Cargando ...
LUNAS, UN ESPACIO POR MUJERES PARA MUJERES 
CULTURA GÉNERO

LUNAS, UN ESPACIO POR MUJERES PARA MUJERES 

No es invento. Nos tocan en el Metro, en la calle, en las plazas. Nos gritan piropos todo el tiempo y si respondemos, exageramos. Si denunciamos: “Por eso nos matan”. Nos violan, maltratan, desaparecen y parece que el Estado Patriarcal nunca va a hacer nada.

Tal parece que la lucha por el respeto a la mujer está dando frutos y, por fin, logramos un espacio, por nosotras y para nosotras. Las LUNAS existen para darle atención psicológica, legal y gratuita, a todas las mujeres que pasen por alguna situación que afecte su vida ya por violencia de género, acoso, etcétera. Suena bastante fantasioso, sí, pero es verdad. 

¿Porqué confío en un programa gubernamental?

Siempre me he considerado una persona subversiva. Me da mucho asco el sistema y esto lo noté desde que era muy pequeña. Antes de cumplir la mayoría de edad, cuando cursaba la preparatoria me mandaron con mi primera psicóloga. Esto, porque me descubrieron dibujándome figuras en el brazo con la navaja del sacapuntas.

Mis papás no estaban de acuerdo con nada de lo que estaba sucediendo, me dijeron que no iban a pagar ninguna consulta y a manera de “castigo” me mandaron a un psicóloga gratuita. Ella, Maribel, formaba parte del Instituto de las Mujeres y logró desbloquear de mi cabeza varios malos recuerdos, como la primera vez que me violaron. 

Mis citas con ella duraron años, hasta que dejó la CDMX y yo empecé sola mi deconstrucción. 

La segunda vez que algo institucional funcionó para mí, fue cuando un policía me golpeó la cara afuera del Metro Cuatro Caminos. El caso se hizo viral, me contactó alguien del Instituto de la Mujer del Estado de México y a los pocos días, el responsable ya estaba destituido de su cargo. Me asesoraron legalmente en todo lo que pudieron, hasta que empecé a ocupar dinero para abogados. 

La tercera vez que me acerqué a estas cosas gratuitas del gobierno fue por desesperación. Estaba sufriendo síndrome de género y yo sabía ni lo que eso significaba. Quería matarme, literal, porque no podía salir de una relación violenta y la amiga no se daba cuenta.

Y las LUNAS qué onda ¿o qué?

Buscando en internet, encontré una página que decía: “Que nada te detenga a recibir ayuda psicológica” y venían varios teléfonos donde me podían atender gratuitamente. Llamé a todos, creo, hasta que alguien me dijo: ven mañana, a las 16:00, en la LUNA, que está en el edificio de la alcaldía Cuauhtémoc. 

Resulta ser que a principios del 2019, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum decidió elevar a nivel Secretaría el que siempre había sido “Instituto de las Mujeres”. Porque, aunque parezca una mala broma de la vida, en la última década han aumentado las tasas de violencia contra las mujeres y peor aún, cada vez son agresiones más crueles. 

Además, la CMDX es la urbe con más violencia comunitaria: esa que sucede en espacios públicos; bares, parques, transporte público, etc. O sea, según la Encuesta Nacional sobre Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDRH), el 79% de las mujeres, mayores de 15 años, que viven en la capital han confesado haber sido violadas. ¡VIOLADAS! 

Y dentro de esta nueva secretaría de la mujer, ahora existen las LUNAS que vienen siendo como bunkers de seguridad. Espacios donde dan asesoría legal y psicológica gratuita porque: ¡Wey, neta¡, sobrevivir a los onvres de esta Ciudad es un reto diario. 

LUNAS: De mujeres, para mujeres

Llegué puntual a mi primera cita en la LUNA. Apenas me senté con la psicóloga empecé a llorar. “No, Vania, no estuviste en una relación tóxica sino de abuso”, ese fue el primer punto que tocamos y después le fue dando nombre a otras emociones, todas, desencadenadas por la violencia que sufrimos las mujeres todos los días. 

Antes de salir de la primera sesión, la psicóloga me pidió todos los datos de mi violentador: nombre completo, dirección, número de celular, lugares que frecuenta y algo breve de su historia familiar. Me dijo que llevan un registro de hombres agresivos porque nunca sabemos hasta dónde van a llegar. Y si llegara a pasarme algo, ellas empezarían la investigación con los datos que les proporcioné. 

Y es que, por más deconstruidas que nos sintamos y por más libros que leamos o cursos a los que vayamos; salimos a la calle y nos seguimos enfrentando todos los días con el mismo problema o con el problema creciendo. No somos nosotras, no estamos locas. 

Confiar en estancias del gobierno está cabrón pero si ya luchamos por espacios seguros, de mujeres para mujeres, hay que empoderarlos, darlos a conocer y acudir a ellos para que, don presidente y los demás sepan qué tan importantes son. 

Hay 32 LUNAS en la CDMX; 2 por cada alcaldía, los teléfonos de cada una están en internet y no necesitas más que llamar para generar una cita. Ya no estamos solas, y hay una Secretaría que nos está amparando, hagámosla valer.

Conoce todos los detalles sobre el programa LUNAS dando click en este enlace.

TE PUEDE INTERESAR

MUSAS SONIDERAS: ENCUENTRO FEMINISTA SOBRE COMUNICACIÓN

ACOSO, FEMINISMO Y CHAIROS: MIRA LA PLÁTICA CON PLAQUETA

FOTOGRAFÍAS DE LAS MANIFESTACIONES ARTÍSTICAS DE LA MARCHA FEMINISTA

ENTREVISTA CON ITZEL ARCOS SOBRE EL STAND UP FEMINISTA

LA HISTORIA DEL ARCHIVO LESBOFEMINISTA

Vania Castaños

Vania Castaños

Millennial, latin & proud ⚠