Cargando ...
EDITH ARON,LA ESCRITORA QUE INSPIRÓ A CORTÁZAR
CULTURA LITERATURA

EDITH ARON,LA ESCRITORA QUE INSPIRÓ A CORTÁZAR

La escritora inspiró a Cortázar para crear a «La Maga» personaje de su novela Rayuela

Edith Aron, fue una escritora traductora y docente con una vida dividida entre sus raíces judío-europeas y sus años en Argentina. Cuando tenía 23 años conoció a Julio Cortázar quien quedó impresionado por su personalidad.

CUENTOS LATINOAMERICANOS QUE PUEDES LEER EN LÍNEA

Todo inició en un barco de vuelta a Europa, en 1950 y con 23 años, conoció a Cortázar, quien tenía 36 años. «¿Qué me vio Cortázar? No sé, ¡yo era simplemente una chica buena y agradable!»

WATTPAD: LA PLATAFORMA PARA ESCRITORES QUE TE PUEDE LLEVAR AL ÉXITO

Los que han leído Rayuela, entienden el impacto de La Maga, una mujer misteriosa, rara, seductora e inolvidable, Cortázar reflejo en ella la impermanencia, la cura pero también a la enfermedad.

En 2004 Juana Libedinsky  logró entrevistar a «La Maga». Esta charla confirmó lo escrito por Cortázar, «Edith era una mujer misteriosa.» La escritora confesó detalles sobre su relación con el famoso escritor.

CINCO CUENTOS CORTOS DE FRANZ KAFKA

«Cierta noche Cortázar me dijo que Aurora vendría a pasar fin de año a París, y me preguntó qué era más importante para mí, Navidad o Año Nuevo. No sé por qué le dije que Año Nuevo, que Navidad la iba a pasar con mi papá. Cuando nos volvimos a ver, él había pasado Navidad con Aurora y se había decidido por ella. Fue sólo al perderlo que me di cuenta de que lo quería»

Durante los capítulos de Rayuela, se puede ver a los protagonistas en una persecución eterna, huyendo solo para volverse a encontrar, Edith explica que juntos vivieron muchas cosas extrañas.

NOVELAS ERÓTICAS QUE DEBES LEER

«El me escribió diciéndome que había basado su personaje en mí, y nos pasaban, es verdad, cosas espontáneas como las de la novela. También hay algunos episodios, como ese en el que encontramos un paraguas viejo en las calles de París y le damos una ceremonia de entierro, que ocurrieron más o menos como los cuenta. Pero la Maga es un personaje literario»

Hace uno días, a los 96 años falleció Edith Aron, “Me perjudicó mucho profesionalmente. Yo no soy ‘La Maga’. He escrito dos libros, he trabajado muchos años de traductora y de profesora. Hablo español, francés, alemán e inglés… Me confundió, al final, con el personaje. Aún me duele al recordarlo. No lo entiendo…”

París, 8 de marzo de 1978

Querida Edith:

Tu carta no agrega nada nuevo, por desgracia, a una situación sin salida. Hace mucho que he dejado de entender lo que pasa con las ediciones alemanas, y sólo sé que Wittkopf trabaja en una antología de mis cuentos y que Fries traduce Rayuela. No tengo (ni quiero tener) ningún contacto directo con editores, que son siempre una fuente de líos. Y yo ya tengo demasiados líos en estos tiempos.

Sé que el problema con vos no se resolverá a pesar de cualquier esfuerzo, y que Sularkamp (ilegible) es una gigantesca máquina que no cambia su conducta una vez que la ha decidido.

Lamento que una vez más vuelvas sobre ese tema tan penoso para vos y para mí, pero te comprendo de sobra; solamente que ya es tarde para cambiar las cosas, y creo que tu correspondencia con Wittkopf te lo prueba de sobra.

Por favor, no vuelvas sobre el pasado, porque ya nadie quiere entender cosas tan complicadas y que parecen sin salida. Si yo puedo ayudar en el presente ya sabes que lo haré, pero esa historia detallada que me cuentas en tu carta no sirve más que para amargarte y amargarme. Y créeme que en estos tiempos la amargura es mi comida cotidiana. Hago lo que puedo por la Argentina y Chile, estoy continuamente en viaje para ayudar la causa de esos pueblos, y el resultado es siempre igual: tristeza y amargura. Y si el presente es así, ¿cómo agregarle el pasado y volver atrás en busca de arreglos que ya nadie entiende?

Me gustaría recibir de vos otro tipo de cartas. Hay tanto de vivo y de bello en tu persona, hay tantas cosas mejores que esa vuelta atrás en que te obstinas.

Espero que Joanna esté bien. Para vos, un abrazo fuerte y el cariño de

Julio

Lilián Villanueva

Lilián Villanueva