Cargando ...
Satanismo: mitos y realidades
SOCIAL

Satanismo: mitos y realidades

El satanismo es una de las creencias religiosas más polémicas que existen. Al tener una concepción negativa de la figura de Satán, al que relacionamos con todos los males de la humanidad, el satanismo ha quedado relegado a una serie de mitos que le atribuyen un aura negativa.

Sin embargo el satanismo va mucho más allá de estos mitos. Su estructura de valores distan mucho de las creencias comunes. Es por esto que quisimos hacer un texto en donde a grandes rasgos revisamos su historia mientras desmentimos los mitos que giran alrededor del mismo.

¿Quién es Satán?

Los orígenes del satanismo se pueden remontar a la Biblia hebrea. En ella podemos encontrar que Satán era un ángel que ponía a prueba las virtudes de los hombres. Su nombre significa el acusador, por lo que podemos pensar que se trata más bien de alguien que busca las debilidades en los humanos para después reportar sus pecados.

Dentro del las religiones abrahamicas (musulmanes, hebreos y cristianos) se tiene la concepción de que Satán es el enemigo número uno del hombre, llegando incluso a tentar al propio Cristo.

La sensatez en los mandamientos de la Iglesia Satánica

Satanás

Origen del satanismo

Aunque la figura de Satán es tan vieja como la propia religión, no se empezó a usar la palabra satanismo hasta el siglo XVI. Este término fue acuñado en esa época por los franceses para nombrar a grupos cristianos rivales. Aunque no tenía la intención de que la gente creyera que los rivales adoraban a Satán.

Teniendo esto en cuenta podemos decir que una de las pioneras de la adoración a Satán fue la Duquesa de Montespan, a la que se le atribuyen las primera misas negras. Sin embargo, se dice que el fin de estas misas no era la de la adoración al demonio, sino más bien la de usar la magia negra para lograr ser la amante favorita del Rey Luis XIV.

Edward Alexander Crowley

Ahora hablemos de la concepción moderna de esta práctica religiosa. Para ellos tenemos hablar de Edward Alexander Crowley.

Edward Alexander Crowley nació en Warwickshire, Inglaterra, en una familia acomodada y puritana y desde muy joven se entregó con pasión al estudio de las ciencias ocultas. En 1898 se unió a la Orden Hermética de la Golden Dawn, sociedad secreta de moda entre los intelectuales ingleses de entonces, y posteriormente se inició en la francmasonería en México.

Crowley plasmó su filosofía en el Libro de la ley el cual puedes leer aquí

¿BANDAS SATÁNICAS? LEYENDAS SOBRE ACUSACIONES DE PACTOS CON EL DIABLO (PARTE 1)

diablo

Satanismo teísta vs ateísta

Existen dos vertientes importantes del satanismo: el teísta y el ateísta.

Teista

Empecemos por el teísta. En él se adora a Satán como si de un dios se tratara. Además, suelen incluir creencias en magia y temas sobrenaturales. En pocas palabras se trata de personas que genuinamente creen en la existencia de Satán y otros demonios, por lo que le rezan y realizan ceremonias dedicadas a ellos. De este estilo es de donde salen la mayoría de mitos acerca de estos seguidores.

HIJO DE SATANÁS, DE CHARLES BUKOWSKI

Satanismo

Ateísta

Por otro lado, la parte ateísta o simbólica, como su nombre lo indica, no tiene una creencia religiosa. Esto quiere decir que no creen ni en el diablo ni en Dios. Esto quiere decir que sólo usan al satanismo como una figura de rebeldía en la que agarran la simbología como un medio revolucionario. Esto debido a que toman otros significado de la palabra Satán: adversario.

Esta es la versión más popular de esta creencia y fue fundada por Antoine Lavey, quien escribiría La Biblia Satánica. Para hablar de él hay que dedicarle otro texto completamente.

A pesar de ser la parte más popular entre los seguidores de esta corriente, no realiza ni ceremonias, ni invocaciones. Tampoco ven al diablo como algo real y mucho menos realizan sacrificios de ninguna índole. Por lo que podemos decir que es uno de los mitos más relevantes y menos ciertos.

La biblia

Foto del avatar

Ruy Martínez

Músico de profesión; periodista de oficio. Reportero en Indie Rocks! y donde se me invite. Lector activo. Amante de el cigarro y la buena (y mala) cerveza.