Cargando ...
POLO PEPO, UN RECUENTO DEL ÍDOLO PUNK DE LA SAN FELIPE
ENTREVISTAS MÚSICA PERFIL

POLO PEPO, UN RECUENTO DEL ÍDOLO PUNK DE LA SAN FELIPE

José Vega Arredondo, mejor conocido como Polo Pepo, es el punk más icónico de la San Felipe de Jesús, una colonia ubicada al norte de la Ciudad de México, desapareció por años tras lanzar el disco que señalaría la problemática de los jóvenes en la periferia de la capital del país.

El disco titulado San Felipe es Punk es una oda a la vida en la SanFe, donde el ahora tianguis más grande de Latinoamérica apenas comenzaba y la marginalidad era algo de todos los días. Polo Pepo buscó que el tema que dio nombre al álbum fuera una guía para transitar por la colonia, algo que gustó de inmediato a los habitantes de la zona.

Como buen disco de punk, su tiraje fue minúsculo, se vendía en las presentaciones del también rockero y conseguirlo en formato físico era casi imposible hasta que reeditaron el material y ahora se encuentra en varias plataformas de streamingo. El impacto de San Felipe es Punk fue inmediato, pero podría decirse que en el punto más álgido de su carrera musical, Polo Pepo desapareció.

Contrada portada San Felipe es Punk, de Polo Pepo

Hace poco, Yecatl, punk mexicano, junto a Victor Rizo y Paco Mus se dieron a la tarea de buscarlo en la inmensidad urbana de la SanFe y lo encontraron. Charlaron por largo tiempo y hablaron de drogas, rock, los inicios del punk en México, de la represión y el hartazgo, y claro, de San Felipe es Punk.

MIRA ESTOS 5 DOCUMENTALES MEXICANOS SOBRE PUNK

Vega Arredondo nació en 1948 y sus inicios en la música no fueron directamente con el punk. “Yo desde un principio aprendí lo artístico, la música”. Durante su infancia y viviendo en la colonia Anáhuac, uno de sus tíos tocaba huapangos y fue ahí donde Polo Pepo comenzó a interesarse por tocar, especialmente el bajo.

A San Felipe llegó con 12 de edad, su interés principal estaba en el rock. Cuenta que a los 15 años ya tocaba en una banda, que tenía presentaciones en una carpa por la zona de Tacuba y ganaba más como músico por una tocada en un fin de semana que por la jornada completa siendo obrero.

Polo Pepo en su juventud

“Para un obrero el sueldo mínimo eran $25 a la semana, y cuando íbamos a tocar nos daban 800 o 900 pesos. Sin querer se fue convirtiendo en un empleo”.

Al principio tocaba el rock que iba llegando a la ciudad, como The Animals o la ola inglesa. Sus presentaciones también eran en teatros de baja categoría, pues había vedettes bailando alrededor de ellos. Pero igual conectaban chamba con gente de la Roma o la Condesa antes que fueran zonas nice.

«SCENES: MEXICO CITY PUNKS» LA ESCENA PUNK EN LA CAPITAL DE MÉXICO

Sin embargo, Polo Pepo no permaneció mucho tiempo en la ahora CDMX, se fue por dos años a Tijuana, aunque no especificó el porqué, sí comentó que anduvo vagabundeando por esa ciudad, donde la percepción de rockero sobre sí mismo cambió radicalmente.

Polo Pepo antes de ser punk

“En Tijuana estaban los monstruos del rock de aquella época y eran unas eminencias. Todo lo nuevo que salía en Estados Unidos y en Inglaterra ya sonaba en los tugurios de allá”.

Ahí conoció a la banda Peace & Love, “el blues de a de veras y el soul de a de veras” (sic). Pero el ser capitalino le trajo problemas y mejor decidió regresar al viejo Distrito Federal, aunque no a la SanFe. “Al principio mi madre compró terrenos aquí y yo venía de visita. Tiempo después decidí quedarme por estos rumbos. Pero acá estaba más grueso, más indómito, más acá”.

Esa decisión de mantenerse en donde era (y sigue siendo) leyenda que los tianguistas gritan que venden productos de Roberto (robados) fue la que sin saberlo, le daría uno de los mayores frutos de su vida y carrera musical.

«POR FAVOR MÁTAME»: LA HISTORIA ORAL DEL PUNK, EL LIBRO GRATIS Y EN PDF PARA DESCARGAR

Por la zona de la Sanfe había ya gente tocando rocanrol y fue cuando conocí a mi amigo Javier Baviera, fundador del Rebel’D Punk. A ese güey lo veía con sus pelos parados y su ropa extraña y me impresionó mucho. Gente así yo solo la había visto en fotos, como a David Bowie. En ese momento me enseñaron a los Ramones y no me gustaron porque me parecían chocantes al principio. Después entendí mejor que era una evolución del rocanrol que a mi me gustaba porque cuando entró el progresivo ya nadie pelaba a los Creedence ni la música guitarrera hasta que llegó el punk”.

Al principio le entró con ganas a tocar punk con el Rebel´D, algunas más de SanFe y otras de zonas no marginadas como Coyoacán. «Vi que la forma de tocar punk era simple y grotesca, nos fue bien pero el ambiente era violento y todo el tiempo te robaban”. Participó en diversos shows, como aquel en el Lienzo Charro de Pantitlán donde les aventaron piedras por salir antes que El Tri.

Tras un tiempo tocando con el Rebel’D, ya sin Baviera, Polo Pepo le entró la idea de querer hacer algo propio, de ya no tocar lo de otros, de hacer un punk más libre y surgió Polo Pepo y Sociedad Corrupta.

Grabaron el disco San Felipe es Punk en 1988, originalmente iba a ser de 12 canales pero terminó siendo de 8. Fue un mes de ensayos y armado. “Ensayábamos en una casa abandonada que estaba junto al canal. En aquella época era muy difícil grabar un disco y lo pagué yo, $250 pesos de aquel tiempo que era un dineral pero pues ya tenía algo allá afuera

DISCHORD RECORDS, EL LEGENDARIO SELLO DISCOGRÁFICO PUNK PONE SU CATÁLOGO EN LÍNEA Y GRATIS
Portada del Disco San Felipe es Punk, de Polo Pepo

“Siempre estuve inconforme con la ejecución pero ahora con el tiempo creo que salieron bien las canciones. La realidad de aquellos tiempos era muy dura por lo que ahora le doy su verdadera importancia a esa grabación”.

San Felipe Es Punk se estrenó en la Carpa Astros con gran éxito, volviéndose un referente especialmente en esa comunidad. Polo Pepo a veces salía con su guitarra de palo y echaba el palomazo. “Canté esa canción por toda la ciudad y llevaba mis discos conmigo; los vendía, los regalaba, los cambiaba por mariguana, era mi mercancía mientras rolaba por toda la ciudad”.

El éxito no se quedó ahí, grabó la canción “Chavo Marginado” de Merced Belén, le hizo unos arreglos, la actualizó a la época y pegó durísimo en Discos y Cintas Denver. También está el tema “Cristales Mágicos” sobre el uso del cristal y sus efectos.

Pero todo acabó de pronto, Polo Pepo dejó de tocar, desapareció del radar sin decir algo ni siquiera un adiós. La razón de su abrupta despedida de la incipiente industria punk en México se debió al abuso de la cocaína y alcohol y mala alimentación que tuvo por años.

SIETE DOCUMENTALES SOBRE PUNK QUE PUEDES VER EN LÍNEA

“Me volví loco. Me internaron a una clínica en la Condesa. El primer grupo de AA que hubo en México. Estuve un año internado y después hice trabajo con ellos bastante tiempo. Me sentí mejor y regresé a la San Felipe a hacer lo único que sabía hacer: tocar”.

Aunque no regresó al punk como tal, más bien volvió a los conjuntos para fiestas y salones de baile. “Me iba bien pero extrañaba el rocanrol. Intenté regresar y armar mi grupo pero como dicen «músico rockero, muchos aplausos, poco dinero». Además después de años de atacar al gobierno ahora el gobierno me dice «ten, viejito» y me da lo que necesito. Eso no lo hizo el punk”.

Polo Pepo es un prócer del punk en México, leyenda viviente de la SanFe como le dicen de cariño, donde el movimiento punk se fue gestando entre obreros y chavos, aunque también en colonias fresas donde fue a tocar en ocasiones.

“Apareció el punk y desapareció, el rocanrol está tranquilo, esperando, viendo desde arriba cómo los nuevos hacen la mantequilla que nosotros batimos hace un chingo. Yo ya estoy ruco pero igual que un joven tengo metas y no poder cumplirlas me causa inconformidad. Todavía estoy inconforme”.

Rosh Márquez