Cargando ...
DE PADRES A HIJOS EN LA FÓRMULA 1
DEPORTE

DE PADRES A HIJOS EN LA FÓRMULA 1

Cualquier deportista de primer orden mundial sueña con que sus hijos sigan sus pasos en su disciplina deportiva, y basándose en su experiencia consigan llegar lejos en la competición que hizo famoso a su padre.

A lo largo de la historia son muchos los ejemplos que nos permiten comprobar esta tesitura, y es que, en muchos casos, el discípulo ha conseguido superar al maestro. Si bien es cierto, la experiencia es un grado y hay que tener en cuenta que ser el pionero en un camino tan escabroso como el deporte profesional, es un hecho que no se debe pasar por alto y poner en valor.

La Fórmula 1 es una de las disciplinas que este fenómeno se ha reproducido con mayor asiduidad a lo largo de la historia, ¿recuerdas algunos de estos casos? Un estudio de la casa de apuestas bwin te los acerca con todo lujo de detalles.

Se debe comenzar hablando de uno de los mejores pilotos de la historia: Michael Schumacher. El alemán marcó una auténtica dinastía a los mandos de su Ferrari, dejando registros pioneros hasta entonces, como sus 7 títulos de campeonato mundial, 91 victorias en GP y 77 vueltas rápidas de carrera. A la par que “El Káiser” iba acrecentando su leyenda, el pequeño Mick Schumacher iba creciendo, hasta llegar a la actualidad.

El hijo de Schumacher ha sido un referente en la Fórmula 2 y ahora espera una oportunidad en la categoría reina, para demostrar de lo que es capaz y seguir los pasos de su padre. Aunque ya se sabe, las comparaciones son odiosas, y más en estos casos cuando el espejo en el que mirarse es uno de los mejores pilotos de la historia.

CÓMO AFECTA EL CALENTAMIENTO GLOBAL AL DEPORTE

Mick intentará seguir el ejemplo de un piloto que actualmente compone la carrera y que tuvo también un gran maestro en casa. Max Verstappen, hijo de Jos Verstappen, llegó a la Fórmula 1 con tal solo 17 años, pasando a la historia como el piloto más joven en ponerse a los mandos de un monoplaza y por conseguir la primera victoria en la categoría reina.

Después de varias campañas, el hijo ha superado al padre en cuanto a registros en la Fórmula 1. Carreras disputadas, poles y victorias, estos dos últimos aspectos es algo que Jos nunca saboreó en su carrera deportiva, en cambio su hijo está llamado a hacer algo más importante en el “Gran Circo” en los próximos cursos: luchar por el campeonato del mundo.

Tampoco hay que olvidarse del apellido Rosberg en este análisis. Keke y Nico, padre e hijo, consiguieron ser campeones, un hito que solo la familia Hill puede presumir de ello en toda la historia de la Fórmula 1.

Padres e hijos, un binomio que en la Fórmula 1 suele funcionar como así se ha demostrado con el transcurso de las temporadas.

Staff Yaconic