ir a una cirugía para que le cosieran el estómago pero pesaba 36 kilos, lo que pondría aún más en riesgo su vida, en la cual se alimentaba de agua sólo por complacer a su progenitora. Actualmente vive con su novio, quien ha sido un gran apoyo para ella y estar lejos de quien le dio la vida. Sus videos cambiaron de temática y ahora lo que busca es hacer ver a otras personas que su estilo de vida antiguo no debe de ser un ideal.

Venus Angelic, muñecas vivientes

Lulu Hashimoto

La más reciente de las muñecas vivientes, aunque ella no trata de parecerse a Barbie ni a un anime, lo suyo es ser una clásica muñeca de porcelana. Al puro estilo del cosplay kigurumi animegao, Lulu utiliza un traje especial que simula una piel de porcelana y tiene pintada las articulaciones, también hace uso de una máscara que imita el material cerámico. En sus presentaciones en su país natal, Japón, esta muñeca viviente se mueve y actúa como un artículo de colección. Lo único que se sabe acerca de ella, además de que es una instagramer y gurú de la moda, es que la ropa y concepto pertenecen a la diseñadora Hitomi Komaki.

Lulu más que una persona es un personaje, pues ha sido interpretada por una gran diversidad de gente, lo que hace que su altura pueda cambiar de un día a otro. Puede ser la más “extraña” muñeca viviente, pero es la única que tiene un concepto diferente del juguete icónico de la empresa Mattel.

KIGURIMIS ANIMEGAO, EL NUEVO COSPLAY SEXUALIZADO
Lulu Hashimoto

Rosh Márquez

//