Cargando ...
Niños salvajes: historias reales de niños criados por animales
CULTURA

Niños salvajes: historias reales de niños criados por animales

A lo largo de la historia se han documentado muchas historias de niños que por una u otra razón fueron criados fuera de la civilización. Estos llamados «niños salvajes» han cautivado a la humanidad ya que nos damos cuenta de las cosas que uno puede aprender por su cuenta y qué depende del ambiente.

Estas historias de niños salvajes han culminado en mitos y leyendas. Desde el mito de Rómulo y Remo, que cuenta la fundación de Roma, hasta el cuento de El Libro de la Selva, llevamos milenios fascinados con este tipo de historias.

La mayoría se trata de relatos exagerados. Sin embargo existen casos reales documentados de niños salvajes que incluso fueron criados por animales. Te dejamos aquí algunos ejemplos.

Víctor de Aveyron: el niño salvaje de Aveyron

Uno de los primeros casos de niños salvajes documentados. Víctor fue un muchacho que fue encontrado por unos cazadores en el siglo XIX. Se desconoce como fue que llegó a esa situación. Sin embargo se trata del primero en el que hubo un intento real por integrarlo a la civilización.

Desgraciadamente los esfuerzos por convertirlo en un miembro productivo y educado fracasaron por lo que pasó la mayoría de sus años al cuidado de una mujer que recibía dinero para poder mantenerlo. Esto hasta su muerte a la edad aproximada de 41 años.

CÓMO EXPERIMENTAR E INDUCIR SUEÑOS LÚCIDOS DE FORMA NATURAL

niños salvajes

John Ssbunya: niño criado por monos

Esta historia se parece más a las que están en nuestro imaginario, tipo Tarzan o Mowgli. John Ssbunya, un niño que nació en un pequeño pueblo de Uganda. A los 4 años de edad, John presenció como su padre asesinaba a su madre. Aterrorizado huyó a la selva donde habría sido criado por una tropa de monos verdes hasta su descubrimiento en 1991.

Afortunadamente esta historia tiene un final feliz. Esto ya que a pesar de que al ser encontrado hubo problemas para reinsertarlo en la sociedad. Sin embargo al día de hoy es una persona bastante estable que ama la música e incluso da giras con coros a lo largo del mundo.

niños salvajes

Oxana Malaya: la niña-perro de Ucrania

La de Oxana es una historia bastante triste dentro de aquellas de niños salvajes. Resulta que es una niña que fue abandonada por sus padres alcohólicos a la edad de cuatro años. Al no encontrar refugio se acercó a una jauría de perros que a diferencia de lo que podemos pensar la adoptó como una más.

A los dos años fue descubierta por un transeunte que denunció la situación. Esto provocó el rescate y los esfuerzos para poderla reinsertar en la sociedad. Desgraciadamente no pudo integrarse y actualmente vive en una casa para pacientes con enfermedades mentales.

LA REGIÓN SALVAJE, EXACERBADA SENSUALIDAD HUMANA

Oxana

Marcos Rodríguez Pantoja: criado por lobos

Marcos Rodríguez Pantoja fue abandonado en España por un terrateniente. En 1965 fue encontrado por las autoridades, luego de 11 años viviendo totalmente aislado de la sociedad, solo con la compañía de una manada de lobos.

En ese momento, Marcos aullaba y mordía tal como lo hacen los lobos. A pesar de que encontraron a su padre, este no volvió a hacerse cargo de él.

Fue internado en el Hospital de Convalecientes de la Fundación Vallejo, en Madrid, donde se le enseñó a hablar y a comportarse como un ser humano. Logrado este objetivo, Marcos incluso prestó servicio militar y se dedicó a la hostelería.

hombre lobo

Kamala y Amala: criadas por lobos

Esta la dejamos al final porque se trata de una historia bastante dudosa:

Kamala y Amala fueron dos niñas que fueron encontradas en Midnapore, en las selvas de la India. En 1921 por un misionero cristiano llamado Joseph Sigh en una cueva llena de lobos. Para el momento, una tenía 8 años y la otra tan solo 2. De acuerdo a los registros, eran unas niñas totalmente salvajes que, ante la presencia de cualquier ser humano, trataban de huir a cuatro patas, tal como los lobos.

Sigh las capturó y las llevó a un orfanato local, donde se cuenta que Amala y Kamala caminaban a cuatro patas y se mostraban sumamente agresivas con las personas.  Se cuenta que, tal como los animales, dormían durante el día acurrucadas entre sí y que su máxima actividad se daba por las noches. Incluso, según los registros, este par de niñas habían desarrollado una extraordinaria habilidad para ver en la oscuridad.

Sin embargo, estudios posteriores sugieren que este par de niñas sufrían de trastornos mentales, desacreditando la historia. Específicamente, se plantea que una de ellas era autista y la otra sufría de síndrome de Rett, una enfermedad neurodegenerativa. Por tanto, se cree que esto no fue más que una historia inventada con el objetivo de ganar fondos para el orfanato que las acogió.

TE PRESENTAMOS EL TRABAJO DE 10 FOTÓGRAFOS AFRICANOS QUE DEBES CONOCER

salvajes

Ruy Martínez

Músico de profesión; periodista de oficio. Reportero en Indie Rocks! y donde se me invite. Lector activo. Amante de el cigarro y la buena (y mala) cerveza.