LA OSCURIDAD ES OTRA COSA BELLA DEL PAISAJE

Aquellas llamas no despedían luz alguna; pero las tinieblas visibles servían tan sólo para descubrir cuadros de horror, regiones de pesares, oscuridad dolorosa, en donde la paz y el reposo no pueden habitar jamás, en donde no penetra ni aun la esperanza, ¡la esperanza que dondequiera existe! Pero sí suplicios sin fin, y un diluvio de fuego, alimentado por azufre, que arde sin consumirse”., John Milton en ‘El Paraíso Perdido‘ (1667), un poema narrativo en el que Satanás decide vengarse de Dios en forma indirecta a través de los seres recién creados que viven en un estado de felicidad permanente. Una cita que bien podría determinar a la narrativa lírica y musical de la banda de culto argentina ‘Mujercitas Terror’.

Daniela Zahra, su bajista y cantante, responsable de todo lo relacionado con lo visual del la banda, pinta y escribe desde niña. A los dieciocho años ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Buenos Aires. Publicó varios fanzines con sus cuentos y dibujos, además piensa que vivir en la oscuridad es otra cosa. Hablé con ella al respecto.

A veces de noche, enciendo la luz para no ver mi propia oscuridad”, escribió Antonio Porchia en ‘Voces’ (1943), ¿cómo convives con la tuya?

Amo las frases de Porchia y a veces suelen ser crudas como ésta, pero él está completamente iluminado. Vivir en la oscuridad es otra cosa, tuve momentos en mi vida que fueron oscuros y los seguiré teniendo; nunca me regocijo en lo triste, siempre busco algo. Por eso la banda y la vida que nos hace llevar superan toda posibilidad de desolación, y la oscuridad es otra cosa bella del paisaje, me deshago en ella dibujando muchas veces también…

¿Qué representa para ti H.P. Lovecraft?

Es un personaje extraño, tal vez no sea de este mundo pero pasó por él llenando de terror a todos. Sus narraciones son de una imaginación que muchas veces excede lo que puede llegar a ser entendido y en un personaje así todos los defectos humanos son minimizados por la maravilla de sus descubrimientos, lo observé mucho cuando hice las ilustraciones del libro; es alguien que diseñó mundos paralelos para escapar de la realidad asfixiante de su época, pero a su vez ese mundo se hizo tan real porque todo estaba creciendo dentro de él, como algo sobrenatural. Para mí representa lo monstruoso, el miedo real, fantasmas de cosas desconocidas, los mapas de la locura.

Háblame de ‘Hongos de Yuggoth, H.P. Lovecraft. Culturamas’ (El Cangrejo Pistolero Ediciones, 2011), libro de Begoña Callejón Aliaga que ilustraste al lado de Carmen Burguess (Mueran Humanos).

Cuando surgió lo del libro yo ya había visto muchas ilustraciones de dibujantes que representan sus escritos de una manera muy similar, y no me gustaba la idea de hacer el ‘Cthulhu’ y todo eso, pero ‘Los Hongos’ en realidad es un libro atípico, ya que no es un libro de cuentos, sino que está más cerca de ser un poemario critico desesperante de sus sueños y visiones, como notas de escritor. Y empecé a dibujar las imágenes que me identificaban sin seguir el estilo clásico, luego hice su retrato con el ‘Necronomicon’ sin manos y ahí ya estaba él observando todo. Cada una eligió sus poemas o pequeño relato favorito sin seguir una regla, y luego cuando los juntamos tomó vida solo. Fue una suerte poder hacer algo así, fueron unos días en los que me sentía en aquel desierto de terror cósmico desde que me levantaba hasta que me dormía.

En una de las micronarraciones del libro Lovecraft podemos leer: “Bailaron como locos al gemir agudo y leve de una flauta quebrada que una zarpa monstruosa agarraba, desde la que fluyen las ondas sin precario cosmos su ley eterna.”, esto parece ser también la letra de una canción de tu banda, ‘Mujercitas Terror‘. Platícame sobre el proceso creativo de la banda.

Muchas veces me pasa al leer cuentos de terror o de vampiros que siento que por ahí anduvimos sin saber cómo ni por qué, también muchas cosas del pasado se repiten en el presente sin saber cómo ocurren, simplemente suceden. Las canciones son por lo general de Marcelo, yo hice algunas canciones como “Desconexión Rosa”, “Eat your parents” y “Muñeca muerta”.

Marcelo pasa los días encerrado lleno de papeles y cosas escritas por todos lados y toca mucho la guitarra, está siempre metido en una historia que se transforma en canción, la lleva a la sala y ahí empieza el proceso, yo hago mi propia base tomándome el tiempo que quiera, siempre trato de enriquecer eso con mi simple forma de tocar, no acepto ninguna regla ni ningún consejo, sólo es tocar hasta encontrar algo que le dé más a lo que Marce trae, y Fede con sus ritmos lo completa todo; lo llevamos a escena y si pasa todo esto sin morir lo grabamos, hasta ahora fuimos haciéndolo así.

¿Por qué crees que a ‘Mujercitas Terror’ se le haya considerado ya como una banda de culto?

Casi toda la música que nos gusta es de culto, nuestra intención en la música es representar nuestras canciones y sí, tal vez las letras o disonancias y gritos llevan a pensar que todo va para ese lado. Una de las cosas que más nos gusta es tocar en vivo, ahí, cuando veo la mirada de nuestro público, me doy cuenta de que somos únicos, tanto nosotros como ellos. 

¿Cuál fue tu primer contacto con el bajo eléctrico?

Cuando nos conocimos con Marcelo en la estación de tren él me preguntó si yo tocaba el bajo, pero aún no lo había hecho nunca; tengo mucha facilidad con la música y cuando empezamos la intención de Marce era la de hacer una banda de chicas, y también cantaba su hermana, pero sin haber llegado a unir nuestras voces ella dejó la música y quedamos Marce, Fede y yo. Primero toqué teclados, luego guitarra, estaba bueno hasta que otra de las hermanas de Marce intentó tocar el bajo y luego se fue de la banda; ella me dejó su bajo ‘Faim’ y me largué a tocar sin pensar tanto; encontré mi sonido con un pedal, la banda se reacomodó y ya no pudimos cambiar.

¿De dónde proviene tu gusto por el dibujo y la pintura?

De la adolescencia, de tratar de representar de esa forma lo que veía. Dibujaba a mis profesores, a mis compañeros, dibujaba la ropa que quería tener, cosas así

¿Cuál era el nombre de algunos fanzines que publicaste con tus cuentos y dibujos?

El fanzine que hacíamos con Marcelo se llamaba ‘Historias para ser leídas a chicos enfermos’ muchas veces él escribe algo y yo lo ilustro, y otras él escribe alrededor de alguna sugerencia que le dio alguna ilustración mía. Yo además antes de conocerlo escribí ‘Pigmy Blue y la niña más pequeña del mundo’ y lo publiqué de forma independiente, y estaba armando una historia larga con personajes, lo extraño es que él también lo estaba haciendo y las historias se mezclaron y le dieron vida a muchas de las canciones del primer disco, y nuestro  mundo cobró vida mágicamente.

 ¿Han pensado también en autoexiliarse de Argentina?

Nos gusta mucho Argentina como para exiliarnos, es como un lugar al que los demás se tendrían que exiliar, de hecho muchos lo hacen; siempre es viajar y volver acá; necesito volver y ver a los nuestros. Toda nuestra historia la hicimos acá y eso nos hizo fuertes para poder ir a cualquier lugar. Argentina es dura pero la amo.

“Sepultura es de ingenio la sensualidad”, decía Séneca, ¿qué tan sensual te consideras?

“Es mucho más importante que te conozcas a ti mismo que darte a conocer a los demás2. ‘Cartas de Séneca a Lucilio’, (Carta LXXII).

Cuéntame acerca de tu gira por Colombia con ‘Mujercitas Terror’.

Colombia con esos paisajes y su bella gente nos atrajo mucho y me costó bastante volver, aún estoy exiliada mentalmente, algo que nunca me había pasado desde México; Colombia fue la gira que más disfruté, fue perfecta hasta en los errores, conocimos a mucha gente increíble con la que sé que seguiré estando en contacto, nos trataron tan bien, ellos se tratan tan bien, y su forma de hablar… eso es sensual, —justo que hablábamos de sensualidad—, y la montaña wow! Qué belleza Medellín y qué miedo. Los toquines fueron uno mejor que el otro y la respuesta de la gente fue buenísima, nos cargaron  de energía y nosotros a ellos.

¿Planeas publicar un libro estrictamente literario?

Tengo varios cuentos a los que denomino infantiles, pero en verdad no sé si un niño seria el indicado para leerlos; lo que más hago es escribir un diario íntimo, es algo que hago desde la niñez hasta ahora, tengo muchísimos cuadernos pero eso nunca quisiera publicarlo.

¿Qué viene para ‘Mujercitas Terror’ en el 2018, por fin regresaran a México?

Estamos ya tocando canciones nuevas, pensando en grabar un nuevo disco, Marcelo está grabando su segundo álbum con su proyecto solista ‘Envidia’. Hay muchas posibilidades de que volvamos a México y quizás a Perú, y sería muy feliz si se diera

Esperemos…

Mixar López

Mixar López

Narrador, cronista y periodista musical. Es colaborador de varias revistas y periódicos de México, Estados Unidos y América Latina. Vive en Des Moines, Iowa. Su primer libro de crónicas, Prosopopeya: La voz del encierro, está próximo a ser publicado.

Previous post

EL DELICIOSO ÁCIDO QUE NOS DEJÓ EL HIPNOSIS

Next post

DIME LO QUE COMES Y TE DIRÉ COMO ERES...