Cargando ...
MIRA LAS FOTOS DEL DETRÁS DE CÁMARAS DE NEVERMIND DE NIRVANA
Agenda MÚSICA

MIRA LAS FOTOS DEL DETRÁS DE CÁMARAS DE NEVERMIND DE NIRVANA

El segundo álbum de estudio Nevermind de Nirvana, marcó a más de una generación. Y para muestra tenemos esta sesión fotográfica realizada por Kirk Weddle en 1991 del material discográfico.

El álbum fue producido por Butch Vig, con DGC Records. Para este disco Kurt Cobain, trató de hacer música fuera de los límites restrictivos de la escena grunge de Seattle, con influencias de grupos como Pixies y su uso de la dinámica de canciones ruidosas y calmadas, con grandes composiciones y sonidos.

Gracias a este álbum el género grunge se hizo conocido a nivel mundial, recibiendo una gran aceptación y aclamación por críticos especializados de música, quienes también consideran el álbum como uno de los mejores de la historia.

DIEZ MUJERES QUE CAMBIARON EL RUMBO DE LA MÚSICA

Pese a las escasas esperanzas comerciales por parte de la banda y del sello discográfico, Nevermind se convirtió en un sorprendente éxito a finales de 1991, en gran parte debido a su primer sencillo, Smells Like Teen Spirit. En enero de 1992 había desbancado al álbum de Michael Jackson Dangerous del número uno del Billboard.

La RIAA certificó el álbum con disco de diamante (10 millones de copias vendidas). Nevermind fue el responsable de dar a conocer el rock alternativo al gran público y la crítica lo calificó como uno de los mejores álbumes de todos los tiempos. Ha vendido 30 millones de copias en todo el mundo.

A continuación te compartimos las fotografías y la historia contada por el fotógrafo Kirk Weddle, detrás del arte del disco.

Era una gran idea: un bebé bajo el agua, desnudo, indefenso… un bebé que no puede respirar, pero que sigue persiguiendo el dólar enganchado al anzuelo. El sello discográfico de Nirvana, Geffen, vino a mí con la idea.

En ese momento, yo intentaba hacerme un nombre como el chico de la fotografía submarina. Pero cuando me pidieron que hiciera la portada para Nevermind no tenía idea de si podría hacerlo. Hacerle fotos a un bebé era nuevo para mí. ¡No quería que acabara ahogándose por mi culpa!

Tuve la suerte de que unos amigos míos, los Elden, acababan de tener un bebé, Spencer, y confiaron en mí. Nirvana no era un grupo conocido, por lo que la sesión de fotos fue realmente sencilla: no había un director de arte, ni un gerente o ejecutivo importante mirando por encima de mi hombro.

ELON MUSK Y SU PROYECTO PARA ESCUCHAR MÚSICA A TRAVÉS DE UN CHIP EN EL CEREBRO

La sesión de fotos tuvo lugar en el centro acuático de Pasadena.

Creo que gané unos 1.000 dólares por hacer aquella la sesión. Eso lo incluía todo, desde el equipo necesario hasta la contratación de un buzo para posibles rescates.

Yo tenía un tubo y una cámara subacuática puesta en un trípode. Primero, entrenamos con un muñeco. Luego cogimos al bebé, le soplamos un poco de aire en la cara y lo metimos en el agua. Su padre le dio un pequeño empujón, se acercó a la cámara y click, click, click, click, click. Disparé cinco veces.

Su madre lo sacó, el niño estaba genial, así que hicimos otra tanda. Volvimos a meterlo en el agua y click, click, click, click, click. Entonces el niño comenzó a llorar y dije «OK, ¡hemos terminado!» Hicimos unas 25 fotos. Nos llevó una hora prepararlo todo y cinco minutos hacer las fotos.

CUANDO MORIMOS, LOS RECUERDOS DE NUESTRA MÚSICA FAVORITA ES LO ULTIMO QUE PERDEMOS

Yo no estaba seguro de que la compañía de discos aceptara esa imagen para la portada. Así que, por si acaso, decidí ir a una escuela de natación para niños y meter a una media docena de bebés en el agua. Había una niña de 10 meses de edad que pensé que realmente podía funcionar, así que le hice una foto de perfil. Pero a la compañía de discos le encantó la foto original de Spencer y al final esa fue la elegida para la portada.

Fisher y los responsables de Geffen eligieron la imagen del pequeño Spencer de entre las 40-50 fotos que Weddle les envió una semana después de la sesión de fotos.

Era absolutamente perfecta. La postura, la mirada en la cara del bebé, la forma en que estiraba los brazos como si estuviera buscando algo… todo era perfecto. Ese es la que elegimos.

PHILIP GLASS: MÚSICA CLÁSICA PARA CINE

Una vez elegida la imagen del bebé sumergido, quedaba por resolver cómo incluir en ella el otro elemento protagonista: el anzuelo con el billete de dólar. La compañía decidió encargar esa imagen a otro fotógrafo, algo que no pareció molestar a Weddle.

La foto del billete de dólar la hizo un chico de Nueva York. Me gustaría haberme encargado yo mismo también de esa parte. Hubiera sido fácil, pero en ese momento no me importó. Me alegra no haber tenido que fotografiar toda la escena de una vez. ¡Una cosa es ahogar al niño, pero otra es engancharlo a un anzuelo!

En 1991, no era tan fácil empastar dos imágenes diferentes en una, ni añadir un texto con un efecto tipográfico. No había Photoshop, ni máscaras ni plantillas predeterminadas con las que experimentar infinitamente y en poco tiempo.

Lo que hicieron fue imprimir la fotografía principal, la del bebé sumergido, y después, con un rotulador, marcar la foto con indicaciones de lo que había que hacer con ella. En este caso concreto, Fisher marcó dónde debía ir el billete en el anzuelo e incluyó otras indicaciones como, por ejemplo, que eliminaran el fondo de la piscina, convirtiéndolo en un fondo totalmente azul, y que resaltaran algunas burbujas.

LA INFLUENCIA DE KRAFTWERK EN LA MÚSICA DE JOY DIVISION

Enviabas esas instrucciones con ambas fotos, la del bebé y la del billete, a los del laboratorio y cuatro o cinco días después recibías un sobre con el resultado. Abrías el sobre y decías… «¡Ohhhh!»

Con la imagen definitiva ya construida, solo quedaba un último detalle: incluir el texto con el título del álbum, ‘Nevermind’, y el nombre del grupo, ‘Nirvana’. Aquello tampoco era tan sencillo como hoy en día, sobre todo cuando, como en este caso, Fisher tenía una idea muy concreta en la cabeza:

Quería que la palabra ‘Nevermind’ se viera ondulada, como si estuviera bajo el agua. Así que imprimí las letras y las puse en una Xerox. Mientras se escaneaban, moví un poco la imagen. Luego la escaneé nuevamente y la moví en otra dirección. Así es como obtuve el efecto de las letras onduladas. Hoy día, eso se reduce a usar un ordenador y aplicar filtros o lo que sea. La gente dice ahora que las letras onduladas son un poco cursis… ¡pero en aquellos días fue algo pionero!

Con la inserción del nombre del álbum y el de la banda, la portada quedó terminada. Era el momento de enseñar el resultado a los responsables de la discográfica y, por supuesto, a los miembros de Nirvana. Les encantó, a todos, y no fue necesario hacer ni un solo cambio.

LOS BAJISTAS IMPERDIBLES DEL ROCK

Hoy en día mantengo el contacto con Spencer. Solía pensar: «¡Tío, cuando ese niño tenga 16 años me va a odiar a muerte!» No es así, pero no está muy contento con esa foto. Siente que todos menos él ganaron dinero con ella (se dice que sus padres cobraron solo 200 euros). Creo que se merece algo. Pero el dinero siempre lo ganan los sellos discográficos.

El propio Elden, que actualmente tiene 28 años y lleva la palabra ‘Nevermind’ tatuada en el pecho, confirmó en una entrevista a la revista Time en 2016 sus sentimientos encontrados hacia la famosa foto:

Cuando voy a un partido de béisbol suelo pensar: «Tío, probablemente, toda la gente de este estadio ha visto mi pequeño pene bebé». Siento que pasaron por encima de parte de mis derechos como persona”.

UNA SELECCIÓN DE 4 HORAS DE MÚSICA POR MOBY, PARA MEDITAR Y RELAJARSE

El éxito de la portada fue tal que puso de moda fotografiar a gente bajo el agua. Weddle recibió miles de encargos, algunos de los más peregrinos, pero el furor por ese tipo de imágenes acabó por diluirse.

El agua es un medio difícil para trabajar. El modelo no puede verte ni escucharte, es difícil de dirigirlo y  todo es muy lento. Es como tener los pies metidos en barro.

APPS PARA HACER MÚSICA DESDE TU CASA

Al final terminé fotografiando a Nirvana bajo el agua unos meses después de hacer aquella foto. Ese fue un trabajo complicado. Echando la vista atrás, podría haber hecho las cosas de otra manera. Pensé que las 10 de la mañana sería una buena hora para ellos, pero, por supuesto, si estás en una banda de música no lo es, y estaban cabreados cuando aparecieron. Era un día frío y gris en California, algo raro, y había problemas con la piscina.

A ellos no les habían dicho nada al respecto. «¿Tenemos que meternos en el agua?», dijeron, no muy contentos. Y luego, «no nos gusta cómo se ve el pelo de Kurt». Yo pensé, “hombre, no hay nada que yo pueda hacer por su pelo”. Pero ahora esas fotos son famosas.

Lógicamente, si hubiera hecho esa foto para una banda que nunca hubiera sido famosa, no estaríamos hablando de esto, sería solo una imagen curiosa en mi archivo. Para algunos es una foto de la leche, pero no para mí. Estoy orgulloso de cómo salió todo, pero no me quedo ahí mirándola embobado.

MIRA ESTOS DOCUMENTALES DE MÚSICA ELECTRÓNICA DISPONIBLES EN YOUTUBE

Eso sí, pienso recrearla de nuevo. Quiero fotografiar a una niña que se zambulle en una piscina, que va tras un teléfono móvil, porque cada adolescente que veo ahora está pendiente de su teléfono. También me gustaría volver a fotografiar a Spencer, pero con él totalmente desnudo, igual que en el original. Ahora ya es adulto y tiene algunos tatuajes realmente buenos. No sé, tal vez debería llamarlo.

‘Nevermind’ de Nirvana ocupa el puesto 31 en la lista de álbumes musicales más vendidos de la historia y su portada pertenece a la colección del MOMA, el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

HYPE! UN DOCUMENTAL SOBRE LA ESCENA MUSICAL DE SEATTLE


Fuente: PHOTOLARI


 

Staff Yaconic

Staff Yaconic