Cargando ...
Código Hays y la censura en el cine
CINE

Código Hays y la censura en el cine

Desde 1934 hasta 1968 en Estados Unidos estuvo vigente el Código Hays, una serie de normativas en las que se censuraba el contenido que la sociedad conservadora de ese país no consideraba adecuado para público. Fue concebido por el republicano William H. Hays, del cual obtuvo su nombre. Hays fue el primer presidente de la Asociación de Productores y Distribuidores de Cine de América (MPPDA por sus siglas en inglés).

Código Hays en el cine

Sin duda uno de las mayores perjudicadas por esta normativa (o al menos el más notorio) fue la industria del cine. Al tratarse de la fuente de entretenimiento dominante de la época, fue la que más atención recibió en su momento.

Entre los actos de censura más notorios se encontraban la desnudez femenina y las escenas «pasionales». Si querías poner un beso en pantalla tenía que ser desprovisto de cualquier elemento lasivo. De hecho se llegó a cronometear los besos con el fin de cumplir con el Código Hays.

Otro elemento censurable fue el lenguaje. Quedaba estrictamente prohibido el uso de «malas palabras», en especial si se trataba de una falta de respeto a la religión.

Los hombres también fueron víctimas de censura, aunque en su caso sólo estaba prohibido mostrar el vello del torso, mientras que las mujeres bastaba con enseñar tantito escote para que su participación fuera eliminada.

PELÍCULAS DE TERROR QUE FUERON CENSURADAS EN MÉXICO POR LA IGLESIA Y EL GOBIERNO

Películas que sortearon en Código Hays

Sin embargo, al tratarse de una norma no legislada por el gobierno sino que era un acto de auto-censura, hubo películas que ignoraron el código y se realizaron aún bajo amenaza de no ser proyectadas. Por ejemplo, El ángel azul (‘Der blaue Engel, Josef Von Sternberg, 1930) mostró a una sensual Marlene Dietrich. Otro ejemplo puede ser Carita de ángel (‘Baby face’, Alfred E. Green, 1933), con Barbara Stanwych usando abiertamente sus encantos para ascender socialmente.

6 PELÍCULAS DE TERROR CON ESCENAS CENSURADAS

Creatividad ante todo

Pero no todo es malo. Muchos directores tuvieron que hacer uso de sus dotes creativos para sortear el infame Código Hays. El uso de doble sentidos. Imágenes basadas en sombras. Indirectas. De todo fue usado para pasar la normativa sin perder la esencia original de la película.

Es particularmente insuperable la célebre secuencia del largo beso interrumpido (recordemos que los besos sólo podían durar tres segundos), en la que Cary Grant e Ingrid Bergman nos ofrecen una de las escenas más íntimas de la filmografía de Hitchcock en la maravillosa ‘Encadenados‘ (‘Notorious’, Alfred Hitchcock, 1946).

SERGUÉI EISENSTEIN, EL RUSO QUE INVENTO EL MONTAJE EN EL CINE

Otras normativas similares

A raíz de la creación del Código Hays otras industrias dedicadas al arte realizaron su propio código dedicado a auto-censurarse. En los comics, que en ese tiempo estaban en su primer gran auge, nació el Comic Code dedicado a revisar las publicaciones con la idea de regular que el contenido fuera apto para el consumo infantil. Sin embargo servía para moldear las publicaciones y controlar la narrativa a la que los niños del momento estaban expuestos, dando por visto bueno temas misóginos y racistas mientras que cualquier cosa que oliera a derechos civiles era de inmediato censurado.

CINE GÓTICO: LAS HISTORIAS MÁS OBSCURAS DEL SÉPTIMO ARTE

Código Hays

Foto del avatar

Ruy Martínez

Músico de profesión; periodista de oficio. Reportero en Indie Rocks! y donde se me invite. Lector activo. Amante de el cigarro y la buena (y mala) cerveza.