Cargando ...
LOS RINCONES SECRETOS Y MÁGICOS DE BARCELONA
Agenda VIAJES

LOS RINCONES SECRETOS Y MÁGICOS DE BARCELONA

Hay más en la Ciudad Condal que sus monumentos más conocidos

Barcelona es uno de los destinos turísticos más demandados a nivel internacional. La ciudad es muy valorada, tanto por su situación como por su historia, además de la gastronomía y su oferta cultural. Sin embargo, visitarla con una guía de “monumentos imprescindibles” nos hace dejarnos otros lugares menos conocidos por el público en general y que merecen ser vistos. Barcelona no es solo Gaudí, aunque exista un orgullo especial en su trabajo.

El gótico que no conocemos

Es habitual encontrar largas colas de turistas frente a la Catedral, ya que es un elemento majestuoso en el que conviene recalar. Sin embargo, a pocos metros, tenemos el Museo Frederic Marés, cuyo nombre proviene de un mecenas coleccionista que aglutinó muchos objetos que son historia viva de la ciudad; es especialmente recomendable visitar su terraza para hacer una pausa, ya que es de las más bonitas y con mayor encanto de Barcelona.

Tampoco debemos irnos sin ver la plaza Sant Felip Neri, también en el Barrio Gótico, que es un pequeño rincón de gran belleza y menos conocido que otros lugares, aunque ya empieza aparecer en algunas guías. A menos de 5 minutos andando y en dirección a Las Ramblas, tenemos otra plaza que no deberíamos perdernos: la Plaça del Pi.  

llaves

Gràcia: Un pueblo dentro de una ciudad

Para muchos viajeros es imprescindible hacer una visita al Park Güell, una de las obras de Gaudí al aire libre. No seré yo quien les contradiga. Sin embargo, el barrio en el que se halla, Gràcia, tiene mucho más que ofrecer. Para muchos, la Vila de Gràcia, como aquí se la conoce, es más como un pequeño pueblo dentro de la ciudad, un lugar con entidad propia y uno de los más queridos por los barceloneses.

Especialmente recomendable es visitar la calle Torrijos, subiendo desde Travessera de Gràcia, para ir acercándose a la Plaça de la Virreina y vislumbrar su iglesia. Dicha plaza es también un lugar maravilloso para sentarse a tomar algo mientras se disfruta del paisaje y de la vida de la ciudad. Si coincide nuestra visita con las fiestas del barrio (en agosto), podremos ver las calles engalanadas con una decoración singular.

La Barceloneta, el barrio del mar

Dos imponentes edificios, a modo de Torres Gemelas, dan acceso a la playa de Barcelona desde la carismática calle Marina de la ciudad. Ambas fueron construidas en 1992 con motivo de los Juegos Olímpicos. Una de ellas es conocida como “Torre Mapfre”, por ser la sede de una conocida empresa española. La otra es la del lujoso Hotel Arts. Esta segunda alberga tanto restaurantes de renombre y terrazas “lounge” con espectaculares vistas como el popular Casino de Barcelona, lugar de importantes torneos de poker, como el EPT (European Poker Tour), así como festivales y conciertos.

Próximo a estas construcciones encontramos el barrio de La Barceloneta, menos conocido internacionalmente, pero parte importante de la identidad de la Ciudad Condal; destaca su cocina, principalmente por las paellas y las tapas típicas, como la conocida “Bomba de la Barceloneta”, una suerte de croqueta de patata rellena de carne y con salsa picante; quien la prueba la considera un manjar.

barcelona

Tibidabo: “La montaña mágica”

Técnicamente, el Tibidabo no está en la ciudad de Barcelona, aunque pertenece a ella. Para visitar a este parque de atracciones, deberemos desplazarnos fuera de la urbe. Pero allí encontraremos la mejor vista de la Ciudad Condal, dado que se encuentra en la Sierra de Collserola. Además del atractivo que tiene para sus ciudadanos por los recuerdos de la infancia, es uno de los referentes geográficos de Barcelona, ya que ayuda a ubicarse por el hecho de que siempre lo podemos vislumbrar desde la ciudad.   

Para aprovechar la visita, vale la pena darse una vuelta por el parque de Collserola, pulmón de la ciudad, y disfrutar de la naturaleza. Para ello, la Carretera de les Aigües tiene un paseo de 9 kilómetros, bastante plano, con unas vistas privilegiadas, y sin acceso a vehículos: solo para caminantes y ciclistas.

Staff Yaconic

//