Cargando ...
LAS RAÍCES PREHISPÁNICAS DE LA CELEBRACIÓN DE DÍA DE MUERTOS
CULTURA

LAS RAÍCES PREHISPÁNICAS DE LA CELEBRACIÓN DE DÍA DE MUERTOS

Las raíces prehispánicas en la tradicional celebración de Día de Muertos es innegable. Su origen se remonta totalmente a la época prehispánica, la cual estaba llena de ofrendas, rituales y practicas que involucraban a cierta concepción sobre la muerte. Según las investigaciones de los historiadores, los mexicas tenían varios periodos a lo largo del año para celebrar a sus muertos, no solamente en noviembre, aunque los más importantes se realizaban al terminar las cosechas, entre los meses de septiembre y noviembre.

XOLOITZCUINTLE: LA LEYENDA DEL PERRO AZTECA

Recorrido al Mictlán y las ofrendas

Para ahondar más en el origen de esta fecha tan significativa, nos enfocaremos en las culturas precolombinas como la azteca, mexica, etc. Esta información es explicada en varios códices y documentado por fray Bernardino de Sahagún.

Por ejemplo la sociedad mexica creía que la vida continuaba aun en el más allá, por eso consideraba la existencia de cuatro “destinos” para las personas, según la forma de morir.  El alma del difunto se encaminaba en un largo viaje explicado de la siguiente manera:

  • El Tonatiuhichan o “casa del sol” era el sitio al que iban los guerreros muertos en batalla, los capturados para el sacrificio y las mujeres embarazadas.
  • El Tlalocan, un tipo de paraíso al que llegaban todos los que morían por el agua.
  • El Chichihualcuauhco, un espacio destinado para los bebés muertos, ahí eran amamantados por un enorme árbol nodriza hasta que “volvieran a nacer”.
  • El Mictlán, el reino de los muertos y destino de las personas que fallecían por causas no relacionadas al agua, la guerra o el parto.

Una vez alcanzaban el último nivel, el fallecido debía esperar cuatro años hasta que lo devorara Tlaltecihtli e iniciaría un viaje. Donde un perro xoloitzcuintle sería su guía para arribar con bien al Mictlán, este sitio estaba conformado por nueve regiones del Mictlán.

  1. Cruzar el río Apanoayan.
  2. Pasar desnudo en el Tepétl Monanamicyan, un lugar en el que constantemente chocan dos cerros.
  3. Enfrentar a una culebra que resguarda un camino.
  4. Atravesar el Iztepétl o cerro de navajas.
  5. Recorrer ocho cimas en las que cae nieve constantemente llamadas Cehuecayan.
  6. Transitar otros ocho caminos en Itzehecayan, lugar donde el viento corta como navajas.
  7. Caminar sobre el Apanhuiayo, un canal de aguas negras en el que habita una temida lagartija llamada Xochitonal.
  8. Atravesar otro río, el Chiconahuapan, con la ayuda de un perro xoloitzcuintle.
  9. Y finalmente, llegar al Itzmitlanapochcalocan, el recinto donde moran los dioses de la muerte.

Aquí es donde el muerto se encuentra cara a cara con Mictlantecuhtli, el dios del inframundo. Y aquí es cuando aparecen las ofrendas con las que se le había enterrado: granos de maíz, frijol, piedras preciosas y otros productos vegetales. Le tenía que entregar todo a la deidad del inframundo.

Día de Muertos y la Conquista española

Como bien recordaremos los españoles una vez arribaron a tierras mexicanas se dispusieron a acabar con la gran civilización que habían encontrado. Saquearon, masacraron y se adueñaron de tantas cosas, tangibles y no tangibles, como las tradiciones. Ellos comparaban todo y finalmente no las eliminaron pero las sustituyeron. La raíz prehispánica y su esencia se mantiene afortunadamente.

Como los evangelizadores descubrieron que había una coincidencia de fechas entre la celebración prehispánica de los muertos con el día de Todos los Santo (fiesta europea) y los Fieles Difuntos; así que decidieron fusionarlas. Por lo tanto las fechas oficiales pasaron a ser solamente de dos días: el 1 y 2 de noviembre. Ya después vendrían los días asignados a los muertos en accidentes, a los niños y hasta las mascotas.

Entre otras costumbres que se adoptaron fueron el consumo de comida especial y postres. Como el pan de muerto y las calaveritas de azúcar. Y la que perduró y se mantiene es la costumbre de poner un altar/ofrenda con veladoras o cirios flores, comida y acudir a la velación en los cementerios.

¿Qué es lo que más te gusta cuando celebras Día de Muertos?

Cinthia Flores

Fotógrafa y reportera.

//